De cómo las “lechugas” de George Washington sostienen el trastocado comercio venezolano

Solíamos capturar solo vislumbres raros en público. Se puede persuadir a un camarero que esté dispuesto a arriesgarse a ir a la cárcel para que los acepte por el precio correcto. Los turistas aficionados los mostraban tímidamente en el aeropuerto. Los vendedores ambulantes de una calle sombría hicieron ofertas por ellos en voz baja.

Por Andrew Rosati / Bloomberg

Ahora, los dólares estadounidenses están en todas partes. Están repletos de cajones de cajeros en supermercados y bodegas, e incluso se abren paso en las copas de los mendigos. Los adinerados aparcacoches sacan fajos de veinte para pagar por cajas de cerveza. Los comerciantes de divisas se colocan casualmente en las concurridas calles de los barrios bajos y gritan: “Compro dolares, compro dolares”.

Con el bolívar casi sin valor, devaluado por el autócrata Nicolás Maduro, el dinero impreso por los gringos se han convertido en reyes. Es más que irónico que Washingtons y Benjamins, y no las notas nacionales nombradas para el héroe de la independencia sudamericana, mantengan a flote la economía de consumo.

Hasta hace poco, el uso de dinero extranjero era un delito que el gobierno amenazaba con procesar. Después de que los socialistas gobernantes establecieron controles monetarios en 2003, comenzaron a patrullar las transacciones en contra de sus reglas kafkianas sobre el dinero. Inspectores de uniforme aparecían y allanaban negocios.

Si bien muy pocas personas terminaron tras las rejas, el gobierno definitivamente logró asustar a todo el mundo. Guardamos los billetes por temor a enviar señales a secuestradores y policías. Hablamos en código, llamándolos “lechugas” o “verdes”.

Un frasco de propinas en una cafetería. Fotógrafo: Adriana Loureiro Fernández / Bloomberg

 

Realicé algunas transacciones en dólares en esos días, cambiando dinero en efectivo en una estufa en la cocina de un restaurante o en un cuarto de oficina vacío. Los destinatarios de mis cuentas traicioneras cerraron nerviosamente ventanas y puertas mientras me alejaban de miradas indiscretas.

La inflación alcanzó seis dígitos y el hambre fue generalizada por el régimen para, finalmente, comenzar a desmantelar el complicado lío de controles. Ahora las autoridades no parpadean cuando ven los dólares. Su gobierno está demasiado quebrantado para tratar de dictar los términos del comercio. Su socialismo del siglo XXI ha dado paso al capitalismo salvaje.

El desenvolvimiento de las reglas que comenzaron en agosto pasado fue bienvenido para cualquier persona cansada de lidiar con la vertiginosa cantidad de ceros involucrados en los precios del bolívar, arrastrando paquetes de billetes sin valor y rezando para que el lector de tarjetas de crédito, por esta vez, funcionara. Ahora podríamos usar dinero real. No es terriblemente difícil para nadie, rico o pobre, conseguir dinero. Las personas los traen al país a través de visitas a ciudades fronterizas en Colombia y Brasil o de viajes al extranjero.

Almacenando dinero en efectivo en un quiosco en Caracas. Fotógrafo: Adriana Loureiro Fernández / Bloomberg

 

Fue durante el gran apagón, cuando la mayor parte de Venezuela estaba sin electricidad y un sistema bancario en funcionamiento, lo que aceleró la dolarización de facto de la economía. En la oscuridad, andar con moneda fuerte era la única forma de estar seguro de que podría hacer cualquier tipo de compra.

Una vez que las luces finalmente volvieron a encenderse, algunas tiendas y restaurantes siguieron mostrando precios en dólares. Ahora, en las tiendas especializadas que han estado apareciendo en el este de Caracas, que ofrecen de todo, desde Fruit Loops hasta galletas caseras y botellas de Budweiser, los empleados le informarán que aceptarán con gusto una transferencia electrónica a través de Zelle o PayPal si no tiene el efectivo.

Según los cálculos de un alto ejecutivo bancario, en la actualidad, aproximadamente el 30% de todas las transacciones se realizan en dólares. Me sorprendería si ese porcentaje no siguiera creciendo. Lo que parece estar poniendo en tela de juicio uno de los grandes debates teóricos en los círculos de oposición: si adoptar el dólar como moneda de Venezuela cuando finalmente logren recuperar el poder. La gente ya está lista.

Deja tu Comentario

Comentarios