Venezolanos se las ingenian para pintar sus casas ante elevados precios

2017 cerrará con un índice de inflación aproximado de 2000%, el más alto en la historia del país, y desde ya considerado el más elevado de la región, una situación que ha sumergido al venezolano en la pobreza y le ha limitado en las costumbres más sencillas de la época como la de reunirse a preparar su plato tradicional, adquirir sus estrenos o hacerle o arreglar su hogar.

Diciembre suele ser el mes por tradición para remozar el hogar, quizás por aquel significado implícito de la renovación y el cambio para recibir el año nuevo. Al ritmo de las gaitas y villancicos, no son pocos los que acostumbran retocar e incluso renovar el color de las paredes, arreglar, martillar e incluso remodelar espacios de la casa.

Foto Notitarde

Pero en los actuales tiempos de escasez y de hiperinflación, la costumbre ha quedado relegada ante la principal prioridad de los venezolanos, que es llevar un plato de comida a la mesa, de hecho, se estima que la gran mayoría de la población destinará incluso sus pagos de utilidades y aguinaldos para adquirir alimentos, dejando a un lado los estrenos y los gustos.

Los altos costos de productos y herramientas para el hogar desilusionan hasta al más optimista. Un cuñete de pintura, dependiendo de la marca, oscila entre los 3 millones hasta los 9 millones de bolívares, de acuerdo con los precios expuestos por los comercios y compartidos en las redes sociales.

No son pocos, en especial los bolsillos más golpeados por la crisis económica, que han debido conformarse con simplemente lavar las paredes de la casa, también aquellos que recurren a la técnica de mezclar cal, sal y oxido de color para remozar los exteriores de las viviendas. Atrás quedó el lujo de escoger un “brillo de seda” o satinada para mayor elegancia en los espacios.

Los productos y herramientas más básicas para el hogar se ofertan en precios cada vez más inaccesibles que son el consecuencia de medidas económicas improvisadas y de un modelo que la historia ha demostrado solo sumerge a los pueblos en la miseria y el atraso.

Un artículo tan básico como un bombillo ya representa incluso hasta dos días de salario mínimo de un venezolano.

Comentarios

Comentarios

loading...
error: Maduro Chupalo