Si eres venezolano seguro vives esta siete calamidades que el régimen creó

Si eres venezolano seguro vives esta siete calamidades que el régimen creó

Cada día los venezolanos deben enfrentar una cantidad de retos, por así considerarlos, que lo agobian y hacen que jornada sea agotadora. Ante esta realidad el régimen dictatorial que manda en el país pareciera hacerse de la vista gorda, y elige recrudecer el panorama.

Los venezolanos ya son expertos en paliar la crisis, y en muchos casos podemos ver como de una situación negativa siempre sacan provecho o encuentran, por lo menos, un punto a favor.

Sin embargo, en la actualidad, un ciudadano puede salir a la calle o desde su casa puede toparse con las siete calamidades que el régimen cultiva para que cualquier ser humano pierda la razón o lógica.

Transporte subterráneo

La mayoría de los caraqueños, optan por encontrar a como dé lugar efectivo, pues es sano para la mente y cuerpo tomar transporte superficial que entrar a lo que podría ser fácilmente el infierno de Dante.

El Metro de Caracas, representa la miseria de un pueblo que permitió que el subsidio del gobierno acabara con un transporte eficaz, limpio y seguro. Ahora solo quedan sombras de lo que era uno de los mejores sistemas subterráneos, pues hasta sus trabajadores parecen zombies que perdieron cualquier atisbo de prestar un buen servicio.

Entre vendedores ambulantes, suciedad, groserías y malos modales, se viaja en el Metro, destacando que ahora cualquier travesía sea de una estación a la siguiente puede convertirse en una pesadilla de más de 20 minutos.

Transporte Terrestre

Las camionetas de pasajeros, son en algunos casos la solución a la ineficiencia del Metro, pero si nos topamos en un escenario en el que ocurrió un apagón, llueve y las personas se multiplican por dondequiera, existe la posibilidad de que los profesionales del volante opten por desaparecer de sus habituales rutas para incrementar el pasaje.

Es una técnica que todo usuario conoce, pero ya no atreve reclamar, debido a que las opciones son nulas y tomar un taxi en este país representa hacer un reajuste anual de los ingresos.

¿Dónde hay efectivo?

Otra de las calamidades, es encontrar efectivo, pues mantener un estilo de vida sano como se mencionó anteriormente demanda sacrificios y son muchos los que sacrifican sus quincenas, sueldos mínimos, para pagar una camioneta o adquirir algún producto a un precio más considerable.

Pero otro detalle, es que la inflación crece a pasos agigantados y el cono monetario actual ya está totalmente devaluado, el billete de mayor denominación no alcanza ni siquiera para comprar un cartón de huevos, y eso ya es mucho decir, pues hay otros productos que pasaron por mucho ese devaluado billete de 50 mil bolívares.

Cortes de Luz

Tristemente, el venezolano aprendió a vivir a ratos, y es que con los constantes cortes de luz, cada quien aplica una vida suspendida o en reposo, esas interminables horas sin energía representan tiempo que ahora el venezolanos invierten en hacer otra cosa o simplemente se mantienen anhelantes ante el regreso de la luz.

En este punto, uno de los estados más críticos es el Zulia, pues la suspensión del servicio eléctrico en la entidad se extiende por días, un tema critico, debido a que hospitales y centros asistenciales sufren lo peor de esto. El venezolano aprendió a vivir a oscuras de un régimen que se enriqueció con contratos y empresas de maletín que no hicieron nada por el pueblo.

Venezuela necesita agua

El vital líquido es otro de los factores que al faltar entra en la categoría de las calamidades del régimen ilegítimo, son varias las entidades que no cuentan con suministro de agua desde hace meses, lo que genera enfermedades y emergencias sanitarias.

No es solo la falta de agua para realizar labores del hogar, lavar o cocinar, también es escasa el agua potable, pues la venta de esta, ahora alcanzó la especulación y no todos los ciudadanos cuentan con el dinero para adquirir botellones de agua filtrada en 22 mil bolívares o más.

Conectividad

La falta de inversión por parte del Estado al sector tecnológico abrió una brecha de no comunicación, actualmente es todo un privilegio tener en el hogar una línea activa telefónica fija, Internet y señal en el teléfono móvil.

En este punto, vuelve a aplicar que el subsidio que el gobierno vendió como la mejor opción que encausó los servicios de conectividad a un limbo en el que nunca hay servicio o señal.

Las operadoras móviles hasta la fecha cobran por sus servicios montos elevados y que no son equivalentes para la cantidad de megas, o llamadas que pueden consumirse.

¿Cuál es la séptima calamidad?

Colocar otra calamidad es encasillar la cotidianidad y vivencias del venezolano, por ello desde la redacción de Primer Informe se consideró que la séptima calamidad, es justo eso que cada uno padece el día a día en la calle, el trabajo, la casa, y es que cada ciudadano experimenta sus calamidades a su manera, pero el factor común es que se habita en el mismo territorio bajo el mismo régimen.

Régimen admite que no le agradó la expulsión de sus magistrados de Perú

Deja tu Comentario

Comentarios