loading...

Opinión: La procesión de Maduro

Las presiones internacionales tomaron esta semana una intensidad inesperada que no vino directamente del Washington sino de dos aliados cruciales del régimen: China y Turquía. Primero vino el anuncio del poderoso banco Ziraat, el más grande de Turquía, manejado directamente por el gobierno “amigo” de Maduro, que suspendió operaciones con el Banco Central de Venezuela.

Luego llegó el anuncio de que la más poderosa corporación petrolera china, China National Petroleum Corp., suspendía la compra de crudo venezolano, limitando potenciales ingresos a la dictadura. Ambas decisiones se produjeron, según los anuncios, como consecuencia de las sanciones de Estados Unidos contra la dictadura.

Otro anuncio le fue presentado directamente a Maduro en un viaje secreto que hizo el pasado martes a La Habana. Según fuentes familiarizadas con el viaje a la isla, el mensaje fue claro: es hora de preparar una salida. Un plan B. Las sanciones están teniendo un altísimo costo y ya no parece haber mucho más apetito para sostener al dictador.

El régimen sigue intentando proyectar una fortaleza de la que carece, pero no tiene muchas opciones. Estados Unidos podría comenzar en cualquier momento la confiscación de barcos que violen las sanciones petroleras, tal y como lo está haciendo con Irán y el barco Grace 1, actualmente detenido en Gibraltar desde el 6 de julio pasado por orden de los británicos, pero liberado hace unos días por orden de una corte local. El tanquero, con 2 millones de barriles de crudo iraní, es propiedad de Irán. Estados Unidos anunció este sábado que se proponía confiscar el barco.

De acuerdo a una orden de captura emitida por el Departamento de Justicia, el carguero iraní forma parte de un “esquema para acceder ilegalmente el sistema financiero norteamericano para apoyar cargamentos ilícitos” de crudo iraní hacia Siria, violando las sanciones impuestas por Washington, además de incumplir con regulaciones contra el lavado de dinero y el terrorismo.

Es una situación muy similar al caso venezolano: cargamentos ilícitos, barcos que violan sanciones internacionales al enviar crudo de Venezuela a Cuba, por ejemplo. El tema sigue siendo cómo va a hacer valer Estados Unidos las sanciones. En Venezuela o en Gibraltar. De eso depende, en gran medida, el futuro inmediato de la transición legítima. O de la dictadura.

La orfandad financiera del régimen

La decisión del banco turco Ziraat de suspender operaciones con el Banco Central de Venezuela (BCV) mostró un giro crucial en el apoyo de Turquía a la dictadura de Nicolás Maduro, y dejó en claro que el dinero y las ganancias siempre son más importantes que las alianzas basadas en ideología y estrategia geopolítica, sobre todo cuando estas alianzas no suponen rendimientos en efectivo.

Ziraat, el mayor banco de Turquía, con más de $92,000 millones en reservas, es un banco estatal que produce las mayores ganancias del sistema bancario del país. En el primer semestre de 2019, Ziraat obtuvo ganancias de $484 millones.

Como el banco más grande y más importante de Turquía, las decisiones del banco pasan por las manos del presidente Recep Tayyip Erdogan. Ziraat basa su estructura financiera en los llamados fondos soberanos de Turquía, que son manejados directamente por Erdogan. La importancia de Ziraat para la estabilidad económica de Turquía es crucial.

Por ejemplo, medidas recientes para reanimar la economía turca, afectada por la caída de la lira y la creciente deuda interna, incluyeron por orden de Erdogan planes para que Ziraat ofreciera préstamos masivos a bajo interés, para resolver, por ejemplo, las deudas por tarjetas de crédito, considerado un gran problema en Turquía.

“Las deudas de los ciudadanos que tienen problemas de repago (de tarjetas de crédito) serán reunidas bajo un solo paraguas, vía el banco Ziraat”, declaró Erdogan en enero pasado al anunciar el plan. Aunque estas medidas fueron anunciadas como parte de un plan para beneficiar a la población afectada por las deudas de cara a las elecciones regionales de marzo pasado, los resultados desfavorables para Erdogan en Estambul, mostró el límite de su estilo autoritario tras 16 años de gobierno.

La suspensión de operaciones entre Ziraat y el BCV elimina un aliado crucial para la decadente dictadura, que cada día tiene menos vías para movilizar sus recursos malhabidos. A pesar de todo, parece ser una cuestión de tiempo.

La nueva vida del fiscal Dick Gregorie

El legendario fiscal Richard “Dick” Gregorie es mejor conocido por ser el implacable prosecutor del dictador Manuel Noriega, y desarticulador del Cartel de Medellín cuando lo presidía Pablo Escobar, y del famoso Clan Ochoa.

Pocos saben que fue el primer fiscal federal en enjuiciar a un alto funcionario cubano, un vicealmirante que acusó de permitir el flujo de drogas a través de Cuba con destino a Estados Unidos en la década de los 80. Gregorie es también famoso entre sus colegas como uno de los mayores expertos del Departamento de Justicia en las redes criminales en Venezuela.

