En Venezuela la libertad de expresión está herida de muerte