Presidente argentino quiere unir a la izquierda en un foro de líderes chavistas

El presidente argentino Alberto Fernández es un invitado especial en una teleconferencia para celebrar el primer aniversario de la creación del controversial Grupo de Pruebla, encuentro en el que también estarán los exmandatarios Lula Da Silva (Brasil), Evo Morales (Bolivia), Rafael Correa (Ecuador) y José Mujica (Uruguay).

Esta podría ser la oportunidad para que Fernández se convierta en la nueva referencia del progresismo en América Latina, a pesar de las tensiones que se puedan generar con otros países de la región.

Aunque la Casa Rosada no haya confirmado la participación de Fernández, fuentes de la organización izquierdista prevén que el presidente argentino participe en el primer tramo de la teleconferencia, como lo hizo en mayo pasado, durante la V Cumbre del espacio.

El Grupo de Puebla fue fundado en 2019, en esa ciudad de México, en un intento por contrarrestar la hegemonía de fuerzas liberales en América Latina, y tiene como promotor principal al dirigente chileno Marco Enríquez Ominami, amigo del presidente argentino.

Esta teleconferencia puede colocar frente a frente a Fernández con Evo Morales, luego de que la Fiscalía de Bolivia imputó por segunda vez al expresidente por delitos de terrorismo e instigación al odio y reclamó su detención.

El gobierno presidido por Alberto Fernández no reconoce la legitimidad de Jeanine Añez como presidenta de Bolivia y a través de la cancillería aclararon que el planteo judicial nunca se tradujo en un exhorto internacional, por lo que Argentina no está forzada a dar una respuesta sobre el expresidente boliviano, asilado en Buenos Aires desde diciembre.

Lee el resto del artículo aquí.