Las Redes del Narcotráfico Venezolano no tienen parangón

La ONG Observatorio de Delito Organizado, a través de la ex jueza y zar antidrogas Mildred Camero, presentaron un informe titulado “El tráfico de drogas ilícitas en Venezuela”, como parte de una serie de estudios sobre el delito organizado en el país.

Tras la presentación realizada a inicios de marzo, la Sra. Camero indicó que, si bien el crimen organizado incrementó tras la influencia colombiana en el país, durante los últimos años ha crecido de manera exponencial y no por el país vecino, sino por la propia cuenta e impulso que le otorga el gobierno chavista.

Ella comenta que inicialmente la droga era ingresada ilegalmente a Venezuela por grupos civiles, principalmente los carteles de Medellín y Cali de Colombia, y que la participación de nuestras Fuerzas Armadas solo se limitaba a “hacerse la vista gorda” frente al paso de la droga en la frontera, a cambio de recibir sobornos. Adicionalmente, solo aquellos miembros de bajo rango de la Guardia Nacional eran los que se veían inmiscuidos en este tipo de ilegalidades. El informe pone de ejemplo a un grupo de agentes de la GN llamado grupo “Fénix”, el cual operaba a lo largo de la frontera durante las primeras décadas del siglo XXI.

Pero tras la reforma en el año 2005 de la Ley Orgánica Contra el Tráfico Ilícito y el Consumo de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas, esta situación cambió y se agravó. Con ella, se dio paso a que las instituciones militares tuvieran poderes absolutos para investigar los crímenes relacionados con las drogas. Según los informes de la ONG, estas nuevas prerrogativas fueron la piedra angular para el desarrollo de poderosas redes criminales que llegaron a los más altos rangos del Ejército venezolano, redes que son además mejor conocidos como: El Cartel de los Soles.

Camero subraya que, antes de que se aprobaran estas leyes, las únicas instituciones de seguridad que tenían jurisdicción sobre las investigaciones de tráfico de drogas eran el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC) y la Guardia Nacional. Pero, según Camero, aunque algunos miembros de estas instituciones facilitaban el tráfico de drogas, no estaban tan integrados con el crimen como las actuales redes de militares venezolanos corruptos.

Sumado a los grupos militares están los “civiles”, específicamente los llamados “colectivos” que, aunque empezaron siendo grupos que apoyaban la ideología y política del régimen chavista, han incursionado cada vez más en las actividades criminales y se sospecha, por no decir que se tiene la plena seguridad, que esta generación de grupos son estructuras puramente criminales que se ocultan tras una fachada ideológica.

Toda esta situación se profundiza con la crisis económica que viven los venezolanos y la consecuente escasez de productos básicos. Esto ha agravado el tráfico de drogas como método de “redondearse” por lo que diversas actividades ilícitas se han normalizado. “La participación en el crimen se ha vuelto para muchos venezolanos uno de los pocos medios de subsistencia”.

Y para aquellos incrédulos, les refrescamos la memoria acerca de los casos más desvergonzados de los últimos años. Situaciones en los que Venezuela se ve inmiscuida pero no se oye que más ningún otro país resalte por casos tan escandalosos como estos:

  • En el 2013 se descubrió que militares transportaban 1,4 toneladas de cocaína en un avión de Air France que se dirigía de Caracas a París. Esta situación evidenció la participación de militares de alto rango en el narcotráfico a través de las redes de transporte más importantes del país.
  • En el 2014 los Estados Unidos lanzó una acusación contra el entonces jefe de inteligencia militar por sus vínculos con el narcotráfico, conocido como el Pollo Carvajal.
  • En el 2016, el ex director de la Agencia Antinarcóticos de Venezuela, el comandante de la Guardia Nacional, y hoy ministro de Interior, Néstor Reverol, fue acusado formalmente de narcotráfico por el país norteamericano.
  • Diosdado Cabello, también ex militar de bajo rango quien, como todos sabemos, ha ocupado importantísimos cargos civiles desde el año 2000 (diputado y presidente de la Asamblea Nacional, Vicepresidente de la República, Gobernador del estado Miranda, etc.) ha sido catalogado como una figura importante en el tráfico de drogas nacional en reiteradas ocasiones.
  • Dos sobrinos de la “primera combatiente”, Cilia Flores, fueron condenados por un tribunal de Estados Unidos por intentar introducir 800 kilogramos de cocaína al país, a través del uso del Hangar Presidencial en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar. Estos, además, también hicieron eco de los rumores respecto a la participación de Diosdado Cabello en el narcotráfico en Venezuela y de ser uno de los principales líderes del Cartel de los Soles.
  • Asimismo, en esa misma prueba que delataba la conversación sostenida entre los sobrinos con un informante confidencial, uno de ellos señaló que el comercio de drogas del país está repartido entre el Cartel de los Soles y “ejecutivos del Gobierno”.
  • Finalmente, en febrero de este mismo año, Estados Unidos sancionó al actual vicepresidente de la República, Tareck El Aissami, por su presunta participación en el tráfico de drogas. Su nombre se convierte así en la más reciente añadidura de una larga lista de poderosos funcionarios venezolanos, tanto militares como civiles, que parecen tener estrechos vínculos con el narcotráfico en Venezuela.

Comentarios

Comentarios

loading...
error: Maduro Chupalo