Casos de desnutrición infantil en hospitales de Caracas son ocultados y aislados por “órdenes superiores” (VIDEO)

Ramón tiene 9 años. Ingresó hace un par de semanas al hospital de niños J.M. de los Ríos a causa de una aparente peritonitis. De inmediato fue aislado en el piso 6 del hospital, junto con otros tres infantes. Personal médico declaró extraoficialmente que por “órdenes superiores” ese ha sido el proceder con todos los casos de evidente desnutrición infantil.

De acuerdo con cifras obtenidas por NTN24 Venezuela, en el J.M. de los Ríos se registraron 30 casos graves de desnutrición en 2015. Mientras que en 2016 la cifra se elevó a 110. Sólo en lo que va de 2017 se han registrado más de 30 casos.

La información médica es de estricta confidencialidad por miedo a represalias. El hermetismo también se encuentra por parte de los familiares de los niños desnutridos.

Para el momento de la investigación encontramos a Ramón bajo el cuidado de su abuelo, quien ayudó a su hija para que fuera a trabajar y así comprar el tratamiento.

Ramón sufre desnutrición avanzada no relacionada con patología alguna. Entre las causas domésticas y el poco alimento que recibe en el hospital no ha podido ganar peso.

Otro caso, fuera del aislamiento impuesto por las autoridades hospitalarias, es el de Maikelis Bernal, de un año, quien ingresó con desnutrición severa el 8 de febrero.

A pesar de haber salido de la etapa de peligro, laceraciones en su piel delatan el sufrimiento por el que ha atravesado. Maikelis sufre de la enfermedad de Kwashioskor, que se produce por ausencia de nutrientes en la dieta habitual. Casos de esta enfermedad han sido, hasta el presente, raros en Venezuela.

Caritas Venezuela emprendió un estudio entre octubre y diciembre de 2016, en el que el 52 % de los niños documentados presentaron déficit nutricionales. 25 % de estos tenían desnutrición aguda.

El estudio se enmarcó en los estados: Distrito Capital, Miranda, Vargas y Zulia.

Un 9 % de esos casos sufren en nivel de desnutrición que puede ser mortal, como el caso de Ramón.

“Yo como bien”, “en mi casa sí me dan comida”, “Nunca me he desmayado”, aseguró el niño durante una entrevista en la que su abuelo estuvo presente.

Sin embargo, al preguntarle si recordaba cuándo se había comido una arepa con queso, un pollo o un bisteck de carne, Ramón no supo responder.

Al finalizar la entrevista, fuera del registro audiovisual, Ramón le pidió al equipo periodístico que le regalara una galleta.

De acuerdo con la experta Susana Raffalli, la diferenciación entre la desnutrición patológica y la alimentaria debe ser determinada por personal médico calificado.

Sin embargo, casos como los de Maikelis, Ramón y otros más de 170 que en dos años ha registrado el J.M. de los Ríos presenta irrefutables vínculos con la crisis alimentaria que vive Venezuela y, a pesar del férreo control gubernamental para ocultarlos, ya desbordan a las instituciones.

El gobierno venezolano no ofrece cifras relacionadas con la desnutrición infantil desde 2007.

Comentarios

Comentarios

loading...
error: Maduro Chupalo