loading…


Jose Jesus Zambrano Lucero de gerente de botiquín en Puerto La Cruz a banquero del narcotrafico

José “Chacho” Zambrano, ex Presidente del quebrado  Banorte, no llegó en solitario a la cúspide empresarial. Varios habrían sido sus “colaboradores”. Su camino hacia la fortuna comenzó de la mano del banquero prófugo Cedeño, quien hoy dice no recordarlo.
César Augusto Guillén, sobrino de un ex Ministro le habría aperturado a Zambrano las puertas del más alto nivel de negocios en Venezuela, y habría sido quien le propuso comprar el Bolívar Banco, lo que no pudo concretar, pese a las presiones a favor por parte del Ministro en referencia.
Zambrano terminó uniendo fuerzas con Víctor Gill y Álvaro Gorrín, ambos fuertes rivales comerciales de Cedeño; preparandole el terreno al no menos célebre Ricardo Fernández Barrueco, supuestamente como parte de un mismo plan, en el que Fernández compraría Bolívar, Canarias y Confederado, mientras que Zambrano el Federal.
UNA DÉCADA BASTÓ PARA QUE JOSÉ DE JESÚS ZAMBRANO LUCERO PASARA DE SER EMPLEADO A DUEÑO DE EMPRESAS, BANCO, SEGURO Y UN EQUIPO DE BALONCESTO.
Una década bastó para que José De Jesús Zambrano Lucero pasara de ser empleado a dueño de empresas, banco, seguro y un equipo de baloncesto. Pero no sólo su billetera y cuentas bancarias cambiaron en una década. Su preferencia política también tuvo un salto. En 1998 era dirigente del partido Proyecto Venezuela en el estado Anzoátegui, organización por la cual quedó como diputado suplente al Congreso Nacional, al que sólo se incorporó entre mayo y junio de 1999. Cinco años después, se convirtió en uno de los líderes de los empresarios que simpatizaban con el proyecto revolucionario e impulsor de proyectos que contaban con el apoyo del Gobierno nacional, como la construcción de la planta de fertilizantes Fertiplan. El Chacho. A Zambrano todavía hay gente que lo recuerda como el muchacho del almacén El Imán, ubicado en Barcelona (Anz). Ramón Mejía, hijo del fundador del establecimiento comercial, cuenta que su padre lo empleó en la tienda. “Éramos de la misma zona, Camino Nuevo de Barcelona. A veces salíamos con mi hermano a fiestas. Después él se fue a estudiar y nos veíamos esporádicamente”, comenta. (…) Mejía se enteró de la transformación en la vida del Chacho, como lo conocen en Anzoátegui, debido a que algunos amigos en común se acercaban a El Imán para contarle que Zambrano había aparecido en la prensa como dueño de Banorte, de Seguros Bancentro -que cambió el nombre a Zuma Seguros- y de Marinos de Anzoátegui, lo que no dejó de sorprenderlo y de cierta forma alegrarlo.  La decisión de un tribunal de Anzoátegui de febrero de 2005, que sentenció el divorcio entre Zambrano y Kalyna Gómez Brito, con quien contrajo nupcias en 1998, refleja que no hubo en ese entonces bienes que repartir entre la pareja, que convivió, según el documento, sólo un año pues en el 2000 introdujeron la separación de cuerpos. Mejía dice que las pocas veces que habló con Zambrano, supo que una empresa aseguradora norteamericana lo había nombrado su representante en Anzoátegui. “Después tuvo una tasquita en Puerto La Cruz”, apunta antes de agregar que su amigo de la adolescencia viene de una familia que en un principio no tenía dinero. “El papá, que se llama como él, José Zambrano, trabajó en el departamento de sucesiones del Ministerio de Hacienda (hoy Finanzas). Una amistad. Cuando José Zambrano padre trabajaba en el ministerio conoció a Don Adriano Adrián La Rosa, quien construyó el Cristo de Jose y era el propietario de los terrenos donde funciona el Criogénico. Esa relación añeja fue utilizada por el Chacho para hacer un negocio. “Un día se presentó en casa de Don Adriano diciendo que él era el hijo de un gran amigo suyo. Zambrano le propuso comprarle un terreno que queda al lado del Criogénico de Jose para construir allí la planta de fertilizantes Fertiplant. Después logró convencer a Don Adriano para que le firmara los documentos de venta de las tierras, con la idea de que él así tramitaría un crédito internacional que serviría a su vez para cancelar el pago por las tierras. Si bien es cierto que realizó unos abonos, nunca dio todo el dinero”, contó un familiar del empresario que falleció en 2008, a los 95 años. Los hijos de Don Adriano intentaron completar el pago por las tierras, las cuales se encuentran a nombre de Enhestar, una empresa de servicios petroleros con sede en Anzoátegui y que era presidida por José Zambrano, les aseguró a