La hiperinflación venezolana alcanza un nuevo récord de 4.000 %

Venezuela se ha vuelto casi imposible, ya que la hiperinflación continúa ascendiendo a niveles sin precedentes de casi 4,000 por ciento.

En un año, el precio de los productos básicos en Venezuela ha aumentado casi un 4,000 por ciento, forzando a muchos venezolanos a sobrevivir con los salarios más bajos en la región. La gente hurga en la basura, y los más débiles y pequeños mueren de desnutrición. El país ha caído en un desastre humanitario debido a las políticas económicas del régimen socialista que ha causado el colapso de la única moneda legal, el bolívar.

Mientras tanto, el valor del dólar aumenta o sigue siendo fuerte a pesar de que solo está disponible en el mercado negro. Hasta la penúltima semana del mes de noviembre, los venezolanos pagaban 81,759.98 bolívares por cada dólar. A principios de este mes, un dólar estadounidense valía 41,000 bolívares, mientras que a principios de este año, solo se necesitaban 3,100 bolívares para comprar un dólar.

Las políticas económicas de Hugo Chávez y Nicolás Maduro respectivamente se basaron en los controles de precios y cambios que han creado una escasez sin precedentes y han fortalecido el mercado negro. Los cambistas del mercado negro venezolano se colocan junto a largas colas de personas que esperan obtener productos regulados a precios subsidiados y luego los revenden a precios exorbitantes que obligan a los ciudadanos a comprarlos a precios más altos sin competencia.

 

Un futuro desolador

La hiperinflación se debe a la ausencia de ingresos reales, y a una fuerte caída en la producción de la petrolera estatal PDVSA por debajo de los dos millones de barriles. Venezuela produce solo el 30 por ciento de los alimentos que necesita, y no tiene dólares para pagar sus deudas. No puede permitirse importar alimentos y medicinas. Tiene la inflación más alta del mundo, está aislado y el régimen no tiene una estrategia para enfrentar ninguno de estos problemas, por lo que el panorama del país es desolador.

La situación en Venezuela se encuentra entre los peores casos de inflación en la historia mundial. Hungría, entre agosto de 1945 y julio de 1946, vio su moneda perder valor tan rápido que los precios se duplicaron cada 15 horas y la inflación diaria fue del 207 por ciento. Zimbabue también tuvo un caso grave, con una inflación diaria del 98 por ciento entre marzo de 2007 y noviembre de 2008.

Comentarios

Comentarios

loading...
error: Maduro Chupalo