loading…


EEUU investiga a la gigante suiza Glencore por corrupción en Venezuela

Glencore, el gigante suizo del comercio de materias primas, anunció este martes que fue citado por el departamento de Justicia de Estados Unidos en el marco de una investigación por hechos de corrupción relacionados con sus actividades en Nigeria, Venezuela y República Democrática del Congo.

La empresa suiza tiene años operando en Venezuela, donde a través de un complejo entramado de empresas asociadas se le atribuye que controla las exportaciones de aluminio del paí­s. También opera con Pdvsa en actividades comerciales directas y con empresas fachadas como la Compañí­a Anónima Militar de Industrias Mineras, Petrolí­feras y de Gas CA (CAMIMPEG).

En marzo de este año, se conoció que  EEUU investigaba a Camimpeg, SPS y Glencore  porque habrí­an violado sanciones impuestas por EEUU contra Venezuela.

Glencore recibió una citación fechada el 2 de julio de 2018 del departamento de Justicia estadounidense para proporcionar documentos y otros registros en virtud de la ley sobre Prácticas de Corrupción en el Extranjero y las normas de lavado de dinero, dijo el grupo en un comunicado.

Los turbios negociados de Glencore en Guayana

Según el periodista Damián Prat en su libro Guayana: el milagro al revés, resulta inexplicable la existencia de contratos perjudiciales a los intereses nacionales como el de la empresa Glencore con Venalum. La empresa estatal de aluminio tiene comprometida con la transnacional hasta el año 2018, el 34% de su menguada producciónn, cobrada y gastada por el gobierno, mas no por la empresa.  Además, amparada en el mismo contrato leonino, la transnacional puede escoger el precio más bajo de cada trimestre y sobre esa base cancelar la deuda, denuncia Prat.

Sobre el fundador y dueño de esta empresa suiza, el conocido negociante internacional de petróleoleo y minerales Marc Rich, ya fallecido, se han realizado numerosas denuncias. Rich levantó entre los años 70 y 80 una de las multinacionales de materias primas más importantes del mundo (Marc Rich + Co AG, ahora Glencore), pero su carrera empresarial se derrumbó en 1983 cuando huyó de Estados Unidos para no afrontar los numerosos cargos en su contra por evasión de impuestos y comercio ilegal.

En su último día en la Casa Blanca, el expresidente de Estados Unidos Bill Clinton(1993-2001) otorgó un polémico indulto a Rich, que falleció en 2013 en Suiza a los 78 años.

Marc Rich, el controversial empresario llamado “El rey del petróleo”

En el libro Estado Delincuente (2013) de Carlos Tablante y Marcos Tarre, en el  capítulo denominado Negocios con los cupos de aluminio, se reseñan denuncias que fueron realizadas incluso por diversos representantes del gobierno de Chávez, como Carlos Lanz, quien en 2007 califica en los siguientes términos a dicha empresa: “A este grupo mafioso lo conocí en el sector del aluminio cuando fui presidente de CVG-Alcasa, donde logramos desenmascarar el cartel que han logrado construir en las empresas básicas de Guayana (un verdadero entramado de intereses donde convergen gerentes, sindicalistas, empresarios y pare de contar”.

En Estado Delincuente se plantean las siguientes preguntas: Después de las graves denuncias de Carlos Lanz, ex presidente de la empresa: ¿Por qué Alcasa contrató nuevamente con Glencore?, ¿Por qué la Pdvsa de Rafael Ramírez continuó negociando con Glencore?, ¿Qué otros negocios mineros, petroleros, financieros o de otro tipo, tiene Glencore con las empresas básicas de Guayana? ¿Sigue funcionando en Alcasa el cartel del aluminio, denunciado por el propio Lanz? Si es así, ¿por qué y quiénn lo protege?

En marzo de este año, un fideicomiso denominado PDVSA US Litigation Trust, demandó civilmente en una corte federal de Miami a más de 40 personas naturales y jurídicas, entre las que figuran Glencore Venezuela, Glencore LTD, Glencore International A.G y Glencore Energy U.K, , por presuntos delitos de corrupción en la estatal petrolera.

La querella sostiene que los demandados pusieron en marcha un plan desde el año 2004, que les permitió ganar billones de dólares que significaron pérdidas enormes para Petróleos de Venezuela.

Según los documentos legales, los acusados constituyeron un esquema para fijar precios, licitar ofertas y eliminar la competencia, así como también para robar información clasificada de la petrolera mediante la clonación de los servidores de la compañía. Los principales acusados son dos ex contratistas de PDVSA, Francisco Morillo y Leonardo Baquero quienes habrían unido esfuerzo con empresas e individuos para desfalcar a la empresa petrolera a través de prácticas corrupta.

Con información de: Cuentas Claras

Comentarios

Comentarios

loading...
error: Maduro Chupalo