En los Magallanes de Catia, vecinos claman por una gota de agua