loading...

EEUU sanciona red libanesa de lavado de dinero de la droga que incluye a Venezuela (Comunicado)

Estados Unidos anunció este jueves sanciones específicas contra una red libanesa acusada de lavar dinero de “barones de la droga” y contribuir al financiamiento del movimiento chiíta Hezbolá, respaldado por Irán y considerado una organización “terrorista” por Washington.

El Departamento del Tesoro agregó a sus listas negras al libanés Kassem Chams, a la “organización de lavado de dinero” de este último, y a Chams Exchange, una compañía de servicios financieros con sede en Chtaura, en Libano.

Esta “red internacional” está acusada de lavar dinero de la droga en todo el mundo, “decenas de millones de dólares cada mes” y de “facilitar el movimiento de dinero en beneficio de Hezbolá“, según un comunicado del Tesoro. También tiene actividades en Australia, Brasil, Colombia, España, Estados Unidos, Francia, Italia, Holanda y Venezuela.

Estas sanciones son parte de la “campaña sin precedentes del gobierno para evitar que Hezbolá y sus afiliados terroristas globales se beneficien de la violencia, la corrupción y el tráfico de drogas“, dijo el subsecretario del Tesoro, Sigal Mandelker.

Asimismo, destacó que Chams Exchange está autorizado por el Banco Central de Líbano “a pesar de las antiguas sospechas expresadas por las autoridades estadounidenses”. El Tesoro está “decidido a trabajar con el Banco del Líbano para bloquear el acceso al sistema financiero libanés a los traficantes de drogas, los lavadores de dinero y los grupos terroristas como Hezbolá”.

El gobierno de Donald Trump acusa al Irán chiíta de desestabilizar el Medio Oriente y lo convirtió en su principal motivo de preocupación, por lo cual incrementó las sanciones para reducir sus ingresos, así como los de sus aliados regionales como el Hezbolá libanés.

AFP

A continuación, el comunicado completo del Departamento del Tesoro:

Hoy en día, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos identificó al ciudadano libanés Kassem Chams y designó a la Organización de Lavado de Dinero Chams como Traficantes de Narcóticos Especialmente Designados (SDNT, por sus siglas en inglés) de conformidad con el Acta de Designación Extraordinaria de Narcóticos Extranjeros (Ley Kingpin). OFAC también designó a Chams Exchange, una empresa de servicios monetarios ubicada en Chtaura, Líbano.

La OFAC también identificó a Kassem Chams y la Organización de Lavado de Dinero de Chams como una red afiliada de Hizballah de conformidad con la Ley de Enmiendas para la Prevención de Financiación Internacional (HIFPAA) de Hizballah.

“Kassem Chams y su red internacional de lavado de dinero mueven decenas de millones de dólares al mes en ganancias ilícitas por narcotráfico en beneficio de los narcotraficantes y facilitan los movimientos de dinero para Hizballah. “Estamos apuntando a la infraestructura financiera de estos narcotraficantes como parte de la campaña sin precedentes de este gobierno para evitar que Hizballah y sus filiales terroristas globales se beneficien de la violencia, la corrupción y el tráfico de drogas”, dijo Sigal Mandelker, Subsecretario de Terrorismo e Inteligencia Financiera. “El Departamento del Tesoro continúa usando agresivamente sus herramientas para cortar las redes de apoyo global que usa Hizballah para financiar sus actividades nefastas”.

