¿Los venezolanos que huyen de la crisis son migrantes o refugiados?

Noticias
Comparte esta noticia en:

Las convulsiones políticas y sociales han desatado históricamente oleadas migratorias en América Latina. Miles huyeron en los años 70 de las dictaduras en el Cono Sur o fueron desplazados de sus terruños en las guerras civiles que azotaron a Centroamérica una década más tarde. Tan solo en El Salvador el conflicto provocó casi un millón de refugiados, según un artículo del American Historical Review (2015).

Ahora, el éxodo masivo de venezolanos, huyendo de la crisis política y social, y las caravanas de centroamericanos que escapan de la pobreza y la violencia, marcan la tónica de un fenómeno que no tiene visos de amainar.

La coordinación internacional de ayuda ha resultado compleja, por una parte, porque los países de los que tanta gente huye se han resistido a reconocer sus propias crisis como detonantes. Y también porque esta vez no se trata en rigor de refugiados, sino de migrantes.

Refugiados “de facto”

La diferencia es relevante, según destaca ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados, que son aquellas personas “que huyen de conflictos armados o persecución”. En el caso de los migrantes, en cambio, no se considera su situación jurídica ni las causas del desplazamiento.

Pero los límites no son siempre tan nítidos. ¿Puede ser por ejemplo la violencia delictiva, como la que azota a la mayoría de los países centroamericanos, equiparable a un conflicto armado?

En Honduras, más de 3.300 personas fueron asesinadas este año. En Guatemala se registra un promedio de 16 asesinatos al día, y El Salvador sumaba más de 2.740 asesinatos hasta fines de octubre, según la Policía Nacional Civil.

La propia Organización Internacional para las Migraciones (OIM) incorpora en su glosario el concepto de “refugiado de facto” para designar a “quienes no pueden o no desean, por razones válidas”, regresar a sus países de origen.

La crisis venezolana

¿Pertenecen a esta categoría quienes escapan de la crisis venezolana? Lo cierto es que la ONU incluyó, por primera vez, a Venezuela en su programa humanitario, que contempla también ayuda para los países que reciben el mayor flujo de venezolanos.

Colombia es el que alberga al mayor número, con un total superior al millón. Le siguen Perú, con más de medio millón y Ecuador, con más de 220.000. Argentina, por su parte, acoge a 130.000; Chile a más de 100.000; y Brasil a 85.000 personas venezolanas, de acuerdo con datos de la ACNUR. En total, estima que el número de emigrantes y refugiados venezolanos supera los tres millones, de los cuales 2,4 millones permanecen en América Latina.

Continúe leyendo aquí

Deja tu Comentario

Comentarios