loading…


¡LO ÚLTIMO! Conozca a los lugartenientes de Diosdado Cabello que son investigados por narcotráfico

Los altos cargos venezolanos bajo sospecha han ocupado estratégicos puestos en los gobiernos de Chávez y Maduro

Las investigaciones de fiscales estadounidenses y la DEA sobre la presunta participación de altos cargos venezolanos en redes de narcotráfico se centra en el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, pero el «número dos» del chavismo no es el único político bajo sospecha. Exchavistas arrepentidos y refugiados en los Estados Unidos también han involucrado en sus denuncias a al menos otros cinco encumbrados dirigentes del gobierno de Venezuela. Casi todos ellos son militares, orbitan en torno a la figura de Cabello y han ocupado estratégicos cargos en las gestiones de Hugo Chávez y Nicolás Maduro.

José David Cabello. Es militar al igual que su hermano mayor, Diosdado. Es el actual ministro de Industrias y además ostenta el influyente cargo de superintendente del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat). Es uno de los funcionarios que fueron acusados de integrar una presunta red de narcotráfico por el exjefe de seguridad de Diosdado, Leamsy Salazar, quien a fines de 2014 rompió con el chavismo y se refugió en los Estados Unidos. Según ha publicado ABC, Salazar dijo ante fiscales federales de Nueva York que el menor de los Cabello sería el responsable de las finanzas del cártel de los Soles, una supuesta organización narco integrada por militares que estaría encabezada por Diosdado Cabello. José David ha ocupado cargos de primera línea en los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, varios de ellos relacionados con los servicios de aduana. Fue director del aeropuerto internacional Simón Bolívar y de la aerolínea Conviasa. Asumió en la dirección del Seniat en 2008 tras la abrupta salida de su antecesor, José Gregorio Vielma Mora, quien había llegado a ser el político mejor valorado de Venezuela por su implacable gestión de los controles aduaneros. En cambio, desde la llegada de José David Cabello, el Seniat fue escenario de algunos escándalos de corrupción. El último tuvo lugar en junio de 2013, cuando el jefe del organismo para la ciudad de La Guaira fue arrestado con cuatro millones de bolívares en efectivo en un piso de Caracas.

Tareck El Aissami. Es el único de los altos cargos chavistas bajo sospecha que no es militar. Dio sus primeros pasos políticos de la mano del profesor Adán Chávez, hermano del difunto exmandatario. Saltó a la política grande en 2007, cuando Hugo Chávez lo convocó a su Gabinete. Un año después, asumió como ministro del Interior y Justicia, cargo que ocupó hasta 2012. El Aissami es el actual gobernador del estado de Aragua y, a sus 40 años, se le considera como uno de los rostros de la «renovación» del chavismo y como una figura en ascenso dentro del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). La peor mancha de su carrera data de 2011, cuando el capo narco venezolano de origen sirio Walid Makled fue arrestado en Colombia y extraditado después a Venezuela. Makled aseguró que había pagado sobornos a El Aissami para enviar cargamentos de droga desde Venezuela. Las acusaciones resultaron especialmente sensibles para El Aissami, quien durante años había presumido de su supuesta lucha contra jefes narcos colombianos. El antecesor de El Aissami en la gobernación de Aragua, Rafael Isea –otro exchavista caído en desgracia y refugiado en los Estados Unidos–, afirmó que Makled revalidó sus acusaciones ante fiscales estadounidenses. El Gobierno chavista desestima las denuncias de Makled bajo el argumento de que corresponden a un narco preso y sentenciado a 14 años de cárcel. Sin embargo, sus revelaciones sí podrían tener valor en las cortes de los Estados Unidos.

Hugo Carvajal. Apodado «el Pollo», este general retirado del Ejército acumula denuncias por sus presuntos vínculos con el narcotráfico y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). En 2008, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos lo incluyó en la «Lista Clinton» por ser sospechoso de colaboración activa con el tráfico de drogas. Walid Makled declaró que «el Pollo» formaba parte de los militares a los que él financiaba. Pero ningún escándalo ha interrumpido la trayectoria de Carvajal como alto cargo en los gobiernos de Chávez y Maduro. Se desempeñó como jefe de la Dirección de Inteligencia Militar entre 2004 y 2011, yfue director de la Oficina Nacional Contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo en 2012. También fue viceministro del Sistema Integrado de Investigación Penal y director general de Contrainteligencia Militar en 2013. Su último cargo fue como cónsul de Aruba. En esa isla holandesa fue detenido el 24 de julio de 2014, por una solicitud de extradición de Estados Unidos. Pero tres días después fue liberado porque el Reino de los Países Bajos admitió la inmunidad diplomática que 48 horas antes un tribunal de Aruba había desconocido. Maduro y Cabello lo recibieron en Venezuela como a un «héroe». Carvajal, que fue destituido del consulado, ahora aspira a ser candidato para diputado en el Parlamento venezolano.

Néstor Reverol. Comandante de la Guardia Nacional, Reverol estuvo supeditado a Tareck El Aissami entre 2009 y 2012. En ese período ocupó cargos como presidente de la Organización Nacional Antidrogas y viceministro de Prevención y Seguridad Ciudadana. Se convirtió en el sucesor de El Aissami en octubre del 2012, cuando lo reemplazó como ministro de Interior y Justicia. Asumió ese cargo a pocos meses de que el exjuez Eladio Aponte Aponte, que está prófugo de Venezuela por presuntamente haber favorecido a narcotraficantes, lo señalara en una entrevista como uno de los aliados del «zar de la droga» en el país caribeño. En junio de 2013, Reverol fue designado como presidente de la la Corporación para el Desarrollo de la Región Zuliana (Corpozulia) y un año después como subdirector del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin). En octubre de 2014, fue investido como Comandante General de la Guardia Nacional, otra institución venezolana con competencias en el decomiso de drogas.

Luis Motta Domínguez. General de la Guardia Nacional Bolivariana y exministro de Defensa, es el militar de más bajo perfil entre los chavistas bajo sospecha. Aunque en 2014 fue designado en un puesto clave: ministro de Estado para la Región Estratégica de Desarrollo Integral (Redi), con competencias sobre cinco estados de la región central de Venezuela. Fue secretario de Despacho de Tareck El Aissami, otro de los altos cargos acusados de presunto narcotráfico, en su gobernación del estado de Aragua. Al igual que El Aissami y Carvajal, Motta Domínguez fue implicado por el Walid Makled en acciones de supuesto tráfico de drogas. A principios de este año, el militar se mofó de las investigaciones de la DEA desde su cuenta de Twitter: «Ya saben: el que quiera su ‘green card’ y vivir en USA para conocer Disney, escoja su líder y acúselo de narco… ¡DEA tours los atenderá, jejeje!». A principios de 2012, Motta Domínguez se vio envuelto en una situación embarazosa cuando se supo que su hijo de 25 años, Luis Alfredo Motta Vargas, le había disparado y había herido de gravedad a otro joven en medio de una pelea en una discoteca.

 

Comentarios

Comentarios

loading...
Resistencia Venezuela
error: Maduro Chupalo !