loading…


¿Una base militar rusa como última esperanza del régimen para evitar la intervención?

Desde los tiempos que Hugo Chávez gobernaba Venezuela, se le escuchaba a la dirigencia chavista sobre el “injerencismo” por parte de Estados Unidos. Pero, no fue hasta agosto de 2017, ya con el mandato de Nicolás Maduro, que se escuchó “seriamente” un deseo por parte de la nación norteamericana de intervenir en el país petrolero.

Esto ocurrió al final de una reunión dedicada a las sanciones contra funcionarios del régimen madurista, Donald Trump supuestamente dijo para sorpresa de los presentes que quería una invasión militar en Venezuela, según afirmaron fuentes del Gobierno estadounidense a la prensa internacional.

Luego, el gobierno de Maduro fortaleció su teoría de “intervención”- su escudo para evadir responsabilidad en el desastre económico, social y político que ha dejado en la nación- cuando el diario estadounidense The New York Times reveló en septiembre reuniones de la Casa Blanca con militares desertores venezolanos.

Sin embargo, cualquier apoyo se desestimó cuando el régimen encarceló a varios castrenses -entre abril y mayo- ante rumores de un golpe militar.

Mientras algunos creen que para EEUU sería “pan comido” intervenir militarmente Venezuela, para otros hay fieles motivos para pensar en un factor que hasta ahora ha evitado cualquier deseo bélico de la administración Trump.

Teorías

Según un reportaje de la agencia rusa de noticias Sputnik, en el pasado ya sonaron voces a favor del despliegue de una base militar extranjera en suelo venezolano como una medida disuasiva. En particular, se discutía la posibilidad de emplazar un contingente militar ruso.

No obstante, el embajador venezolano en Rusia, Carlos Rafael Faría Tortosa, declaró en una reciente entrevista a Sputnik que la cuestión del despliegue de una base rusa en Venezuela “hasta ahora no se ha planteado”.

Algo que no suena tan descabellado para el politólogo venezolano Walter Ortiz quien manifestó a la agencia que “cualquier acción constructiva que garantice la soberanía de Venezuela podría estar sobre la mesa”.

No es ningún secreto que Venezuela tiene una estrecha relación con la Federación de Rusia, incluso en el ámbito militar. En este sentido, sería lógico que la posibilidad de emplazar una base militar rusa en Venezuela esté sobre la mesa del Gobierno del país, de acuerdo a Ortiz.

Por otra parte, a juicio del politólogo, existe un gran número de otras acciones preventivas que Venezuela pudiera tomar para impedir la agresión. Caracas podría recurrir a medidas económicas, como, por ejemplo, abrirse a nuevos actores, que no necesariamente son los que actualmente mantienen una posición agresiva respecto a Venezuela.

Una opción sería reducir la actitud agresiva entre Venezuela y algunos de los países de Europa y Estados Unidos, pero por ahora esto no parece ser una opción real, de acuerdo con el entrevistado.

Efectos colaterales

La cuestión del emplazamiento de una base militar rusa en Venezuela es un asunto bastante controvertido porque actualmente Moscú tiene dos problemas pendientes: el problema ucraniano y la guerra civil en Siria, explicó en su comentario a Sputnik el vicedirector del Instituto de América Latina de la Academia de Ciencia de Rusia, Borís Martínov.

“Es poco probable que Estados Unidos lance una intervención a gran escala contra Venezuela. Sin embargo, si esto pasara, esto podría provocar un verdadero incendio en América del Sur y sería muy difícil apagarlo”, planteó.
Por el otro lado, si Rusia y Venezuela acordaran el emplazamiento de una base militar en el territorio del país caribeño, esto provocaría un fuerte repudio por parte de Estados Unidos, dijo Martínov.

De todas maneras, cualquier ayuda de Rusia a Venezuela no podría considerarse como una intervención, ya que el Gobierno de Nicolás Maduro es el Gobierno legítimo del país.

El peor de los escenarios

Si excluimos la posibilidad del despliegue de una base militar rusa, Venezuela tendría varias opciones para resistir a una posible invasión. En el peor de los casos, vaticinó el experto ruso, Caracas recurriría a la movilización total de la población y a una guerra de guerrillas. También podría tratar de apelar ante la ONU para atraer la atención mundial.

Rusia podría ayudar al Gobierno de Maduro de manera política. Moscú podría plantear la cuestión en el Consejo de Seguridad y vetar cualquier decisión que sea dirigida en contra de la soberanía de Venezuela.

Pero en este caso es importante entender que Estados Unidos puede sortear las decisiones del Consejo, argumentó Martínov.

Además, si el suelo venezolano se convirtiera en una zona de combate, el conflicto no tendría un rápido desenlace.

Con información de Sputnik

Comentarios

Comentarios

loading...
Resistencia Venezuela
error: Maduro Chupalo !