los herederos que estaba a la espera del crédito para cancelar la deuda. “Pero no se ha sabido más nada de él desde el momento en que intervinieron el banco”, dijo el familiar de Don Adriano. La construcción de la planta de fertilizantes era uno de los proyectos que exhibía Zambrano para fortalecer su imagen de empresario revolucionario, la cual comenzó a forjar tras un viaje a Asia en una comitiva presidencial a principio de la década pasada. En septiembre del 2000, el presidente Hugo Chávez, en el marco de la firma de un convenio con Japón, anunció la firma de un contrato de suministro de 60 millones de pies cúbicos de gas natural, entre Pdvsa y Enhestar, para la producción de fertilizantes. Cuatro años más, en 2004, en el Ministerio de Comunicación e Información (Minci) presentaría la construcción de la planta como uno de los proyectos banderas para 2005 con la finalidad de atacar el desempleo en Oriente. “José De Jesús Zambrano señaló que el proyecto Fertiplan representará para el país en el año 2005 una inversión privada de aproximadamente mil millones de dólares y generará un impacto directo en la economía nacional y regional de 12 mil 500 empleos, de los cuales 3 mil 500 serán directos y 9 mil indirectos”.Enhestar, en 2002, recibió la concesión por 20 años para la explotación de sal en una laguna artificial en Araya, de parte del Municipio Cruz Salmerón (Suc). Cuatro años después, en 2006, la misma corporación fue seleccionada por Pdvsa, junto a 12 compañías, para la construcción de 27 taladros, proyecto inconcluso. En las grandeligas. Serían los negocios con bancos y aseguradoras los que lo ubicarían en las alturas de los ejecutivos financieros. De Anzoátegui, Zambrano dio el salto a Caracas donde asume una dirección en el Banco Canarias, dirigido por Eligio Cedeño, hoy prófugo de la justicia venezolana por el caso Microstar; y Carlos Gill, banquero de origen paraguayo, quien era el anterior dueño de Banorte y de Seguros Bancentro. La primera gran compra la realiza el Chacho en julio de 2007, cuando adquiere Seguros Bancentro, empresa que había sido valorada en $9 millones ese mismo año. 12 meses después adquiriría por $52 millones Banorte. Luego de comprar Banorte se involucraría en una negociación por el equipo de baloncesto Marinos de Anzoátegui. Fernando Peñalver, reportero de esa especialidad deportiva de Últimas Noticias, recuerda que la sorpresa ocurrió en la convención de la Liga Profesional de Baloncesto realizada en Margarita en agosto de 2008. El antiguo dueño del equipo, Domingo Cigliriano, anunció a los otros propietarios de equipos que había vendido Marinos a Zambrano, lo que provocó incomodidades entre los demás dueños, porque una acción como esa debería ser aprobada por la Liga. Horas después Zambrano conversó con los reporteros y recordó su afición por los Marinos y las penurias que había pasado para poder ver un juego en el gimnasio del equipo, el Luis Ramos, la Caldera del Diablo, de Puerto La Cruz. Para convertirse en dueño, el Chacho habría pagado $4 millones. Luego,cuando Marinos ganó a Cocodrilos de Caracas la final del campeonato, Zambrano celebró junto a su equipo en la Caldera del Diablo, bañado por la gloria del quinteto campeón. La caída. Así como subió a lo más alto con el triunfo de Marinos, caería al vacío cuando el Gobierno nacional decidió, intervenir el Banorte debido, entre otras razones, a la iliquidez del banco y a que su propietario no había podido demostrar el origen de los recursos que empleó para comprar la entidad. Una fuente del área financiera , la caída de Banorte ocurre cuando los entes del Estado retiran los recursos depositados en el banco. Esa entidad, en agosto de 2009 entregó créditos de hasta BsF 6,8 millones a cinco empresas fantasmas (ÚN, 18-04-2010). De sus empresas, se conoció que Zuma Seguros cambió de presidente. Oscar Freites, aliado de Zambrano, fue sustituido por José Luis Díaz. (…) De la empresa Enhestar sólo se conoció que está suspendida en el Registro Nacional de Contratista, mientras que Banorte pasó a manos del Estado y hoy forma parte del Banco Bicentenario. En noviembre (2009), Zambrano se preparaba para otro salto, pues pretendía comprar el Banco Federal, con lo cual sumaría más de 250 agencias en todo el país. Además, con $750 millones que levantó el Grupo Zuma en su oficina en Nueva York, se ampliaría a otros países, incluyendo Panamá, donde ya era dueño de Seguros Premier. Sin embargo, la intervención de Banorte le quitó el impulso.

