loading…


Damnificados por lluvias en Ciudad Ojeda claman por atención gubernamental

Los afectados duermen en la calle, pues sus viviendas están anegadas. Para ellos, es “comenzar de nuevo” y salvar lo poco que les quedó

Luis Palmera, habitante del sector El Rosal en Ciudad Ojeda, estado Zulia, duerme poco desde el viernes 4 de mayo. Ese día, la lluvia arrasó con todas sus pertinencias y ahora caza culebras, mientras espera que disminuya el agua que entró en su vivienda.

Palmera cuenta que en un radio de 100 metros, ha matado, al menos, 27 culebras. También un escorpión, que picó a un adolescente. El aguacero que cayó sobre el municipio Lagunillas causó inundaciones en más de 30 sectores y dejó 4.000 afectados, todos están en riesgo.

Por su parte, Daisy Matos, de 25 años, comentó que nunca el nivel del agua había superado las aceras. “Cuando empezó a entrar ya no pudimos hacer nada”, dijo. En El Rosal aseguran que la situación se suscitó por el dique principal, identificado como L4, el cual estaba colapsado por la falta de mantenimiento y se desbordó.

El dique estaba colapsado y se produjo la inundación. Foto: Yenny Rojas

Matos dijo que antes de que subiera el agua algunos pudieron salvar sus objetos. Cuando las viviendas se anegaron, salieron a esperar en la carretera.

José Perozo, afectado, explicó que olor es fétido y el agua está estancada, solo algunos vecinos sacaron sus muebles, enseres y ropa que pudieron salvar de sus casas. “Estamos esperando para ver qué recuperamos, cuando se seque”, comentó.

En el sector El Rosal solo recibieron cinco litros de agua. Foto: Yenny Rojas

Son 23 años de trabajo y esfuerzo. “No es fácil para nosotros”, aseveró. Aunque tienen electricidad, no pueden conectar nada por seguridad. En El Rosal continúan durmiendo en la calle.

“Aquí nos reunimos y pasamos la noche en la vía o en una casa donde ya salió el agua; nadie puede descansar. Todos vemos amontonadas las cosas que teníamos”, agregó Perozo.

El sector donde se registró la inundación fue declarada en subsidencia, es decir, está ubicada en un zona debajo del nivel del agua. Aunque muchas familias han sido reubicadas en el complejo Fabricio Ojeda, aún quedan 36, ahora damnificados.

Aseveran que la ayuda gubernamental no ha sido oportuna; en la zona hay 28 personas y solo recibieron una pimpina con cinco litros de agua, algunas bolsas de alimentos y seguidas visitas, pero no concluyen nada. Entre ellos, todo es a cuentagotas para que alcance.

Los vecinos duermen en la calle, mientras esperan que el agua salga de sus casas. Foto: Yenny Rojas

José Luis Rodríguez explica que recibió atención médica y le entregaron un récipe con los medicamentos que necesitaba, pero no los pudo comprar porque no logró salir de su casa. Piden a las autoridades de la región zuliana apoyo para solventar su situación como damnificados; necesitan alimentos, agua, medicamentos y ropa.

En el sector  Caño la O también están alarmados; a uno de sus vecinos lo mordió una babilla. El hombre quería cazarla para alimentarse, pero ahora tiene 17 puntos de sutura y una fractura. Los citojenses esperan por ayuda para “volver a comenzar”.

Las lluvias afectaron a 4.000 personas. Foto: Yenny Rojas

Comentarios

Comentarios

loading...
error: Maduro Chupalo