“La Madame” buscaría negociar por temor a ser extraditada

Noticias
Comparte esta noticia en:

EL HERALDO conoció que la protagonista de la operación Vesta I y II, Liliana Campos –capturada en julio pasado tras ser señalada por la Fiscalía como cabeza de una red de prostitución de mujeres–estaría buscando junto a su abogado un acuerdo con la Fiscalía, pues podría ser extraditada. Algunas de las menores que, supuestamente, integraban la red que ella dirigía habrían salido del país con la complicidad de esta mujer que al parecer contactaba los clientes internacionales y orquestaba la salida de las menores con complicidad de algunas autoridades. Así lo reseña elheraldo.co

Tras conocerse las capturas de algunos integrantes de su familia, esto habría quebrantado la postura de la mujer que hasta ahora se había mostrado fuerte ante los medios. Antes de las detenciones de sus más cercanos, Liliana se había dedicado a negar todas las acusaciones en su contra, sobre todo aquellas en donde las autoridades aseguraban que en el negocio que lideraba habría implicados menores de edad.

Las capturas de su padre Carlos Campos y su esposo Gustavo Ruiz, a quienes les fueron imputados los delitos de trata de personas y concierto para delinquir, habrían vuelto a ‘enredar’ los argumentos de su defensa. Es por esto que, al parecer, habría tomado la decisión de hacer un acuerdo con las autoridades. Sin embargo, aún se desconocen los detalles del mismo.

La Madame, que impregnó la cárcel distrital de mujeres en Cartagena con el aroma a Coco Mademoiselle de Chanel, y la que alzó la frente para decir que ninguna de sus trabajadores era menor de edad, parece que el encierro, la soledad, la culpa de ver a su familia implicada en su caso y los consejos de su abogado la han hecho bajar la guardia y manejar un bajo perfil.

Hace poco rechazó dos entrevistas: Una con el canal internacional Univisión, y otra con un programa de crónicas periodísticas de un canal chileno. Ahora se le ve más calmada, menos airosa y más callada. Sus días los dedica al tema de rehabilitación carcelaria, donde enseña a las internas a maquillarse, hablar fluidamente y hasta cómo sonreír. Dicen que hace más ejercicio y que se le ve más entregada también al tema religioso.

Pero las prohibiciones para ella no son un tema de las autoridades. EL HERALDO supo que fue la misma Liliana quien dio la orden de restringir sus visitas a los particulares, solo la acepta si son sus familiares más cercanos y su abogado. El tema de la prensa y las entrevistas parece haber quedado atrás también para ella, quien en un principio se exhibía como cualquier celebridad de moda ante las cámaras de los medios de comunicación de la ciudad y del país, que la registraron en el reinado de la convivencia que se realiza anualmente en el penal.

Por su parte, los familiares de Liliana Campos aseguraron a este medio que el caso en su contra no es más que un “sofisma de distracción que usan las autoridades para desviar la atención de la ciudadanía frente a los casos de corrupción que sacuden al país”.

Deja tu Comentario

Comentarios