loading…


¡GRAN GESTO! El noble propósito de los obispos en Cúcuta: “Nos propusimos que ningún venezolano se vaya sin comer”

La Diócesis de Cúcuta ha trabajado de la mano con la Diócesis de San Cristóbal para ayudar a los venezolanos en la búsqueda de alimentos y medicinas.

En el sector Villa del Rosario, Departamento del Norte de Santander, en Colombia, funciona la Casa de Paso Divina Providencia, que ofrece diariamente 8.000 raciones de comida a los venezolanos que viven en Venezuela que cruzan la frontera para trabajar en el vecino país.

Hace unos meses la Diócesis de Cúcuta comenzó a entregar medicamentos para pacientes con enfermedades crónicas, solo para quienes permanecen en el lado colombiano porque todavía no se permite el paso de tratamientos por los puentes internacionales.

Monseñor Víctor Ochoa ofreció una entrevista a El Pitazo para explicar la labor que realizan y aseguró que, pese a las limitaciones impuestas por el Gobierno, las ayudan están llegando.

“La Diócesis de Cúcuta desde el momento que comenzó esta crisis, el 17 de agosto de 2015, con la deportación de 32 mil colombianos, comenzó a activarse y a trabajar por todos los que venían con grandes necesidades, muchos de ellos colombianos, muchos de ellos venezolanos- colombianos, nacidos en Venezuela”, indicó.

Ochoa precisó que se abrió la Casa de Paso La Divina Providencia, así como también otras ocho casas en Cúcuta, donde se brinda alimento caliente: “Son unas 8.000 raciones cada día, repartimos comida seca, muy poca. Los venezolanos son muchos y comen bien, pero tratamos de dar aunque sea un gramo de arroz y medicinas”.

“Tenemos dos principios, no dejar ir a los niños sin comer, eso es un límite que nos hemos puesto, ningún niño que se presente puede dejar de comer algo, y ninguna mujer en embarazo se va sin una bolsita de comida“, añadió.

Comentarios

Comentarios

loading...
error: Maduro Chupalo