El lavador de dinero de narcóticos libaneses Kassem Chams es el propietario de Chams Exchange, que lava las ganancias de las drogas en todo el mundo en nombre de las organizaciones de narcotráfico y facilita los movimientos de dinero para Hizballah. Chams mueve dinero desde y hacia Australia, Colombia, Italia, Líbano, Países Bajos, España, Venezuela, Francia, Brasil y los Estados Unidos como parte de sus actividades de lavado de dinero de narcóticos. La organización de lavado de dinero Chams mueve decenas de millones de dólares al mes para narcotraficantes designados, como el grupo criminal colombiano La Oficina De Envigado y el lavado de dinero de la droga libanesa Ayman Said Joumaa. Joumaa fue designada en virtud de la Ley Kingpin en 2011 para lavar las ganancias de actividades relacionadas con narcóticos y otras actividades ilícitas, hasta 200 millones de dólares al mes, a través de varios canales, incluidas operaciones de contrabando de efectivo a granel y casas de cambio de dinero libanesas. La red de Joumaa también está vinculada al financiamiento de Hizballah. La Oficina de Envigado fue designada bajo la Ley Kingpin en 2014. Los operadores de La Oficina desempeñan un papel importante en la actividad delictiva organizada, incluido el tráfico de narcóticos, tanto dentro como fuera de Colombia. Los grupos criminales transnacionales de fuera de Colombia, incluido el Cartel de Sinaloa de México, han llegado a depender de los agentes de La Oficina para recibir apoyo en el tráfico de estupefacientes en todo el mundo.

Estas sanciones de la OFAC son parte de un esfuerzo conjunto con el Proyecto Cassandra de la DEA, que se dirige a las redes mundiales de apoyo criminal de Hizballah que operan como un brazo de logística, adquisiciones y financiamiento para Hizballah y que están involucradas en el movimiento mundial de grandes cantidades de narcóticos y ganancias de narcóticos ventas. La DEA ha determinado que la Organización de Lavado de Dinero Chams lava una gran parte de las ganancias de las drogas a través del Líbano, que también beneficia a Hizballah.

El Chams Exchange opera bajo licencia y bajo la supervisión del Banco Central del Líbano (BdL) a pesar de que las autoridades de los EE. UU. Sospechan durante mucho tiempo que se trata de una operación importante de lavado de dinero de terceros. El Tesoro está comprometido a trabajar con BdL para eliminar el acceso al sistema financiero libanés por parte de traficantes de narcóticos, lavadores de dinero y grupos terroristas como Hizballah.

Las designaciones de la OFAC de hoy se realizaron en coordinación con el Centro de Operaciones Contra el Narco-Terrorismo de la División de Operaciones Especiales de la DEA, la División de Nueva Jersey de la DEA y la Oficina de Cumplimiento Global de la DEA, con asistencia de la Red de Ejecución de Delitos Financieros del Departamento del Tesoro.

Las acciones de hoy son parte de los esfuerzos continuos bajo la Ley Kingpin para aplicar medidas financieras contra importantes narcotraficantes extranjeros y sus socios financieros en todo el mundo. Desde junio de 2000, más de 2,100 entidades e individuos han sido nombrados de conformidad con la Ley Kingpin por su papel en el tráfico internacional de narcóticos. Las sanciones por violaciones de la Ley Kingpin van desde sanciones civiles de hasta $ 1,466,485 por violación a sanciones penales más severas. Las sanciones penales para los funcionarios corporativos pueden incluir hasta 30 años de prisión y multas de hasta $ 5 millones. Las multas penales para las corporaciones pueden llegar a $ 10 millones. Otras personas podrían enfrentar hasta 10 años de prisión y multas conforme al Título 18 del Código de los Estados Unidos por violaciones criminales de la Ley Kingpin.

El Departamento del Tesoro continúa dando prioridad a la interrupción de la totalidad de la actividad financiera ilícita de Hizballah y ha designado a más de 40 individuos y entidades afiliadas a Hizballah desde 2017.

Como resultado de las acciones de hoy, cualquier activo de la persona o entidades designadas en los Estados Unidos o en posesión o control de una persona de los EE. UU. Debe ser bloqueado e informado a la OFAC. Las regulaciones de la OFAC generalmente prohíben todos los tratos por personas de los Estados Unidos o dentro (o en tránsito) de los Estados Unidos que involucren cualquier propiedad o interés en la propiedad de personas bloqueadas. 

Deja tu Comentario

Comentarios

error: Maduro Coño E Tu Madre!!!