De regente de botiquín en Puerto La Cruz a banquero del narcotrafico

pic6061
Las autoridades colombianas y norteamericanas tendrían bien adelantadas las investigaciones en relación a los “socios” que supuestamente tenía en Venezuela el narcotraficante recientemente preso Daniel Rendón Herrera, alias “Don Mario”. En la tenebrosa red de narcotraficantes aparecerían presuntamente señalados altos funcionarios públicos venezolanos, entre ellos, algunos jefes policiales. “Don Mario” estaría dispuesto a revelar la identidad de sus socios venezolanos a las autoridades norteamericanas, a cambio de beneficios procesales, inmunidad y protección. Uno de los aspectos más alarmantes es que “Don Mario”, supuestamente es vinculado a un pequeño banco venezolano, a través de el cual eran legitimados buena parte de sus capitales de oscura procedencia. Dicho banco pertenecería, al menos en el papel, a un antiguo vendedor de parrilladas de apellido Zambrano, quien también presentó un botiquín en la ciudad de Puerto La Cruz (estado Anzoátegui), de donde pasó a trabajar al área de seguros, para luego aparecer en lo más elevado de la pirámide “boliburguesa” como propietario de un banco de reciente creación que presuntamente le compró a unos conocidos hermanos vinculados al mundo político venezolano. Zambrano sería el testaferro de poderosos miembros del oficialismo en Venezuela. Entonces se habló sobre un barco que salió repleto de cocaina una marina de la ciudad de Puerto La Cruz y fue detenido y Abordado en aguas internacionales por el servicio de guardacostas norteamericano. En este escándalo estarían presuntamente implicados “boliburgueses” que habitan en la zona norte de Anzoátegui, en su mayoría relacionados con las alturas del poder en Venezuela y con Zambrano .
El Chacho ladrón . 
El meteórico ascenso económico de José “Chacho” Zambrano causó estupor en el estado Anzoátegui. Zambrano regentaba, años atrás, un botiquín en la parte alta de una vivienda ubicada a pocos pasos de una televisora local. Los fines de semana Zambrano atendía una venta de parrilla en la vía que comunica a los estados Sucre y Anzoátegui, en los linderos del Parque Nacional Mochima. Zambrano ingresó al mundo de los seguros como un sencillo corredor, hasta que su suerte cambió y formó parte de la comitiva presidencial venezolana que viajó por primera vez a China.De regreso supuestamente habría llegado a acuerdo con Diosdado Cabello y fungiendo como uno de sus presuntos testaferros logró adquirir Banorte, que era propiedad de los hermanos Gil y del empresario Umberto Petricca. Pocos meses después José “Chacho” Zambrano también se convierte en accionista principal de un conocido equipo de baloncesto profesional. Dicha adquisición fue ampliamente difundida y reseñada por los medios de comunicación en Venezuela.
También  Zambrano pujo por adquirir la misma televisora regional de la que años atrás fue vecino.

