OVP: Fugas masivas y malas prácticas policiales en las cárceles son responsabilidad del Estado

Noticias
Comparte esta noticia en:

Este fin de semana se registraron dos hechos irregulares dentro de recintos policiales, uno de ellos fue una fuga masiva en el estado Guárico y la muerte de un hombre que fue detenido y estaba siendo sometido a un interrogatorio en el estado Zulia. El Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) tuvo conocimiento de los hechos y los rechaza totalmente, sabiendo que son responsabilidad total del Estado.

Nota de prensa

La permanencia de personas detenidas dentro de los calabozos policiales genera un gran problema dentro de los recintos, son varios factores que influyen, uno de ellos es la falta de capacitación del personal destinado para el cuidado de los presos, la sobrepoblación en los calabozos causa hacinamiento y así mismo daño en las estructuras, factores que se han conjugado para que se registren situaciones irregulares dentro de las instalaciones de cada centro policial.

El equipo de OVP ha documentado a través de visitas y testimonios el gran problema de hacinamiento que se vive en cada recinto policial, situación que se replica en cada estado del país y con el pasar de los días la situación se agrava, muertes, riñas y fugas son los principales hechos violentos que se registran.

Precisamente este domingo a las 3 de la madrugada tras romper los barrotes del único calabozo que existe en la sede del Subdelegación San Juan de los Morros del Cicpc Guárico , se fugaron 18 presos los cuales fueron identificados como: Ender Alfonso Ortiz, detenido por droga, Robert José Pérez, detenido por extorsión, Darwin Enrique Tovar Nieves, Williams Ernesto Barazarte, Braian Mickley Guaipe Mercado, Jeison Rafael Pérez Rodríguez, Leonardo Enrique Vera Terán, Julián Darío Hernández Santana, Jonathan Jesús González, Pedro Rafael Velásquez, todos detenidos por robo, Janse Carlos Santaella, Jackson Carlos Acosta Santaella, ambos detenidos por saqueo, Luis Daniel Gutiérrez Arreaza, Jostin Leonardo Saavedra Díaz, solicitado por delitos cometidos cuando menores y Carlos Alberto Archa Farfán, Rafael Antonio Pérez Rodríguez, Giolves Ramón Vásquez Sandoval, José Gregorio Sanoja Hernández, señalados por las autoridades de ser homicidas, hoy en día todos prófugos.

OVP tuvo conocimiento que en esa Subdelegación existe un solo calabozo con una extensión de dos por dos y con capacidad para cuatro presos, actualmente estaban recluidos 34 personas, para un hacinamiento de 850 %, las cuales dormían entre sentados, parados y otros en hamacas improvisadas. Tras la fuga quedaron recluidos 16 personas.

“Las fugas en los calabozos policiales son originados por el gran hacinamiento que existe y como lo hemos venido diciendo hasta que el Estado no asuma que tiene un problema y el problema es de todos seguirá existiendo complicidad por negligencia e ignorancia”; manifiesta Humberto Prado, coordinador general del OVP.

Abuso policial

Otro de los hechos irregulares se registró en el estado Zulia en la sede del Servicio de Tránsito Terrestre de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), tras la detención de José Alberto Acosta González (27) a quien supuestamente interrogaban por un robo, en medio del interrogatorio uno de los funcionarios policiales usaba un arma de fuego para someterlo y con la cual lo apuntaba, el funcionario accionó el arma y le dio muerte al detenido.

En vista que habían asesinado a Acosta González los funcionarios trasladaron el cadáver hasta el sector El Palotal una zona montañosa ubicada en plena vía pública. El hecho fue descubierto y según la información que pudo recabar OVP son ocho los funcionarios involucrados de los cuales siete están bajo investigación y otro en fuga.

Desde OVP se rechazan este tipo de prácticas policiales las cuales son clasificadas como torturas, pues utilizan métodos que violan los Derechos Humanos en medio de interrogatorios policiales.

OVP solicita al Ministerio Público a la Defensoría del Pueblo unas investigaciones transparentes e imparciales en este tipo de hechos irregulares y al Estado que asuma su responsabilidad.

Deja tu Comentario

Comentarios