Este no es el momento de dar marcha atrás en Venezuela, por Roger Noriega

Roger F. Noriega

 

Cuatro meses después de unir la presión internacional contra el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, la administración Trump debe evitar un acuerdo que deje a los criminales en control en Caracas. Durante 20 años, los políticos con intereses propios han entregado poco más que promesas vacías y elecciones fraudulentas, mientras Hugo Chávez y su acólito Maduro consolidaron una narco dictadura. Ahora, un movimiento hacia una sórdida acomodación con este régimen amenaza con desperdiciar los esfuerzos de Estados Unidos para derrocar a Maduro.

Por Roger F. Noriega / @rogernoriegaUSA

El vicepresidente Mike Pence ha dicho repetidamente que “el tiempo de las negociaciones ha terminado”. Sin embargo, el gobierno interino respaldado por Estados Unidos acaba de declarar que el momento de las negociaciones es esta semana en Oslo. Los mediadores noruegos reconocen a Maduro como presidente más que como un usurpador, una posición de partida que hace que las conversaciones de Oslo no tengan sentido. Es curioso que el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, a quien Washington ha respaldado hasta el tope, haya aceptado los llamamientos para un diálogo abierto. Se dejó al Departamento de Estado emitir una declaración escéptica, afirmando que “lo único que se puede negociar con Nicolás Maduro son las condiciones de su partida”.

Años de negociaciones han permitido que el régimen gane tiempo y dinero, y los recientes esfuerzos de la oposición para vencer a Maduro han fracasado. Una rebelión del 30 de abril contra Maduro fue diseñada por la oposición en colaboración con Raúl Gorrín, un hombre de la bolsa multimillonario acusado en un tribunal federal de Estados Unidos por saquear y lavar dinero para los amigos del régimen. De acuerdo con un relato publicado creíble, Gorrín le prometió al ministro de Defensa Vladimir Padrino López, al presidente ilegítimo de la corte suprema, Maikel Moreno, ya varios generales que el gobierno de los Estados Unidos eliminaría las sanciones contra cualquiera que abandonara a Maduro. Sin embargo, cuando Guaidó anunció la “Operación Libertad”, Padrino y Moreno respaldaron el régimen y expusieron la trama.

Las sanciones financieras de Estados Unidos apenas han tocado la fortuna del régimen en activos saqueados. Ese vasto cofre de guerra y las ganancias de las ventas de cocaína y oro forman el mortero que une al régimen criminal. Además, es probable que los líderes del régimen se den cuenta de que los poderosos fiscales federales en Florida, Houston y Nueva York no están dispuestos a reprimir las acusaciones contra los pandilleros del narco-estado y los grandes lavadores de dinero.

Antes de dirigirse a Gorrín, algunos de los partidarios de Guaidó depositaron sus esperanzas en el general retirado y el leal chavista Hugo Carvajal, quien ha sido acusado dos veces por cargos de narcotráfico en Estados Unidos. Carvajal desertó con gran fanfarria en febrero, presentándose a sí mismo como algo inverosímil como un luchador contra el crimen cruzado que se había echado a perder por la corrupción de Maduro. Por el contrario, pronto quedó claro que él era un caballo de acecho para los capos del régimen. En las semanas siguientes, según fuentes de los medios de comunicación, Carvajal conspiró en Europa con Rafael Ramírez, el jefe chavista exiliado que está desesperado por instalar un régimen en Caracas que protegería a los miles de millones que supuestamente malversó como jefe de la petrolera estatal de Venezuela. La táctica de Carvajal se derrumbó cuando fue arrestado en España a petición de las autoridades estadounidenses.

Si hombres como Gorrín y Carvajal están facultados para diseñar una rebelión contra Maduro, dictarán los términos del futuro de Venezuela. El trabajo esencial de encontrar narcotraficantes y terroristas y expulsar a los secuaces cubanos y a los narcoguergos colombianos sería imposible si los criminales siguen siendo parte de la estructura de poder. Lo que es peor, el hecho de que Washington haya relajado las sanciones y respaldado una amplia amnistía para los que abandonan a Maduro conferiría legitimidad a un arreglo de poder tan indecoroso. Tal resultado dejaría el futuro de Venezuela y los intereses e influencias estadounidenses en peor forma que nunca.

El diálogo confuso patrocinado por los noruegos o el Grupo de contacto internacional respaldado por la UE hará más daño que beneficio. Los Estados Unidos y los socios democráticos clave en las Américas deben desconectar las conversaciones o hacerse cargo. Un marco mínimo para la transición exigiría la partida de Maduro y sus colegas, el desmantelamiento del régimen y sus cárteles criminales, el restablecimiento de las instituciones democráticas, la organización de elecciones justas, la rendición de todos los activos robados y las ganancias ilícitas, y la expulsión de agitadores extranjeros.

Los diplomáticos estadounidenses debilitaron su posición al contradecir la declaración original del presidente Trump de que “todas las opciones están sobre la mesa”. Su error no forzado elevó la apuesta por la credibilidad de Estados Unidos, ya que Rusia duplicó su apoyo a Maduro. Permitir que los políticos venezolanos jueguen la mano de Washington sería otro error, ya que está buscando un acuerdo para compartir el poder con un régimen respaldado por Putin.

Eso nos lleva de vuelta a donde empezamos. Cuando se trata de lidiar con un régimen criminal que está perjudicando a millones de venezolanos, la estabilidad regional y la seguridad de los Estados Unidos, todas las opciones, excepto la negociación con Maduro o sus co-conspiradores, deben estar en la mesa.

The post Este no es el momento de dar marcha atrás en Venezuela, por Roger Noriega appeared first on LaPatilla.com.