loading…


Cifras “rojas” tachan al Plan Desarme como otro fracaso del régimen

El Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV) calculó que en 2016 hubo 28.479 muertes por causas violentas. En su estudio de ese año destaca el uso de armas de fuego por parte de los delincuentes como una de las principales razones de esta cantidad de homicidios.

Exactamente hace cuatro años, el mandatario venezolano promulgó la Ley para el Desarme y el Control de Armas y Municiones. Esto con la finalidad de normar, regular e incautar la posesión o fabricación de armas que poseyeran personas tanto naturales como jurídicas. Sin embargo, las evidencias demuestran que este ha sido otra falla en la aplicación de un instrumento legal para erradicar o minimizar un problema.

“Casi 100% de los homicidios que se ven reflejados en las estadísticas y páginas de sucesos de prensa son cometidos con armas ilegales”, apuntó el criminólogo, Javier Gorriño. Quien aclaró que aquellas personas que poseen armas ilegales “no tienen ningún interés en legalizarlas” pues son destinadas para cometer actos delictivos.

Archivo

Cifras que delatan al chavismo

Para el 2006, Jesse Chacón, en gestión de ministro de Interior y Justicia, reportó que en Venezuela existían cerca de 6 millones de armas de fuego ilegales. Tres años después, Juan José Mendoza, cuando desempeñaba el cargo de presidente de la Comisión de Defensa de la Asamblea Nacional, anunciaría que el número de armas ilegales rondaba entre 9 y 15 millones.

Destrucción de armas- Archivo

Estas cifras indican que en tan solo 3 años -de 2006 a 2009- hubo un aumento de entre 4 y 9 millones de armas ilegales en el país. Los datos evidentemente muestran una incoherencia en los últimos cinco años. Para colmo del asunto, el ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol, dijo en agosto de 2016 que había logrado la confiscación y destrucción de 406.534 armas de fuego. Cifra que no representa ni un 30% del total de las armas que circulaban en el país.

“Más fracaso”

Lo que significa, que hasta la fecha, el plan que según el Gobierno había sido ejecutado con éxito y las cientos de pruebas que se televisaron donde daban cuenta de la destrucción de armas, serían solo show y nada más. Javier Gorriño, ex funcionario del Cuerpo Técnico de la Policía Judicial, explicó que la gran parte de armas que fueron destruidas, fueron armas viejas, dañadas o abandonadas. Y solo “un pequeña parte” provinieron de procedimientos policiales.

Archivo

Por ende, y al igual que otros planes de seguridad que ha implementado el Gobierno, siguen sin tener efecto positivo en el índice delictivo del país. Ante esto, en vez de disminuir o erradicar, así como la delincuencia; el porte de arma se desarrolla con mas fuerza, gracias a la corrupción y a los planes fallidos que han dado pie a su reproducción.

Con información de El Nacional 

Comentarios

Comentarios

loading...
error: Maduro Chupalo