loading…


Presidente del Consejo Supremo Electoral de Nicaragua, Roberto Rivas Reyes renunció

El presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE), Roberto Rivas Reyes, renunció este jueves a su cargo, según un comunicado conjunto entre la Secretaría de la Organización de Estados Americanos (OEA) y el gobierno de Daniel Ortega.

La renuncia de Rivas es presentada oficialmente como parte de los acuerdos entre la OEA y el Gobierno, para reformar el sistema electoral, justo en el momento cuando el gran capital en el país ha demandado la renovación de todo el sistema electoral, lo que pasa por la renuncia de todos los magistrados electorales, afines al FSLN.

El documento detalla que la Secretaría General de la OEA y el Gobierno de Nicaragua han venido trabajando aspectos relativos a la configuración y composición del CSE como soporte institucional fundamental para las garantías electorales y para elecciones libres, justas, democráticas y transparentes.

“El Gobierno de Nicaragua, reiterando su voluntad de continuar trabajando por el fortalecimiento de la institucionalidad, confirma la renuncia del Presidente del Consejo Supremo Electoral, Dr. Roberto Rivas, y está pendiente de las decisiones que conforme Ley corresponden adoptar a la Asamblea Nacional”, manifiesta el comunicado conjunto.

Rivas se mantenía en el cargo, gracias a la voluntad de Daniel Ortega, después que el siete de febrero pasado la Asamblea Nacional, bajo control del FSLN, le retiró parte de sus funciones y se las entregó al vicepresidente del CSE, Lumberto Campbell, cercano al caudillo sandinista. Sin embargo, mantuvo el cargo y con ello un salario de cinco mil dólares mensuales y la inmunidad que le impedía ser procesado en los tribunales.

Rivas había sido sancionado el 20 de diciembre pasado por Estados Unidos, a través de la ley Global Magnitsky, que castiga a los funcionarios extranjeros corruptos y violadores de derechos humanos. Pero su nombre ha estado vinculado a escándalos de corrupción, a lo largo de su vida pública, que se desarrolló bajo la sombra del Cardenal emérito Miguel Obando, Arzobispo de Managua hasta 2005.

Investigaciones periodísticas de LA PRENSA lo han vinculado a la compra de lujosas propiedades, tanto en Nicaragua como Costa Rica,  a la adquisición de aviones, lo que fue cuestionado por congresistas de Estados Unidos que pidieron fuese sancionado el primero de diciembre del año pasado.

Pero Rivas ha sido impopular y criticado por la ciudadanía, no sólo por ostentar riqueza, sino también por las burlas hacia los ciudadanos cuando le pedían cuentas por su enriquecimiento como la ocasión, cuando al perderse su declaración de probidad en la Contraloría en mayo de 2009, llevó el documento al consejo de contralores y preguntó si debía declarar un trasbordador espacial que había comprado.

“En esa declaración está incluido todo. Sociedades aquí y allá. Con lo único que he tenido problema es con un transbordador espacial y con un satélite, porque no sé si son propiedad de la tierra, si es otra hacienda la tierra”, dijo Rivas el 14 de mayo de 2009.

Los críticos del régimen de Ortega lo señalan de perpetrar con los demás magistrados del CSE fraudes electorales a favor del partido gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Muy pocos olvidan que, cuando Ortega se postuló como candidato a la reelección en 2011 valiéndose de una sentencia judicial, uno de los primeros que dijo que el documento judicial estaba “escrito en piedra” fue este magistrado.

La renuncia de Rivas se da en medio de una crisis social, generada por la represión policial a la protesta de estudiantes y civiles que demandan la salida de Daniel Ortega del poder, lo que ha dejado un saldo de al menos 80 muertos, según las organizaciones de derechos humanos. Pero también cuando hay más críticas al acuerdo entre la OEA y el gobierno, en el cual los ciudadanos les señalan a ambas partes la falta de transparencia en comunicar resultados concretos sobre el mismo.

Los sectores de la sociedad civil que intentaron dialogar con el gobierno de Ortega, para buscarle una salida pacífica a la crisis, han propuesto realizar elecciones presidenciales adelantadas, pero bajo la condición de reformar totalmente el CSE, debido a que actualmente está controlado por el partido de gobierno.

Con información de: La Prensa

Comentarios

Comentarios

loading...
error: Maduro Chupalo