Primer Informe: Coacción al régimen de Maduro provocó salida de Directv de Venezuela

 Vía Primer Informe

Venezuela amaneció con la noticia de que la operadora de televisión por pago más importante del país, Directv, cierra sus operaciones con efecto inmediato.

La acción de la empresa fue comunicada por AT&T, su matriz en Estados Unidos, con un post en su página web en las que explica las razones de esta no tan sorprendente decisión, responsabilizando a las sanciones de Estados Unidos a Venezuela.

El comunicado, aunque corto, es específico cuando dice que: “las sanciones del gobierno de EE.UU. a Venezuela han prohibido la transmisión de los canales Globovisión y PDVSA, los cuales son obligatorios bajo la licencia de DIRECTV para proporcionar el servicio de televisión paga en Venezuela».

La empresa aduce que se le hace imposible cumplir con los requisitos legales de ambos países.

Las oficinas de Directv Venezuela han confirmado la noticia en sus redes sociales y llaman a estar atentos a las próximas instrucciones a sus clientes con saldo activo:

El régimen venezolano ha hecho de los canales de televisión públicos, unas ventanas propagandísticas partidistas a favor de la gestión chavista, es el caso del canal de PDVSA, de la petrolera estatal sancionada por Estados Unidos. Por su parte el canal de noticias Globovisión pertenece a Raúl Gorrín, uno de los 10 más buscados por ICE en Estados Unidos, quien ha sido acusado de orquestar una gran operación de lavado de dinero para el gobierno chavista.

Las sanciones estadounidenses impiden a las empresas de ese país trabajar con sancionados, ya sea acusados de narcotráfico, corrupción o violaciones a los Derechos Humanos, pero Venezuela obliga a Directv a transmitir los dos canales sancionados y nombrados en el comunicado de AT&T.

Las presiones del régimen madurista a Directv son de vieja data. Maduro y sus entes censuradores han obligado a la empresa a retirar de su parrilla de transmisión a varios canales que informaban sobre la situación en Venezuela, para seguir operando, agrandando así la hegemonía comunicacional de la revolución.

Hace poco más de un año, cuando Maduro enfrentó un alzamiento militar en Venezuela, el gobierno ordenó a Directv suspender las transmisiones de CNN y BBC. La empresa acató la orden mientras todo el mundo, menos Venezuela, vehía imágenes de camiones militares que asesinaban manifestantes.

A principios de año, la empresa televisiva fue presionada por Estados Unidos para ayudar a frenar la maquinaria propagandística de Maduro y reincorpore a su programación unos 6 canales de noticias internacionales que los organismos del régimen venían prohibiendo.

Seguir leyendo aquí.