Kamel Salame, un padre ejemplar secuestrado por la narcotiranía

Presos Políticos
Comparte esta noticia en:

Pronto será el día del padre y nuevamente Kamel lo pasará en una fría cárcel venezolana siendo inocente, mientras sus hijas siguen llorando su ausencia y clamando por su libertad.
El 28 de noviembre de 2008, Nati y Titi, quienes para la fecha tenían apenas siete años fueron traumatizadas ante la injusta detención de su papá. Su hogar fue violentado vilmente, por unos agentes quienes les arrebataron a su héroe y las condenaron a visitar cualquier cárcel del país, por muy peligrosa que sea, para lograr ver aquel hombre a quien consideran su amigo, confidente y compañero de vida; pues a pesar de ese encierro, en donde ha sido torturado física y psicológicamente, les levanta el ánimo y hasta las hace reír.
Sin duda, la personalidad risueña y jovial de Kamel fueron, entre muchos otros, factores que le hicieron ganar la simpatía de los yaracuyanos quienes cansados de tantos politiqueros le pidieron que se lanzara para la alcaldía, lo cual, luego de un profundo análisis junto a sus familiares y amigos decidió aceptar para así seguir ayudando a su gente.
Kamel nació en San Felipe, Estado Yaracuy el once de abril de 1966, es descendiente de una familia de libaneses y muy trabajadora con quienes desde muy temprana edad aprendió a ganarse el sustento, por lo que desde muy joven se independizó económicamente y con su propio dinero pudo socorrer a muchas personas que acudían a él en momentos de necesidad y con la certeza de que serían atendidos.
Al aceptar el compromiso de lanzarse como candidato a la alcaldía en las elecciones del 2008 dedicó todo su tiempo y esfuerzo en realizar una campaña cargada de labores sociales en la que junto a los vecinos salía a limpiar las calles, recuperar las canchas, las plazas y demás lugares públicos olvidado por el gobierno.
El día de las votaciones logró hacerse con la mayoría de los votos pero inexplicablemente luego de un bajón de luz los resultados cambiaron. A los tres días Kamel denunció fraude y veinte cuatro horas después tanto él como su grupo político fueron detenidos y expropiados de todos sus bienes.
Kamel fue despojado incluso de su vivienda principal en donde habitaban sus niñas quienes fueron arrojadas a la calle entre llantos de espanto. “¡¿Dónde está papá?!”, preguntaron las gemelas desesperadas en medio de aquel caos que marcó sus vidas para siempre.
A diez años de aquella tragedia, sus familiares, amigos, vecinos y defensores de los Derechos Humanos nos unimos al grito de esas jóvenes que hoy siguen preguntando por su padre y quienes anhelan tener la libertad de dormir entre sus brazos, ir al cine, al parque y recorrer esas tierras yaracuyanas e intentar recuperar el tiempo robado por unos desalmados.

#QueSeHagaJusticia #LiberenAKamel #LiberenATODOSlosPresosPoliticos
Sígueme en las redes: @nasbly

 

Deja tu Comentario

Comentarios