Siguen estallando las ollas de PDVSA

Casos de Corrupción
Comparte esta noticia en:

Como ya les hemos mencionado anteriormente, PDVSA es la caja chica de la eterna corrupción del gobierno Bolivariano de Venezuela, desde donde se cocinan los interminables guisos que financian a la robolución.

Ahora, tras más de una década en la que se dedicaron a desmantelar, saquear y arruinar a la que fuera la cuarta compañía petrolera del mundo, se están pagando las consecuencias, el Gobierno está desesperado buscando cómo aplacar a los tenedores de bonos, mientras los venezolanos salimos en desbandadas del país, cruzando países y fronteras a pie o nos morimos de hambre quedándonos adentro.

Con esto, les introducimos lo que está ocurriendo con PDVSA y CITGO, la filial de la primera en los Estados Unidos. De acuerdo con el diario 2001, Citgo es considerado en gran medida como el mayor activo de Venezuela en los EE.UU. y las acciones de la compañía también se ofrecen como garantía para los tenedores de bonos de la compañía estatal de petróleo. Hasta ahora, los titulares de ese bono, con vencimiento en 2020, se encuentran entre los únicos acreedores que continuaron pagándose en medio de la crisis económica del país.

Como parte de un caso con una extinta compañía minera canadiense, Crystallex International Corp., que está tratando de cobrar un premio de arbitraje de $1.200 millones relacionado con la nacionalización de Venezuela de sus activos bajo el mandato del expresidente Hugo Chávez, un juez federal ordenó que se vendan en subasta las acciones de la empresa matriz de Citgo Petroleum Corp. en los Estados Unidos, a menos que Venezuela emita un bono en compensación. Según el diario norteamericano, The Wall Street Journal, en una orden activada este jueves, el juez Leonard P. Stark, de la corte de distrito de Wilmington, del estado Delaware, ordenó a los mariscales estadounidenses comenzar el proceso de venta después de una audiencia con varias partes interesadas que solicitaron su intervención, incluyendo Citgo y el gigante ruso Rosneft, que se ha comprometido a compartir acciones de Citgo como garantía para un préstamo.

No está claro si Venezuela o cualquiera de sus entidades podrán afrontar los fondos, porque el país ya está en incumplimiento generalizado de 6.000 millones de dólares en deuda y ha recurrido a pagar a los acreedores por otros medios, incluso regalando bonos que ha mantenido en reserva. Esta situación aumenta la probabilidad de que una venta pueda suceder más temprano que tarde.

A su vez, Unión Radio nos informa que PDVSA apeló la decisión que autoriza el embargo de las acciones de PDV Holding, la compañía matriz de Citgo en suelo estadounidense, a favor de la canadiense Crystallex.

Por su parte, para añadirle un poco de picante a esta ya bien sazonada situación, la petrolera estadounidense Conoco Phillips pretende implicar a Citgo Petroleum en sus batallas legales para hacer cumplir una compensación de 2 millardos de dólares lograda en un arbitraje también por la nacionalización de sus activos en Venezuela en el año 2007.

De acuerdo con EL Nacional el cual cita a la agencia Reuters, un juez de Houston dictaminó que el productor petrolero estadounidense puede incluir a Citgo en el expediente judicial contra PDVSA por transferencia de activos en El Caribe que, de acuerdo con Conoco, pretenden frustrar sus intentos de quedarse con los activos de PDVSA en Curazao.

Conoco alega que PDVSA transfirió crudo y combustibles almacenados en la refinería Isla y en el terminal Bullenbay en Curazao a Citgo, para evitar que confisque el petróleo y cumplir lo determinado por la Cámara Internacional de Comercio, en abril de este año, según su presentación ante un juzgado de Houston, que sentenció que la industria nacional violó los contratos en la “expropiación ilegal y no compensada” de las inversiones de Conoco en los proyectos de crudo pesado Hamaca y Petrozuata en Venezuela.

Con esto en mente, también consideremos la actual situación de deuda y descalabro de nuestra empresa petrolera, que además es la responsable de más del 90% del ingreso de riqueza al país.

Venezuela debe pagar desde agosto y hasta diciembre de este año un monto de 5,3 millardos de dólares por deuda externa entre cupones y bonos de PDVSA. Desde octubre, solo se han pagado unos $497 millones. Y se viene la fecha tope de pago para el cupón del bono soberano 2036, lo que significa un pago de $162,5 millones.

Sumado a esto, el país ha presentado problemas en su producción petrolera por lo cual pasó del quinto lugar a ocupar el octavo puesto entre los 15 miembros de la OPEP, con el 4,15% del volumen total de crudo producido por el grupo en junio de este año. El Gobierno ha señalado que el país bombea 1.570.000 barriles por día y logró “detener la baja”, según El Universal.

A su vez, de acuerdo con la Federación única de Trabajadores Petroleros, citados por El Nacional, la caída sostenida de la producción petrolera por falta de mantenimiento e inversiones se sitúa entre 3.000 y 5.000 barriles diarios. El presidente del sindicato agregó que la merma semanal de la producción llega a estar entre 90.000 y 150.000 barriles diarios en un mes, cantidad que tiende a la baja debido a la falta de mantenimiento e inversión y el descuido del recurso humano, que ha ocasionado el éxodo de más de 25.000 trabajadores desde 2017.

Adicionalmente, la agencia de información Platss refirió que PDVSA comunicó a 8 clientes que no podrá cumplir sus obligaciones contractuales de suministros completos de crudo en el presente mes, porque de 1,49 millones de barriles diarios que debe despacharles solo tiene disponibles 694.000 barriles al día para vender. Entre los clientes afectados están las petroleras Nynas, Tipco, Chevron, Corporación Nacional de Petróleo de China, Reliance, Conoco, Valero y Lukoil.

El experto petrolero Orlando Ochoa explicó que los compradores más fuertes del crudo que produce PDVSA y que pagan de contado están en Estados Unidos y la India, con volúmenes que van entre  300.000 y 400.000 barriles diarios el primer país –fundamentalmente a la filial Citgo– y 350.000 barriles por día el segundo. Rusia sería otro destino del petróleo venezolano para cancelar deuda, pero se desconoce la cantidad.

Finalmente, con esto, resaltamos lo que señalan los expertos al respecto: Nomura, una compañía japonesa tenedora de bonos, indica que el Gobierno ha dado prioridad a pagos específicos con el del bono PDVSA 2020, cuya garantía es Citgo, pero duda que debido al colapso de la producción petrolera, se tengan los recursos para cumplir con los otros compromisos de ese instrumento.

“Los riesgos de acciones legales podrían resurgir después del incumplimiento del pago del principal bono 2018 (cupón 13,625%). Esto representaría el primer incumplimiento soberano de un principal después de Elecar en abril. Suponemos que los riesgos de litigio se aumentarán hacia el final del año”, señalan.

A su vez, el experto petrolero, José Toro-Hardy detalló en Unión Radio que “el gran temor que tengo es que la decisión del juez en Delaware abre la puerta para que todos los acreedores de Venezuela puedan ir contra CITGO porque se sienta el precedente de que CITGO es un alter ego de la República”. También advirtió que de perderse CITGO retornaríamos a 1975 cuando vendíamos el petróleo a precio de gallina flaca (…) No tiene nada de raro porque la producción de petróleo de Venezuela en este momento retrocedió más de 70 años, como lo que se producía en 1948″.

Con información de: Guisos Rojos

Deja tu Comentario

Comentarios