El Helicoide es una sentencia de muerte lenta, por Villca Fernández

Opinión Portada
Comparte esta noticia en:

El Sebin continúa con la aplicación de torturas, tratos crueles e inhumanos hacia los allí detenidos y sus familiares. Casos como el del interno Javier Ortiz, quien sufre de una afección respiratoria y quien fue sacado de su celda y esposado a una escalera como medida preventiva ya que el mal que lo aqueja pueda ser contagioso. No es trasladado a un centro asistencial y menos a uno especializado.

Sin duda, todo el personal médico del servicio médico del Sebin es cómplice necesario de este y otros casos donde mueren los presos y son trasladados solo horas antes de morir, para que el deceso ocurra fuera de las instalaciones.

La atención médica en El Helicoide, Sebin, Control de Procesados Judiciales es practicada casi exclusivamente por paramédicos cuya opinión es siempre despreciada tanto por algunos médicos como por los funcionarios. En las oportunidades en las que un médico atiende a un preso, rara vez lleva un tensiómetro u otro instrumento para auscultar a un paciente. Diarreas y fiebres son tratados con un suero por goteo y hasta ahí llega la atención.

Cuando recetan medicinas, que por lo general el preso debe esperar a que su visita entregue, siempre corriendo el riesgo que no permitan la visita y no lleguen las medicinas y entonces solo queda esperar por la siguiente visita para recibir el medicamento y ese proceso dura de una semana a meses y todo dependerá de cuánto se pague, de lo contrario ahí la opción es simplemente la muerte.

Cuando ingresa un detenido, los “médicos” le practican una revisión la que siempre concluye con la expresión: “persona adulta sana”. Mientras tanto, el mismo detenido presenta evidentes marcas de golpes, sangramiento en la orina y costillas lastimadas o rotas a consecuencia de los maltratos realizados por los funcionarios del Sebin. ¿Y los derechos humanos?

Por otro lado, continúa la extorsión por parte de altos funcionarios del Sebin a presos
para mejorar sus condiciones de reclusión y respetar sus DDHH. Tenemos el caso de Abdel Gerardo García Brito, del estado Anzoátegui quien está recluido desde el mes de mayo y es culpado por el caso del asesinato del escolta del director o ex-director del Sebin, González López. Hecho ocurrido en Fuerte Tiuna y del cual no se habla. Al Sr Brito, a quien culpan de haber dado esa orden de matar al escolta de González López lo tienen en el “tigrito” una celda de 1,20 x 1,40 mts aislado totalmente hasta que pague una importante suma en dólares (100mil) para ser llevado a una celda.

Mientras tanto, los traslados por orden de los tribunales para el debido proceso no se cumplen, a veces pasan años y hay causas que no salen o jamás son presentados los acusados. O pagas una suma muy alta o no saldrás jamás, es lo te dicen los mismos funcionarios. Caer en manos del Sebin y ser llevado a “La Tumba o El Helicoide” ya es una sentencia a muerte donde sobrevivir es un reto y salir en buen estado físico y psicológicamente estable es una lotería…

#LibertadParaLosPresosPolíticos

Villca Fernández ex-preso político del régimen de Maduro en Lima-Perú
Twitter/ Instagram: @Villca_fdez
Facebook: Villca Fernández

Deja tu Comentario

Comentarios