Comenzó a investigar a los chavistas más temprano que nadie, cuando Chávez apenas llevaba poco tiempo en el poder, pero ya los chavistas estaban llamando la atención de la Fiscalía del Sur de la Florida. Fue el responsable de identificar e investigar al primer funcionario chavista vinculado al narcotráfico, al que luego capturó y encarceló: el juez Benny Palmieri, detenido en Miami en noviembre de 2014 cuando se dirigía con su familia de vacaciones a Orlando.

(Pamieri fue luego sentenciado a casi 7 años de prisión por recibir sobornos para permitir el paso de cocaína a través de Venezuela hacia México y el Caribe, con destino final a Estados Unidos). Gregorie jugó un papel clave en la acusación criminal contra Diosdado Cabello, su hermano El Mocho y su testaferro Rafael Sarría.

Interrogó importantes testigos, autorizó los testimonios de una amplia gama de infiltrados. En 2015, Gregorie acusó a Pedro Luis Martín, ex agente del Sebin, de participar en una red de envío de drogas a Estados Unidos, e incluso trató de negociar su entrega, una propuesta que no avanzó en parte debido a la férrea oposición del magistrado Maikel Moreno.

Tras su retiro en mayo de 2018, Gregorie continuó trabajando como contratista para la misma fiscalía del Sur de la Florida. En enero pasado, sin embargo, comenzó una nueva etapa que para muchos resultó una sorpresa, sobre todo a la luz de recientes pronunciamientos. Gregorie se unió como Director Gerente a la firma Berkley Research Group, una firma de consultoría con sede en California, y con oficinas en América Latina, Canadá, Reino Unido, Asia, Australia y el Medio Oriente.

Se trata de una firma de alto nivel, (paga a sus directores un promedio de $210,000 anuales, un salario respetable), con representantes y conexiones de poder. Gregorie recientemente fue contratado como asesor legal por el empresario Samark López, acusado por el gobierno federal de ser el testaferro de Tarek El Aissami, y puesto la semana pasada en la lista de los 10 narcotraficantes más buscados del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) del Departamento de Homeland Security.

En una reciente declaración, Gregorie aseguró que “no hay una sola evidencia, fuente o documento que demuestre que Samark José López Bello ha estado involucrado alguna vez en transacciones de narcóticos o haya realizado alguna transacción con un miembro de las FARC”, tras participar en el equipo de defensa de López Bello en una demanda que busca confiscar la fortuna del empresario por sus presuntos vínculos con las FARC.

La acción judicial, presentada por víctimas de la guerrilla colombiana, se basó en el testimonio de un ex agente de la DEA que implicó indirectamente a López con la organización guerrillera. López no enfrenta cargos de narcotráfico y/ o lavado en Estados Unidos formalmente, aunque según fuentes consultadas, podría haber una acusación criminal todavía sellada en su contra en una de las cuatro Fiscalías federales de Nueva York, distinta a la que enfrenta en la actualidad, por violar las leyes que prohíben hacer negocios usando empresas basadas en Estados Unidos.

En sus responsabilidades en Berkley Research Group, Gregorie comparte tareas con Frank Holder, un egregio personaje vinculado a polémicos casos que implicaron a importantes chavistas. Holder, un investigador veterano que trabajó con firmas de inteligencia como FTI Consulting (contratada, entre otros, por el ex tesorero Alejanddro Andrade), y Kroll, apareció según documentos como directivo de al menos tres firmas controladas por Rafael Sarría, acusado por el Departamento de Estado como testaferro de Diosdado Cabello, que después fueron sancionadas por la OFAC.

Narcotráfico a niveles “estratosféricos”

Un reporte analítico de la DEA sobre el flujo de narcotráfico a nivel internacional reveló un explosivo crecimiento en los pasados seis años, particularmente en Venezuela. La expansión durante la era de Nicolás Maduro del tráfico principalmente de cocaína a niveles “estratosféricos”, ha sido posible gracias al apoyo de Maduro a los diversos carteles que funcionan en las fuerzas armadas y de seguridad del régimen, aseguró el agente especial antinarcóticos Mike Vigil, en una entrevista.

Se estima que por Venezuela pasa una cuarta parte del tráfico mundial de cocaína, unas 400 toneladas anuales, la mayor parte proveniente de Colombia. 1 tonelada (1,000 kilos), puede venderse a unos $30 millones puesta en la Florida, o la mitad ($15 millones) si es transportada desde Venezuela hasta Centroamérica (como ocurre con frecuencia con los narco operadores venezolanos).

400 toneladas equivalen a una economía de $4,500 millones anuales, con tendencia a crecer, no a disminuir. Vigil, que fue jefe de operaciones internacionales de la DEA, está convencido de que la participación del gobierno en el tráfico mismo de la cocaína ha evitado los episodios de enfrentamientos y matanzas más comunes en países como México y Colombia, aunque recientemente han aumentado los episodios de lucha de bandas por el control de rutas, como ocurrió en Maracay con el grupo secuestrador del CICPC que se dedicaban al secuestro y extorsión de narcotraficantes, trabajando a sueldo para carteles rivales.

