JBS, la proveedora de carne del régimen que desaparece sin dejar huella

En 2017, la policía de Brasil anunció su “mayor operativo de la historia” para desmantelar un esquema de adulteración de carnes en la que participaba JBS, la principal proveedora de carne de Venezuela luego del acuerdo firmado en junio de 2015 entre el entonces presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, y Joesley Batista (ex propietario de JBS).

Tras el escándalo en Brasil, JBS S.A se marchó de Venezuela sin dejar rastro, y de acuerdo a las exhaustivas investigaciones del portal ArmandoInfo, entre enero de 2014 a enero de 2018, la proveedora envió a Venezuela 181 mil toneladas de carne y 119 mil de pollo.

Se conoce que Venezuela nunca abstrajo deudas con JBS a pesar de los atrasos de pago con otras empresas, y en 2014 facturaron 1.200 millones de dólares en alimentos a Venezuela, cuyo pago se realizó en 90 días. La información se refleja en documentos de la proveedora de carne con Corpovex, publicados por Bloomberg.

Precio excesivo por baja calidad

Se conoce que se había negociado carne de primera y de segunda, pero lo que recibieron fue pellejo a un precio excesivo. “La carne que llegaba a Venezuela que se pagaba como carne de primera y otra parte como carne de segunda, tenía demasiado pellejo, mala presentación y mala calidad”, afirma una fuente.

En 2014, el régimen dio a la proveedora de carne lo equivalente al presupuesto de todo un año, y fue de 1.214.502.601,98 dólares. Además, no importaron las alertas sobre la mala calidad, en 2015 Cabello duplicó el contrato por 2.1 millardos de dólares.

En 2018, fue detenido Joesley Batista por la investigación llevada a cabo por Lava Jato. Un diputado de la AN denuncia que “en Venezuela había escasez y no había medicamentos. Y JBS en 3 días recibió 3 mil millones de dólares mientras que a las empresas venezolanas se les debía 28 mil millones de dólares”.

Vínculos de JBS con el régimen

En 2013, se registraron en Caracas dos de las seis empresas del grupo JHS que nació a partir de las negociaciones entre el régimen y JBS. En menos de dos años, el capital de servicios de JHS pasó de 700 mil bolívares a 64.785.000 bolívares.

Un informe reveló que en un año la empresa tenía en los bancos a disponibilidad, 4.3 millones de bolívares y casi 40 millones de dólares.

En 2015, JBS compró una compañía francesa Doux Frangosul S.A que tenía figura jurídica, presunta sede en Venezuela y entregaba alimentos a Mercal. Las oficinas se encontraban en el edificio donde está el diario El Universal y donde nadie conoce esa empresa. Así como JBS, desapareció.

Se conoció que la empresa francesa tenía una “gemela criolla” creada por el proveedor privilegiado del ex ministro de alimentación Carlos Osorio y uno de los nombres más polémicos de los Panama Papers, Naman Wakil, en sociedad con un hombre llamado Alberto Herrera.

Las oficinas de la gemela se encuentran en el Centro Empresarial Eurobuilding (donde funcionaba Corpovex), y se conoce que todavía está el socio de Wakil, Alberto Herrera, quien asegura que sólo es un arrendatario del local, sin embargo, en los documentos figura como dueño del 50% de las acciones.

Deja tu Comentario

Comentarios