Las 15 mafias que Nicolás Maduro prometió eliminar y no pudo

Si Hugo Chávez utilizaba la palabra oligarca para definir al adversario, Nicolás Maduro ha decidido sustituirla por “mafia”, quizás porque ahora hay más oligarcas en el chavismo que en la acera de la oposición. Y también porque la crisis económica heredada y engordada en los últimos años, ha golpeado al gobierno en tantas áreas, que a Maduro no le ha quedado otra que inventarse un enemigo por cada una, conformando entre todas una gran banda de malucos que lo mantienen a la defensiva y , por lo visto, le han ganado en todas y cada una de las batallas que se ha inventado el Presidente.

Porque desde el año 2015 la palabra mafia la viene utilizando Maduro para definir a su enemigo. En julio, por ejemplo, le declaró la guerra a la mafia de la delincuencia, cuando anunció el Operativo Liberación del Pueblo y desde el Ministerio de la Defensa pidió apoyo “para combatir las mafias de criminales, secuestradoras, conspiradoras y asesinos”.

Al año siguiente, las mafias se reprodujeron, al menos en el discurso presidencial. Porque en 2016 hubo primero una “mafia del contrabando” que llevó a recoger toda la existencia de los billetes de 100 porque “organizaciones contratadas por el Departamento del Tesoro norteamericano, con la finalidad de sacar el dinero del territorio nacional y asfixiar el sistema financiero” se habían llevado más de 300 millardos de bolívares en esos billetes. Maduro mandó a cerrar la frontera con Colombia por 72 horas “para poder perseguir a todas esas mafias que funcionan del lado colombiano y venezolano, para que se les queme el billete allá…”. Como sabemos, hubo disturbios, muertos en protestas, millares de venezolanos desesperados haciendo colas para entregar los billetes en los bancos, millares de venezolanos quemando los billetes. Y dos años después, el Banco Central prorroga la existencia del billete y las presuntas mafias siguen tan campantes.

En diciembre Maduro prometió lo mismo que hoy, cuando anuncia la toma de los Mercados populares para acabar con la mafia de los alimentos. Solo que entonces los encargados de combatirla eran nada menos que generales la Fuerza Armada Bolivariana quienes iban a “cortarle las redes a las mafias que dominan la distribución y comercialización de productos de consumo masivo”. Y poco después, nacieron los Generales del Arroz y las Caraotas y etc. Todos derrotados en silencio, porque el alza de los alimentos siguió en pie.
Pero las mafias no solo se quedaron con la comida, sino que también se dedicaron a vender medicinas. Al extremo de que el presidente anunció la existencia de una al interior del sistema 0-800SALUD. ” Hubo corrupción en el recién creado Sistema de Distribución de Medicinas 0800-Salud Ya. Se creó una mafia interna. Descubrimos que están falsificando récipes y bachaqueando medicinas”.

Ese año, sin haber derrotado a ninguna, Maduro anunció que “hay que cortarle las manos a las mafias panaderas y a las mafias del trigo que tienen al pueblo sufriendo”. Y rodeados y gobernados por mafias, llegamos al 2017 cuando el presidente anunció que ya era la hora de ponerle fin a las mafias dentro de Pdvsa y que el gobierno de Estados Unidos estaba detrás de un plan que tenía como objetivo paralizar la industria petrolera nacional. Dijo que también había mafias internas en las refinerías para sabotear la producción y acusó al presidente de Argentina Mauricio Macri porque era “una rata, el padrino de la mafia de la derecha fascista”. Aunque el año anterior lo era el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos.

De mafia en mafia

Este año 2018 la reproducción de las mafias ha sido creciente. El presidente Maduro ordenó el cierre de las comunicaciones con Aruba, Curazao y Bonaire porque las mafias “se estaban llevando el oro del país de manera ilegal y lo legalizan allá. Se llevan el coltán, se llevan los diamantes, se llevan todos los productos alimenticios”, dijo el jefe de la Revolución Bolivariana sobre las “mafias”, a las que responsabilizó también de los robos de cobre a los que el chavismo atribuye los constantes apagones en Venezuela. También prometió que si ganaba con 10 millones de votos le “ganaría la batalla a las mafias económicas” y que le pondría los ganchos a los mafiosos en tres semanas luego de su elección.

“Tengan el apellido que tengan, estén donde estén, los iré a buscar y los desmembraré uno por uno, sus tentáculos de robo al pueblo”, amenazó.

Aunque el gobernador del Zulia, Omar Prieto, también ha aportado lo suyo y ha amenazado con hacer desaparecer de su estado las mafias de los hospitales:

“Mi mensaje a las mafias que operan aquí, que sacan los medicamentos en las camillas como si fueran paciente, a las que esconden los medicamentos en los techos, a las que esconden los medicamentos debajo del piso, les digo: ¡Escóndanse ustedes en la camilla y debajo del piso! porque donde estén los vamos a buscar (…)”.

Aunque ya el presidente Maduro había detectado mafias zulianas en mayo, cuando alertó sobre las que estaban detrás de las frecuentes fallas eléctricas:

“Tenemos identificados a una élite que estuvo al frente de Enelven (compañía eléctrica regional) y he ordenado en el plan contra las mafias que los busquen y les pongan los ganchos y vayan presos los que dirigen la guerra eléctrica, sin contemplaciones”, dijo Nicolás Maduro.

De manera que el anuncio de una nueva mafia al interior de los Mercados municipales caerá en estas mismas estadísticas, donde de las más de 15 mafias que el presidente ha dicho va a combatir, todas siguen vivitas y coleando. Incluyendo una que Maduro no menciona, la mafia de los CLAP. Esas que, como lo ha develado en todas sus rincones el portal Armando.Info, funciona en varios países y se ha enriquecido aceleradamente a costa del hambre de los venezolanos.

Con información de: El Cooperante

Comentarios

Comentarios

loading...
error: Maduro Chupalo