Muchos agentes de la DEA que he consultado son de la opinión de que Maduro y su familia está tan metida en el narcotráfico (y sus actividades relacionadas, como el lavado de dinero) que les resulta imposible escapar impunemente. “Maduro es un presidente rehén de las mafias criminales que ayudó a fomentar y ahora no puede controlar”, me comenta un agente cuya especialización es la infiltración haciéndose pasar como narcotraficante mexicano.

Las mafias a las que me refiero no son sólo el Tren de Aragua sino algo mucho más serio y letal, como el Cartel de Sinaloa, que mantiene embajadores en Venezuela para cuidar sus negocios. Sino que lo diga Delsy Rodríguez.

El calvario internacional del chavismo

Nadie duda que las sanciones internacionales contra Maduro están causando cada día mas quebraderos de cabeza no sólo para el entorno y el alto chavismo, que ya está hasta el cuello en toda clase de listas negras habidas y por venir. También está generando muchos problemas para chavistas de menor cuantía y para ex altos funcionarios que ayudaron a sostener a Maduro en su locura y ahora se muestran arrepentidos.

Véase el caso de Gabriela Ramírez, ex Defensora del Pueblo, que pasó de justificar el uso de la tortura a la activa oposición a Maduro, y más recientemente a lavar platos en España, intentando pintarse a sí misma como una víctima más del vil régimen.

O el caso del ex magistrado Marco Tulio Dugarte, practicante del nepotismo en el sistema judicial, perseguidor implacable de altos opositores, insigne firmante de contratos a dedo en el Tribunal Supremo de Justicia, y su esposa Subgey Saab, prima del Fiscal (usurpador) del mismo apellido, ex registradora paralela y ex residente de la cárcel de mujeres de Los Teques, ambos ahora viajeros muy venidos a menos, en busca de estabilidad que sólo el Imperio puede proveer.

O el caso del ex gobernador de Aragua, Rafael Isea, cooperador de la DEA, enemigo a muerte de Tarek El Aissami, ahora presuntamente distribuyendo paquetes de Amazon en la capital norteamericana, aunque otras fuentes lo describen como un potentado que está obligado a exhibir una vida modesta, que no lo obligue a explicar las propiedades que dicen controla, como la enorme finca en la frontera entre Oklahoma y Texas que ha visitado con frecuencia en el pasado.

Lo cual me lleva a recordar el caso del ex magistrado Eladio Aponte Aponte, uno de los primeros actores del bel canto chavista, testigo en una decena de casos, devenido en una supuesta figura de escasos medios, de quien se decía que mantenía supuestas cuentas cifradas en Islas Caimán que, sin embargo, no podía usar para aplacar su famosa adicción al juego, por temor a ser descubierto y enviado a una cárcel federal.

Lo cierto es que la plana mayo de familiares, particularmente hijos e hijas de prominentes chavistas, amantes de la buena vida internacional, enfrentan los mismos riesgos que sus padres y protectores en esta temporada de cacería global contra todo lo rodea la putrefacción de la dictadura.

La Conspiración de Londres contra Maduro

En una declaración inusual esta semana, la cancillería rusa denunció que los británicos estaban construyendo una base militar en Guyana, en una de las islas del Río Esequibo, para supuestamente entrenar refugiados venezolanos en labores de inteligencia y sabotaje con el objetivo de desestabilizar la dictadura.

Como era de esperarse, la denuncia fue rápidamente desmentida tanto por Londres como por las autoridades de Guyana. En efecto no hay una base militar británica en Guyana, y probablemente los rusos lo saben. Es parte de la guerra de desinformación, pero es un hecho que el Reino Unido mantiene operaciones de inteligencia y militares en Latinoamérica.

Por ejemplo un barco de la Real Armada está estacionado permanente en el Caribe, donde varias islas-países que fueron colonias forman parte de la llamada Mancomunidad de Naciones asociadas a Inglaterra. Tiene además una base de entrenamiento de operaciones de selva en Belize, al lado de Honduras., especializada en combate antinarcóticos.

El famoso servicio británico de inteligencia, el MI-6 cumple también con labores antinarcóticos que llevan años enfocándose en Venezuela, principalmente desde Colombia, que es una de las fuentes principales del tráfico de cocaína que llega a Inglaterra, a través de Venezuela. Toda esta actividad es bien conocida en la región.

Y tenderá a incrementarse sobre todo cuando el Brexit lleve a los británicos a concluir su separación de la Unión Europea, como lo han advertido importantes líderes. Londres reconoció a Guaidó como legítimo presidente desde el 4 de febrero, al unísono con Estados Unidos y otros países europeos.

Una semana antes, había negado a Maduro retirar unos $1,200 millones en lingotes de oro depositados en el Banco de Inglaterra, bajo presiones de Washington. En abril, Londres se unió a un grupo de 16 gobiernos que se comprometieron a rastrear bienes de chavistas corruptos.

El Reino Unido no es el único país con capacidad y disposición de proveer asistencia militar para expulsar al régimen usurpador, llegado el momento. Pero por ahora, los rusos ejercen lo mejor que saben hacer: desinformar.

Deja tu Comentario

Comentarios

error: Maduro Coño E Tu Madre!!!