loading…


Las propiedades en Manhattan y Florida del testaferro de Diosdado Cabello

A Rafael Alfredo Sarria, quien sería testaferro del presidente de la asamblea nacional constituyente, se le incautaron varios bienes

El lujoso jet de 20 millones de dólares incautado en Florida no sería la única propiedad que Rafael Alfredo Sarria Díaz estaría escondiéndoles a las autoridades de Estados Unidos, y que se habría adquirido con dineros procedentes de actividades de corrupción y narcotráfico ligadas al segundo hombre más poderoso de la dictadura venezolana, Diosdado Cabello.

Reporteros de El Tiempo encontraron 14 suntuosas propiedades ligadas al señalado testaferro de Cabello, ubicadas en al menos tres países y que se habrían adquirido con recursos ilícitos que llevaron a Washington a abrirles un expediente en la temida Lista Clinton.

En efecto, dos de los inmuebles que están a nombre Sarria, empresario venezolano de 52 años, se ubican en exclusivas zonas de Florida y Nueva York. Uno es un condominio en Boca Ratón, muy cerca de concurridas zonas comerciales y varios campos de golf.

Casa de Rafael Sarría Boca Ratón en Florida, Estados Unidos

Y la otra, tal vez la más lujosa, fue hallada en pleno corazón de Manhattan. Es un apartamento situado en el décimo piso de un pomposo edificio de Park Avenue, precisamente una de las zonas mejor avaluadas de toda la Gran Manzana.

Apartamento de Sarria en un edificio de Park Avenue, en pleno corazón de Manhattan, Nueva York

Lo que creen los investigadores del Departamento de Estado es que estas propiedades se adquirieron a través de la triangulación y lavado de activos por medio de tres empresas de Sarria y que ya fueron intervenidas.

El Tiempo estableció que se trata de las firmas SAI Advisors Inc., Noor Plantation Investments LLC y 11420 Corp, que desde por lo menos el 2010 le han servido de fachada al señalado testaferro de Cabello para adquirir inmuebles, realizar inversiones y hasta explotar nuevos escenarios comerciales en otros países.

“Los dos han mantenido una relación comercial ilícita desde al menos 2010, cuando Sarria y Cabello tenían sociedades y corporaciones en Panamá, y Sarria poseía varias propiedades inmobiliarias en Florida que se registraron con su propio nombre”, dijo el Departamento del Tesoro.

Precisamente, según supo este diario, fue a través de estas compañías que con plata producto del narcotráfico y la corrupción de la dictadura venezolana se adquirieron dos lujosos viviendas en España, específicamente en la comunidad de Madrid.

Uno está ubicado en La Moraleja, zona en el norte de la capital española, a 20 minutos en carro del centro de la ciudad, caracterizada por tener grandes conjuntos de casas con piscina y amplias zonas verdes. Y la otra está a 15 minutos del centro, en el oriente de la ciudad, en el área residencial conocida como calle de la Peña Pintada. Las otras propiedades están en territorio venezolano.

Esta es la ubicación de la casa en Madrid, España, de Rafael Sarría

De hecho, a nombre de Rafael Sarria figura el avión incautado este martes en Florida, de matrícula N488RC y avaluado 20 millones de dólares.

El Tiempo rastreó esa matrícula y halló que es de procedencia israelí, que fue adquirido por la empresa Averuca C.A., que precisamente figura en territorio venezolano a nombre de Sarria Díaz. También encontró en sus bitácoras de vuelo nexos con entidades bancarias de Utah que ahora son objeto de vigilancia para determinar si en ellas también hay recursos de la dictadura.

Si bien en un primer barrido no se han encontrado viajes hacia territorio colombiano, las autoridades nacionales también continúan analizando este aspecto para poder descartar completamente que haya entrado alguna vez al país o que Sarria tengan vínculos comerciales o financieros en territorio nacional.

El otro de los Sarria Díaz vinculado a la Lista Clinton, Edgar Alberto, es un empresario de 42 años que, además, tiene pasaporte e identidad de España. Incluso.

Con información de: El Nacional

Comentarios

Comentarios

loading...
Resistencia Venezuela
error: Maduro Chupalo !