Tres casos con influenza AH1N1 fueron confirmados en el J.M. de los Ríos

De los niños atendidos, uno falleció durante la noche de este miércoles a causa de un shock séptico. El hospital actualmente no cuenta con el antibiótico oseltamivir para combatir la gripe. La vacuna que previene esta enfermedad no ha sido suministrada por el Ministerio de Salud desde hace tres años

Un brote de influenza AH1N1 comienza a surgir en Caracas. Hasta la fecha, solo se tiene conocimiento de que el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel, tras realizar las pruebas de cultivo, confirmó tres casos con la enfermedad, de los cuales uno —un bebé de nueve meses— falleció durante la noche de este miércoles en la unidad de terapia intensiva pediátrica.

Uno de los pacientes está hospitalizado en la emergencia pediátrica del centro de salud, mientras que el otro está en observación en cuidados intensivos. Un caso es procedente de la parroquia Candelaria y el otro de 23 de Enero. Sobre el caso del bebé fallecido, los médicos intensivistas confirmaron que el niño, que tenía nueve meses, murió a causa de un shock séptico que comprometió sus órganos.

El diagnóstico fue confirmado el 16 de abril por el Instituto Nacional de Higiene. El paciente vivía en Antímano, al oeste de Caracas, y, antes de ingresar al hospital pediátrico de San Bernardino con una infección respiratoria aguda, había sido atendido en el Hospital Elías Toro de Catia. Médicos del J.M. de los Ríos señalaron que el bebé fue atendido en medio de dificultades: la terapia intensiva no contaba con suficiente oseltamivir (antibiótico conocido como Tamiflu)  para atender los síntomas de la influenza A y el que se aplicó al paciente estaba vencido. Actualmente no hay disponibilidad de este tratamiento en el hospital.

El médico pediatra Juan Félix García aseguró que en el pediátrico se están tomando las medidas de control para aislar a los pacientes y atenderlos en áreas apartadas y evitar contagios. “Cuando hay un brote de gripe A, que es explosivo, todos los casos que ingresen y presenten síntomas referentes a la gripe se tratan como influenza. Desde principios de este año, se han recibido casos de gripe AH1N1 que tienen complicaciones respiratorias y que deben ser atendidos con Tamiflu, pero en este momento no hay dotación suficiente”, precisó el pediatra, quien además señaló que el hospital debe contar con mascarillas especiales para evitar la propagación.

La influenza por la cepa AH1N1 es una infección respiratoria aguda contagiosa que suele ocurrir en cerdos y es causada por un virus de la familia de los orthomyxoviridae. Su contagio ocurre cuando una persona enferma, tose o estornuda y expulsa el virus por medio de la saliva y fluidos nasales al aire. La gripe se previene con la vacuna antiinfluenza, que debe ser administrada cada año.

Huníades Urbina, presidente de la Sociedad Venezolana Puericultura y Pediatría, señala que la mortalidad por esta enfermedad es baja, pero advierte que las condiciones sanitarias actuales dificultarán el control del brote, especialmente porque la vacuna antiinfluenza, que tiene la cepa del virus AH1N1, no ha sido suministrada por el Ministerio de Salud desde el año 2015 debido a deudas que contrajo el despacho con las empresas fabricantes de los productos biológicos.

“Actualmente hay grupos vulnerables que no se han vacunado, y a eso hay que sumarle que quienes enfermen encontrarán servicios desprovistos de medicinas para atenderlos. También hay condiciones adversas que suponen un riesgo para ellos, como la posibilidad de contraer sarampión; pero en el caso de niños desnutridos es aún más grave. La combinación de estos componentes no ofrece un pronóstico favorable para el futuro”, sostuvo Urbina.

Los pediatras y epidemiólogos Andrés Barreto y Alejandro Rísquez coinciden en que las bajas coberturas de vacunación con antiinfluenza podrían abrir paso a que en los próximos meses haya una epidemia por la enfermedad, como la que se registró en el país en 2009. “La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda la vacunación a todos los países y en Venezuela, como tenemos tres años sin vacunas, la cobertura no se ha cumplido por encima de 50 %. El país podría ser un foco de diseminación de la enfermedad si sus ciudadanos no están protegidos, y ahora más, cuando hay una alta movilización de venezolanos por la frontera”, señaló Barreto.

Barreto comentó que debido a la alta susceptibilidad que hay en el país por la propagación de virus, si bien podría iniciarse una epidemia, probablemente no se convierta en una pandemia como la que afectó al mundo entre los años 2009 y 2013. “Si los ciudadanos de los países aplican estrategias de vacunación en localidades donde se han registrado brotes endémicos, no habrá preocupación”, enfatizó.

Risquez agregó que la crisis económica del país, que también ha trastocado al sistema de salud venezolano, comprometerá aún más la importación de vacunas antiinfluenza. “La coyuntura financiera del país ha empeorado y el Gobierno no ha destinado recursos para una acción preventiva tan básica como la vacunación contra enfermedades y el año pasado priorizó la compra de bombas lacrimógenas para evitar manifestaciones. Hoy, por ejemplo, además de las vacuna antiinfluenza, tampoco hay dosis para prevenir neumococo y diarreas graves”, cuestionó.

Recientemente, las autoridades de salud del estado Táchira activaron un cerco epidemiológico ante la confirmación de cuatro casos y un fallecido por gripe AH1N1 en Colombia. El Gobierno nacional actualmente desarrolla el Plan Nacional de Vacunación, que ejecutará hasta el próximo 13 de mayo, pero que no cuenta con dosis por antinfluenza.

Comentarios

Comentarios

loading...
error: Maduro Chupalo