Dentro de Banorte los empleados sufrieron los padecimientos de la permanente vigilancia y espionaje por parte de Zambrano. En la entidad bancaria se grababan  las conversaciones telefónicas de sus empleados, además de cámaras y micrófonos ocultos que servirían para saber también lo que éstos hacían .

Desde hace algún tiempo la DEA investigaría a José Zambrano y buscaba elementos para congelar las cuentas bancarias que pudiera tener en territorio norteamericano. En este sentido, 2 conocidos e influyentes personajes vinculados a la DISIP y a la DGIM investigaban  a Zambrano desde hace meses atrás, con la supuesta intención de cobrarle una alta “vacuna”. Estos dos ex funcionarios de Inteligencia estaban asociados y recientemente se habrían separado, producto de una disputa. Luego de la ruptura, uno de ellos se habría quedado con un costoso avión que presuntamente ambos habrían comprado en sociedad.

El otro seguiría pisándole los talones a José Zambrano. Se especula que los tres podrían estar relacionados con el lavado y legitimación de capitales y en la venta de armas a la guerrilla colombiana, motivo por el cual también serían investigados por las autoridades norteamericanas. Dichas armas ingresarían a las costas venezolanas a través de contenedores que son camuflados en la parte externa de los cascos de los barcos cargueros, y supuestamente serían retiradas por buzos.

Uno de los antes mencionados ex jerarcas de la Inteligencia venezolana negociaría desde hace algún tiempo con el gobierno norteamericano, para supuestamente vender a su antiguo socio y a Zambrano. Ya el mismo habría sostenido encuentros en islas del Caribe con funcionarios del gobierno federal norteamericano. Su intención sería negociar visas para él y para su familia, e inmunidad y protección. Todos temen que en cualquier momento puedan ser capturados por las autoridades federales norteamericanas en cualquier país del Caribe, Centro o Suramérica durante su paso por alguno de estos destinos.

Tenemos un voluminoso dossier que respalda lo aquí expuesto y que en los próximos días iremos decantando. La aeronave a la que hicimos referencia anteriormente, habría sufrido recientemente un cambio de siglas.

