Economía implosiva de Venezuela provoca crisis de refugiados

El colapso de los servicios y la creciente violencia impulsa a migrantes desesperados a huir a Colombia y Brasil.

Un miércoles lluvioso antes de Pascua, cientos de inmigrantes venezolanos entraron arrastrando los pies en el patio con paredes de ladrillo de la Casa de Paso Divina Providencia en el pueblo fronterizo colombiano de Villa del Rosario, se sentaron en largas mesas de madera y esperaron pacientemente para almorzar. Un sacerdote promulgó misa antes de que decenas de voluntarios de la iglesia sirvieran fuentes humeantes de arroz, lentejas y salchichas. Los inmigrantes se acomodaron.

Por Gideon Long y Andres Schipani

Muchos llevaban ropa raída. Sus hundidas mejillas y extremidades delgadas sugerían que ésta era su primera comida decente en días. Los niños estaban descalzos. Un hombre entró apoyado en sus muletas, su pierna derecha amputada debajo de la rodilla. Otro llegó empujando a una anciana en una silla de ruedas.

Éstas son las víctimas, a menudo desesperadas, de la peor crisis migratoria en la historia reciente de América Latina. Algunos habían llegado de Venezuela esa mañana, escapando de la escasez de alimentos, la hiperinflación, el colapso de la economía, las enfermedades y la violencia.

Otros habían estado en Colombia durante días o semanas, buscando trabajo, buscando comida, durmiendo en las calles y evitando ser deportados.

Mientras los ojos del mundo se han centrado en la crisis de los refugiados sirios y en el éxodo de los musulmanes rohingya de Myanmar, el desastre humanitario de Venezuela ha pasado relativamente desapercibido. Pero el gran número de personas que ahora huyen del país está cambiando eso. El Acnur dice que 5.000 migrantes se van todos los días; a ese ritmo, 1,8 millones de personas, más del 5% de la población de Venezuela, partirán este año.

No fue siempre así. Durante décadas, Venezuela fue un importador neto de personas, atrayendo a los europeos con lucrativos trabajos petroleros. Hace una generación, era el país más rico de América Latina.

Cuando Hugo Chávez llegó al poder en 1999, lanzando la ‘Revolución Bolivariana’ socialista, algunos venezolanos ricos se fueron, temiendo el comunismo al estilo cubano. Pero la gran mayoría de los venezolanos se quedaron y muchos disfrutaron de los beneficios de los programas sociales financiados con petróleo de Chávez. Sólo recientemente se ha producido una migración masiva de los venezolanos impulsada por el colapso de la economía y el deterioro de la revolución, bajo el mando de Maduro.

Muchos se dirigen hacia el oeste a Colombia, que, saliendo de un largo conflicto civil propio, está mal equipada para recibirlos. Hoy hay más de 600.000 venezolanos en Colombia, el doble que hace un año.

Mientras que Colombia ha sido el país más afectado por el éxodo venezolano, está lejos de ser el único país que enfrenta este reto.

Acnur dice que 40.000 inmigrantes venezolanos llegaron a Perú en los primeros dos meses de este año. Miles más han emigrado a Panamá, Ecuador, Chile, España, EE. UU. y más allá. Barcos transportando inmigrantes venezolanos han atracado en islas del Caribe. En enero, uno se volcó frente a Curazao, donde murieron al menos cuatro personas.

El número de venezolanos que buscan asilo en el extranjero se ha disparado en un 2.000% desde 2014. Brasil es otro de los países que ha recibido una gran afluencia. En total, las autoridades y las organizaciones internacionales estiman que unos 70.000 venezolanos han huido hacia el sur a Brasil.

Continua leyendo en: El Informador Web

Comentarios

Comentarios

loading...
error: Maduro Chupalo