Víctor Espinoza testaferro de Haiman El Troudi y Giuseppe Yoffreda

Casos de Corrupción
Comparte esta noticia en:

gárrense porque ¡ya arrancamos con otra exploración de la corrupción estatal! Gracias a los cooperantes de Guisos Rojos, podemos revelar otro caso explosivo de la podredumbre de los funcionarios maduristas. En este artículo, vamos a compartir con ustedes la historia de otro testaferro –Víctor Espinoza– y sus vínculos con el mayor general Giuseppe Yoffreda Yorio y el ex ministro de Transporte, Haiman El Troudi. A través de nuestras investigaciones independientes, descubrimos cómo este enchufado ha amasado una fortuna ilícita gracias a la estafa del Estado.

El primer guiso es a través de una empresa que se llama INVERSORA VENECARIBE. Víctor Espinoza aparece como el propietario del negocio, el cual está registrado en Acarigua, estado Portuguesa. Pero esa empresa tiene un contrato muy valioso: trae a través de la empresa Toyota Total Motriz J.M. todos los vehículos Toyota que utiliza el régimen de Maduro. Esto debe generar mucho dinero, ¿cierto? Pues resulta que el contacto en el Gobierno para el guiso de los Toyota es directamente con la Corporación Venezolana de Comercio Exterior (Corpovex) y que el Sr. Espinoza tiene el negocio con el mayor general Giuseppe Yoffreda Yorio – ¡designado por el presidente Maduro como director de Corpovex en el 2014!

¿Suena familiar? Pues eso no es el primer ejemplo de la corrupción del general Giuseppe Yoffreda. Como ustedes recordarán, en el 2015 el General fue acusado de ser el verdadero cerebro de una operación para otorgar 125 millones de dólares a empresas de maletín. Según los reportajes, Giuseppe Yoffreda utilizó a Corpovex para obtener un sobreprecio superior al 30% en artículos que incluyeron jabón, champú, desodorantes y papel higiénico. De hecho, en abril de 2016, la Asamblea Nacional acordó establecer responsabilidad política a Giuseppe Yoffreda por la actual crisis alimentaria de Venezuela y por su participación en la corrupción del sector de importación de comida. Como nosotros ya hemos revelado en muchos artículos, la importación estatal es la mejor manera de enriquecerse a través del sobreprecio, acceso a tasas preferenciales, sobornos y empresas fantasmas. ¡Ahora parece que el General está involucrado en los mismos trucos a través de la importación de los Toyota!

Pero Víctor Espinoza no solo es testaferro del general Giuseppe Yoffreda. También averiguamos que es propietario de una empresa que se llama PROYECTOS & CONSTRUCCIONES JJM, C.A. donde logró conseguir contratos millonarios en construcción con el entonces Ministro para Transporte Terrestre y Obras Públicas, Haiman El Troudi. Posteriormente, El Troudi fue electo diputado lista por el estado Miranda en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre del 2015 – y, de hecho, nuestros contactos nos explicaron que ¡financió su campaña con el dinero resultante de la corrupción de ese mismo contrato! De hecho, El Troudi, acusado de irregularidades en los contratos de obras públicas mientras fungió como ministro, y quien ha dicho públicamente que “ser capitalista es un mal negocio”, también fue pillado el año pasado gastando miles de euros durante unas lujosas vacaciones con su familia en Europa.

Al final del día, ser testaferro de los corruptos políticos maduristas paga muy bien. Nosotros desde Guisos Rojos hemos conseguido las evidencias fotográficas de la buena vida que se podría tener a través de la miseria del pueblo venezolano. A continuación, les compartimos unas imágenes de Víctor Espinoza durante las lujosas vacaciones que pasó con su esposa en exóticos destinos como los Emiratos Árabes Unidos, donde la pareja se quedó en el hotel Burj Al Arab, cuyo sitio web lo describe como el “hotel más lujoso del mundo,” y cuyo precio para una habitación empieza por los módicos 1.225 dólares por noche. También conseguimos fotos del testaferro gozando de docenas de botellas de whiskey Old Parr, botellas de champaña, ropa Louis Vuitton y distintos costosos relojes Cartier; disfrutando de los balnearios en República Dominicana y de las playas de Florida; apreciando ruinas históricas como el Coliseo de Roma, en Italia; y gozando de destinos turísticos como Paris, Nueva York y Madrid.

También nos interesó mucho una foto del testaferro y su esposa frente a su avión privado en el infame hangar presidencial del Aeropuerto de Maiquetía, desde donde los corruptos cocinan sus peores guisos. Aunque es difícil ver bien, especialmente porque la imagen está invertida, logramos descifrar el código de la avioneta: YV618T. Resulta que el avión privado del testaferro es un Learjet 55, ¡los cuales se venden hasta por 5.100.000 de dólares!

Después de ver tanta corrupción entre tan poca gente, uno empieza a preguntarse: ¿Cuántos testaferros sirven a los miembros del régimen de Maduro? ¿Cada corrupto ministro y general tiene uno? ¡Nosotros desde Guisos Rojos seguiremos exponiéndolos!.

Con información de: Guisos Rojos

Deja tu Comentario

Comentarios