Nueve personas mueren al día en Caracas por falta de tratamiento contra el VIH

Noticias
Comparte esta noticia en:

Un  promedio de nueve personas mueren diariamente en Caracas por falta de tratamiento para el VIH, según Mauricio Gutiérrez, fundador y vocero de Positivos en Colectivo y miembro de Cambiemos Movimiento Ciudadano, quien advierte sobre la precaria situación de los pacientes seropositivos al celebrarse el Día Mundial de la Lucha contra el Sida.

Angélica García Sequera / LaPatilla.Com

Estos fallecimientos son absoluta responsabilidad del Estado venezolano, “específicamente del Ministerio de Salud, que ha sido muy opaco, no solamente con las cifras sobre  el VIH, sino también con todos los indicadores de otras enfermedades y epidemias que no salen a la luz desde 2016”, sentenció.

Según cifras anuales internacionales “están bajando los nuevos contagios de VIH. Cada año hay millones de personas en el mundo que están recibiendo la medicación adecuada con los medicamentos antirretrovirales. Sin embargo, en Venezuela no pueden publicar cifras en esos informes, porque no las hay”, denuncia.

Además, el constante cambio en el gabinete de los gobiernos chavistas afecta las políticas públicas, pues en 20 años han cambiado 17 veces a los ministros de salud. “Eso corta con las políticas públicas, rompe con los trámites administrativos para la adquisición de cualquier medicamento, insumo o reparación de hospitales”, señaló Gutiérrez.

También informó que recientemente por mediación de la doctora Regina López, de Onusida, se logró que el gobierno aceptara una ayuda del  Fondo Mundial para la lucha contra el SIDA/VIH, la tuberculosis y la malaria (FMSIDA). Para lograr este acuerdo se contó con la participación de representantes del ministerio de Salud, médicos especialistas y la Organización Panamericana de Salud (OPS).

Con esta ayuda internacional se llegó  a un consenso de pautas para la administración de tratamiento para los pacientes con VIH a través de la OPS, y así realizar la compra de 5 millones de dólares en medicamentos retrovirales. Se tiene previsto que estos donativos lleguen al país en marzo de 2019 y que la medicación alcance para un tratamiento de seis meses para las personas seropositivo.

El fundador de Positivos en Colectivo resaltó que ni los dirigentes oficialistas ni de la oposición incluyen el tema en sus agendas, por lo que no existe una respuesta asertiva a lo que ocurre desde la Asamblea Nacional o desde el gobierno bolivariano, “ha sido silencio absoluto o buenas palabras”.

Mencionó que es necesario una “respuesta política ante lo que está ocurriendo” porque  incluye “la salud actual y futura del país”. También se requiere una inversión importante en recursos para atender a los pacientes, realizar un diagnóstico adecuado, prevenir y educar a la población.

Gutiérrez denunció que ha sido víctima de las persecuciones del gobierno nacional al ser criminalizado por alarmar sobre la situación de las personas con VIH. “Hace unos años,  los colectivos oficialistas LGBT hasta agredían a las personas con VIH que denunciaban públicamente lo que estaba ocurriendo. Yo también fui víctima de esas agresiones”. Recordó que en la gestión del ministro de Salud anterior, fue amenazado por el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

Salud venezolana en retroceso

El sector Salud en Venezuela atraviesa por una crisis que se agrava más y más a medida que pasa tiempo debido a la escasez de medicamentos, insumos y a la falta de infraestructura adecuada para atender a la población.

“Estamos en un retroceso franco y absoluto”, expresa Gutiérrez. “Hoy vemos a personas con VIH abandonadas en los hospitales, como ocurría al principio de la epidemia”, dijo.  Pero anteriormente la situación se daba por vergüenza o desconocimiento, hoy, el abandono de los pacientes está relacionado con la crisis que atraviesa Venezuela. “El salario no rinde para comprar ni la comida ni los medicamentos que se requieren”, expresó.

Asegura que la alimentación en los hospitales es bastante precaria e inadecuada para la condición de los pacientes seropositivos. Los alimentos que ofrecen los hospitales son  “arroz blanco solo con agua de avena, si acaso, o un cambur como almuerzo. Así no puede sobrevivir nadie”, sentencia. “Hemos visto morir a personas no solamente por falta de medicamentos. Es la suma de carencias que todos tenemos, incluyendo la mala alimentación”.

En Venezuela, el sistema público de salud no puede diagnosticar la infección del VIH, ya que los  reactivos comenzaron a escasear desde 2016. “También existe escasez de reactivos para el control y seguimiento de las personas con VIH, como  para los exámenes de carga viral de la enfermedad y de recuento de linfocitos que determina qué tan competente es el sistema inmunológico”.

Gutiérrez además alertó que existen personas en las organizaciones que venden los medicamentos. Aseguró que algunos van a Colombia a comprarlos con un récipe venezolano. Otros, se dirigen a pequeños bancos de medicamentos o los encomiendan con conocidos fuera del país con la incertidumbre de lo que pase en las aduanas venezolanas.

“La única solución es cambiar de gobierno por otro que genere políticas públicas reales que beneficien a todas las personas”, consideró.

Discriminación latente

Contraer VIH perjudica varios aspectos de la vida de un individuo, y la discriminación, muchas veces por desconocimiento del tema, también puede verse en el personal médico. “No importa la excusa que se dé para discriminar, es discriminación”, expresó Gutiérrez.

Advierte que en los hospitales venezolanos existen médicos que no le realizan cesáreas a las mujeres seropositivo a menos que otro profesional le garantice que no corre el riesgo de infección. Por lo tanto, la mayoría de las veces, las  mujeres dan a luz por parto natural, en el que el bebé puede contraer VIH.

Mencionó que algunos médicos especialistas advierten a las personas seropositivo que no deben tener hijos. “Eso es vulnerar un derecho fundamental (…) es cierto que requiere ciertos cuidados, pero cualquier hombre y mujer con VIH puede tener los hijos que quiera tener”.

Las mujeres con VIH pueden tener hijos con riesgos casi nulos de contraer el virus. “Por supuesto, debe tomar la medicación antirretroviral indicada por el especialista, y el niño debe nacer por cesárea”. No lo puede amamantar porque a través de la leche materna puede transmitirle el virus, resaltó el fundador de Positivos en Colectivo.

Prevención en el olvido

Debido a la grave crisis de Venezuela, ya ni siquiera se realizan  campañas en Venezuela para la prevención del VIH/SIDA. Las organizaciones se centran en atender a los pacientes que no pueden conseguir los medicamentos para poder vivir.

Gutiérrez dice que en Venezuela la principal vía de transmisión es la sexual por lo que se aconseja a las personas, sobre todo a los más jóvenes, posponer el inicio de las relaciones sexuales y que cuando se realice que sean protegidos con métodos anticonceptivos físicos como los condones masculinos y femeninos.

“Con un solo contacto sexual desprotegido estamos corriendo el riesgo de contraer el VIH”, advirtió. También aconseja mantener solamente una sola pareja y la fidelidad.

Enfatizó que si una persona con VIH “está tomando sus medicamentos correctamente y que es indetectable, no transmite el virus”, resaltó.

Los  fluidos que transmiten el VIH son la sangre, el semen, los fluidos vaginales y la leche materna.

Deja tu Comentario

Comentarios