Prostitución Infantil: La triste realidad de los estados fronterizos en Venezuela

Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) precisaron que redes internacionales de explotación sexual y trata de blancas captan a niñas de 12 años en adelante en los estados fronterizos, para luego ser llevadas por carretera a otros países del continente.

Según reseñó el diario El Nacional, un efectivo indicó que “durante estos tres meses reportamos desplazamientos de entrada y salida por tierra de niñas entre los 12 y los 14 años, en toda el área limítrofe con Colombia”, el oficial se negó a suministrar cifras, pero afirmó que las redes panameñas de comercio sexual son la principal amenaza para las adolescentes en estado de pobreza que acceden a ser explotadas para sobrevivir. “Desde junio aumentó la producción de pornografía infantil que es vendida en el exterior”, indicó.

Frontera. Foto de archivo.

Se calcula que 45.000 niños, niñas y adolescentes en Venezuela practicaban la prostitución infantil en 2015, de acuerdo con el más reciente estudio de la Asociación de Mujeres por el Bienestar y la Atención Recíproca, Ambar, que se dedica a estudiar el tema, sobre el cual el Estado venezolano guarda silencio. Se cree que la cifra aumentó en 2016.

Fernando Pereira, directivo de Cecodap, ratificó que no existen cifras oficiales sobre la práctica que viola los derechos humanos de los niños y que evidencia el estado de indefensión de este rango de población.

En Barquisimeto, niñas y adolescentes deambulan por las afueras de bares y licorerías hasta altas horas de la noche. El olor a alcohol y el consumo de estupefacientes impregna el ambiente en el que desenvuelven para ejercer el oficio.

La madre Josefina Hernández, de la congregación internacional Hermanas Oblatas, que tiene uno de sus centros en Lara, dijo que la grave situación económica lleva a niñas y jóvenes a prostituirse por los alrededores del terminal para comprar alimentos y poder sobrevivir. Aunque un número de ellas lo hace de manera independiente al atraer clientes en la calle 21 y 38, otras son explotadas en bares y centros nocturnos. “La mayoría de hoteles da acogida a estas menores y sus clientes cuando ofrecen el servicio. Sin importar la edad”, señaló.

Prostitución. Imagen referencial.

Hernández puntualizó que, además del hambre, los conflictos en el ambiente familiar son un factor de riesgo para las niñas y adolescentes que se inmiscuyen en las redes de la prostitución: “Muchas sufrieron maltrato físico en el hogar o fueron abusadas sexualmente por personas de su entorno cercano. A otras la botaron de la casa”.

Agregó que pese a que la congregación no realiza proyectos para ayudar a las afectadas desde hace dos años debido a la falta de recursos, continúan recibiendo a quienes voluntariamente deciden buscar ayuda: “A diario llegan entre cinco y doce jóvenes pidiendo asesoría psicológica”.

Gerardo Pastrán, presidente del Proyecto Juvenil Misionero, Projumi, contó que niñas a partir de los 12 años de edad salen a las calles supuestamente a pedir dinero cuando en realidad se van con hombres a cambio de retribución económica.

Agregó que la trata de blancas se incrementó con el uso de las redes sociales con las que los proxenetas atraen jovencitas con propuestas engañosas para explotarlas sexualmente o hacer pornografía. Indicó que de diez jóvenes que llegan a la institución por prostitución, alcoholismo y consumo de estupefacientes, solo dos logran superarse y reinsertarse socialmente.

Comentarios

Comentarios

loading...
error: Maduro Chupalo