Cuenta la leyenda .
En el mundo de los negocios y de las finanzas venezolanas, ya no es un secreto para nadie que el banquero Nelson Mezherane, fue obligado a vender el Banco Federal. Dada la situación insostenible que se reflejaba en los últimos balances de la entidad financiera, la Superintendencia de Bancos, a cargo del capitán Edgar Hernández Behrens, colocó al hombre de negocios entre la disyuntiva de vender o ser intervenido. Fue el final de una intensa arremetida emprendida en el alto gobierno, que se inició con el retiro de todas las colocaciones oficiales y su migración hacia un banco de “segundo piso” llamado “Baninvest”, cuyos principales accionistas son el teniente Arné Chacón Escamillo, hermano del teniente Jesse Chacón Escamillo, vicepresidente Jesse Chacón Escamillo y Pedro Torres Ciliberto, operador financiero de la familia Rangel Avalos. La operación “envolvente” continuó con la campaña de desestabilización e intrigas que contra el Banco Federal desató el ex vicepresidente y parte interesada en la futura compra, José Vicente Rangel, desde su programa de televisión. Auge el precio real de la venta sigue siendo un misterio, se estima que Mezherane recibió un total de setecientos millones de dólares de manos del nuevo comprador, José Jesús Zambrano Lucero, un ex vendedor de seguros y ex dependiente de la tienda “El Imán”, en Barcelona, estrechamente vinculado a la alta dirigencia gubernamental y a los negocios del régimen.
EL NUEVO MAGNATE
En enero del año 2007, José “Chacho” Zambrano, ya metido de lleno en las altas finanzas bolivarianas, se acercó donde su ex jefe Eligio Cedeño y en nombre de César Augusto Guillén, sobrino del entonces ministro del Interior Pedro Carreño Escobar, le propuso comprar el Banco Bolívar. Zambrano trabajó para Cedeño en el Banco Canarias, aunque su vinculación estrecha fue con el banquero de origen paraguayo Carlos Gill Ramírez, entonces accionista de ese banco, al igual que Alvaro Gorrín, ambos archi rivales de Cedeño. Mediante transacción judicial realizada ante el juzgado duodécimo de primera instancia en lo civil y mercantil de Caracas, expediente 25.898, Zambrano, actuando en nombre de Gill Ramírez, decidió saldar una vieja deuda que ambos habían contraído con Cedeño, a raíz de la salida de éste del Banco Canarias. Según consta en el expediente, en ese acto judicial Zambrano hizo un pago único a Cedeño por la cantidad de cinco millones seiscientos treinta y seis mil novecientos ocho bolívares fuertes con treinta y tres céntimos (Bs.F. 5.636.908,33) “manifestando las partes nada tener que deberse entre ellas por ninguna causa o razón, acordando y solicitando las partes el levantamiento de las medidas decretadas en la presente causa”. Ya para la fecha Zambrano aparecía como el nuevo dueño “Seguros Bancentro” (ahora “Zuma Seguros”) y el banco “Banorte”, adquiridos a su socio y mentor Carlos Gill Ramírez, como parte de la nueva ola de fusiones y compras de entidades financieras registradas en la “revolución” bolivariana. El Banco Federal controlo 3,09% del total de los depósitos del sistema financiero y 2,47% de la torta de créditos y Banorte solo contaba con 0,38% de los depósitos y 0,99% de los créditos, aunque se estimaba que ambas instituciones crediticias comenzarían a ser reflotadas con fuentes inyecciones de dinero, provenientes de las apetitosas colocaciones bancarias bolivarianas, así como de los negocios derivados de los “petro bonos” y demás papeles oficiales. De la compra del “Federal” quedan excluidas las acciones que este banco y Nelson Mezherane tenían en la televisora “Globovisión”.
 LOS GRANDES NEGOCIOS 
La compra del “Federal” coincidió con la adquisición de “Canarias”, “Bolívar” y Confederado”, por parte del magnate bolivariano Ricardo Fernández Berrueco, también conocido como el “Zar de Mercal” o el “Rey del Atún”, vinculado estrechamente a la familia Chávez Frías. También la adquisición del “Banco Real” y “Seguros La Previsora”, por parte del dúo Torres Ciliberto-Chacón Escamillo. El banquero José Zambrano, al igual que otros magnates bolivarianos como Wilmer Ruperti y Tobías Carrero, también ha incursionado en el negocio deportivo mediante la adquisición de la franquicia “Marinos de Oriente”. Ha anunciado que creará una red de doscientas treinta agencias bancarias y aspira comprar nuevos activos en Venezuela, Colombia, Brasil, México, República Dominicana, Argentina, Chile, Ecuador, Perú y Panamá, donde había adquirido “Seguros Premier” y una financiadora, como parte de una arrolladora carrera donde el dinero, el máximo afán de lucro y los grandes negocios se entremezclan con la política, sin importar que ésta aparezca disfrazada bajo el paradójico nombre de “socialismo del siglo XXI”.

Comentarios

Comentarios

loading...
Resistencia Venezuela
error: Maduro Chupalo !