¡Sanciones que faltan! Empresarios y colaboradores del narcorégimen que no se salvarán

La semana pasada El Informador Web presentó el inicio de una investigación: ¡Sanciones que faltan! Se avizora una crisis eléctrica para estos enchufados (Parte I), que señalaba a ciertos personeros, que están vinculados con el chavismo, a través de negocios, lavado de dinero y labores de testaferrato, para quienes debería recaer una sanción por parte de Estados Unidos en los próximos días o meses.

De igual forma, existe una cúpula empresarial que ha sabido moverse entre el poder y el chavismo para hacerse con negocios y salir favorecidos durante los últimos 20 años.

A continuación la lista de empresarios sobre los que debería recaer una sanción por haber colaborado de alguna u otra manera con narcorégimen venezolano.

Gustavo y Oswaldo Cisneros han estado en consonancia con el chavismo desde que inició el movimiento político rojo-rojito en Venezuela. Esta relación entre la cúpula política nacional y uno de los mayores empresarios del país (Gustavos Cisneros), estuvo amenazada en 2002-2003, sin embargo los intevención del expresidente estadounidentense,  Jimmy Carter, recobraron las relaciones tras una reunión en Fuerte Tiuna, en donde Cisneros entregó la línea informativa de su canal televisivo, Venevisión.

Se conoce además que Cisneros ha mantenido buenas relaciones con el régimen, no solo por mera amistad, sino que ha sabido aprovecharse y abrirse paso en Arco Minero, a través de su compañía Barrick Gold. Antes de que llegara el chavismo, según Forbes, Cisneros era uno de las personas más adineradas en América Latina.

Alberto Follmer, presidente de la Hacienda Santa Teresa, se ha fotografiado en varias oportunidades con Tareck El Aissami e Iris varela, dos personajes despreciables, pertenecientes al narcorégimen, ambos con un prontuario de escándalo.

Follmer está vinculado también al Banco Mercantil y otros negocios en donde ha recibido financiamiento y ventajas del gobierno.

Carlos Dorado, presidente de Italcambio, fue beneficiado durante años con el régimen cambiario, ampliamente favorecido durante los años del cadivismo.

Louis Van Dam, ha sido señalado de estar vínculado con la cúpula política de los últimos cuatro gobiernos, a través de la repotenciación de tanques, fragatas, venta de armas.

Juan Carlos Escotet, hace algunos 30 años era Office Boy de Orlando Castro, en el Grupo Latinoamericano Progreso, luego inició en el negocio del corretaje de bolsas; pero en los 20 años de chavismo y algunos antes, pasó a ser uno de los hombres más adinerados de Venezuela y América Latina, según la revista Forbes. Ahora es presidente de Banesco. Pero eso no es todo, la revista Forbes ha señalado que Escotet posee más riqueza que Gustavo Cisneros y Lorenzo Mendoza. ¿Esto no es preocupante?

Franco y Francisco D’agostino, agrupados en el grupo Daycohost, asociados a la construcción han tenido negocios durante toda la existencia del chavismo y han construido casas para la Gran Misión Vivienda Venezuela.

Francisco D’agostino ha estado casado con la hija de Víctor Vargas Irausquín, presidente del Banco Occidental de Descuento (BOD), acusado de ser el “banquero de Chávez”. Se le señala también de haber sido el intermediario entre gobierno y Miguel Ángel Capriles, en la compra de la Cadena Capriles.

De igual forma, Franco y Francisco D’agostino, están vinculados al Arco Minero,

Baldo Sansó ha sido un gran personaje, con esa habilidad e inteligencia para oler donde hay buenos “cobres” en buenos negocios. Hijo de la exmagistrada Hildelgard Rondón de Sansó, que enjuició a Carlos Andrés Pérez, del bando de los magistrados del partido Copei. Por supuesto, hermano de la esposa de Rafael Ramirez, del zar del petróleo venezolano, defenestrado por el actual régimen del gobierno del presidente Maduro, sobre quien pesa una orden de aprehensión por corrupción. Me dice alguien que lo conoció en la Facultad de Derecho de la UCV que Baldo siempre “fue muy vivo”, un típico caza güiro, sin ideología alguna, “vendido al mejor postor”.

Pues bien, no tuvo que hacer gran cosa porque se ganó la ruleta rusa cuando su cuñado lo nombraron Ministro y presidente de PDVSA. Hizo desastre en la petrolera estatal venezolana, era el hombre que dictaba las órdenes con quien se debía hacer las grandes negociaciones en PDVSA, asociado con grandes emisiones de bonos, con colocaciones petroleras, se le atribuye que es dueño de tanqueros petroleros, negociador de bonos y hasta llegó a ostentar el cargo de Jefe de comercialización de PDVSA. La gran pregunta es, ¿por qué nadie lo nombra? Contra él no se ha emitido ninguna orden de aprehensión por el gobierno venezolano a pesar de que era la gran mano zurda de Rafael Ramirez. Me dice una buena fuente que detrás de ese silencio está la mano zurda,  de su madre la exmagistrada Hildelgard Rondón de Sansó, quien se habría movido entre bastidores en la alta cúpula del poder en Venezuela para lograr ese silencio celestial que se mantiene sobre su hijo Baldo Sansó. Lo cierto es que a este la tierra se lo tragó, nadie sabe de él.

Deja tu Comentario

Comentarios