¡POR EL PISO! Nicolás Maduro pierde poder y aliados en el Caribe

Noticias
Comparte esta noticia en:

La solidaridad de los Estados-islas del Caribe no hispano con el régimen chavista duró lo mismo que el subsidio petrolero. Mientras fluyeron los 100.000 barriles diarios de petróleo a precios muy por debajo del mercado mundial Hugo Chávez tuvo en la palma de la mano los votos de esos países en la OEA. Como en tantas otras cosas, el gobierno de Nicolás Maduro paga hoy las consecuencias del populismo internacional cuando esos mismos países hacen bloque en su contra. Así lo reseña alnavio.com

Por Pedro Benítez

El canciller de Nicolás Maduro, Jorge Arreaza, lamenta por medio de un comunicado oficial la solidaridad de la Comunidad del Caribe (Caricom) con uno de sus miembros, la República Cooperativa de Guyana, en su diferendo territorial con Venezuela.

Desde 2016 Guyana ha dado permiso a buques de prospección sísmica contratados por transnacionales como Exxon Mobil para realizar exploraciones en aguas ubicadas en la zona del Esequibo, la cual se encuentra en disputa con Venezuela.

Desde que en el siglo XIX el imperio británico se lo apropió, Venezuela reclama como suyos esos 159.542 kilómetros cuadrados de territorio, abundante en agua dulce, minerales, y ahora se sabe que también en petróleo. Los gobiernos de Venezuela renovaron esa reclamación territorial cuando el Reino Unido se disponía a conceder la independencia a Guyana en 1966.

Pero esa política de Estado cambió con la llegada al poder de Hugo Chávez en 1999. A partir de ese momento la política internacional de Venezuela no fue la tradicional defensa de los intereses del Estado-Nación sino la promoción del proyecto político del nuevo mandatario, que, en algún momento, se consideró heredero del liderazgo mundial de Fidel Castro.

Compra de voluntades

Con el espectacular auge de los precios mundiales de los hidrocarburos iniciado en 2003 Chávez comenzó a tejer una red de alianzas y apoyos internacionales apoyados todos en los aparentemente inagotables petrodólares venezolanos.

Una de esas alianzas fue Petrocaribe. Creada en junio de 2005 en el Primer Encuentro Energético de Jefes de Estado y de Gobierno del Caribe mediante un Acuerdo de Cooperación Energética suscrito por 14 gobiernos, incluía no sólo a estados del Caribe anglófono, sino también a Surinam, Honduras, Guatemala, República Dominicana y por supuesto Cuba. Posteriormente se sumarían Nicaragua, El Salvador y Haití. Del Caribe angloparlante no se unirían al acuerdo Trinidad y Tobago (productor de gas y petróleo) y Barbados (paraíso fiscal de renta alta).

En un momento en el cual los precios del petróleo no paraban de subir, la oferta venezolana de suministrar más de 100.000 barriles al día a precios preferenciales (entre otras condiciones, la mitad de la factura se pagaba a 25 años con interés de 1%) era un auténtico salvavidas para países que por su propia geografía no disponen de otras fuentes de energía.

Esto le permitió a Chávez tener una influencia en Centroamérica y el Caribe de la que no dispuso ningún gobernante venezolano antes de él, y tampoco los de países de las dimensiones de Brasil o México. Ese ascendiente fue decisivo en una docena de gobiernos con voz y voto en organismos internacionales como por ejemplo la Organización de Estados Americanos (OEA). Y dio muestras de ese poder en la elección del secretario general de esta entidad, José Miguel Insulza, en mayo de 2005, un mes antes de la creación formal de Petrocaribe.

Lea el artículo completo AQUÍ

Deja tu Comentario

Comentarios