loading...

Caso Pdvsa-Helsinge: Fiscalía suiza acusa de soborno, lavado de dinero y robo de datos a dos venezolanos

El caso de sobornos y corrupción Pdvsa-Helsinge, también conocido como PDVSA US Litigation Trust, involucra a una millonaria demanda civil en los tribunales de Florida, que fue desestimada por la justicia de EEUU hace dos semanas por “falta de jurisdicción sobre el tema”. Sin embargo, el caso continúa ahora en Suiza.

Como se sabe, el 5 de marzo de 2018 se conoció que PDVSA había demandado a varias de las principales transnacionales petroleras y a un grupo de personas por 10 billones de dólares en una corte de EEUU por medio de un fideicomiso denominado Pdvsa US Litigation Trust. Sostiene la petrolera que, a través de un entramado fraudulento coordinado por el venezolano Francisco Morillo, se habría clonado el sistema informático de PDVSA para robar más de 5.000 millones de dólares.

La demanda contra 7 grandes trasnacionales del petróleo que incluye a Glencore, Trafigura, Lukoil y Vitol Energy y 15 personas (Morillo y su grupo, así como varios directivos de las petroleras), ha estado rodeada de misterios y dudas desde un principio.

La Asamblea Nacional ha declarado ilegal el procedimiento por haberse hecho a espaldas del parlamento que debió haber aprobado la creación del fideicomiso que adelanta la demanda en nombre de PDVSA en EEUU, cuyo agente operador es Boies, Schiller & Flexner, el mismo bufete que representó a los sobrinos de Cilia Flores, condenados por narcotráfico y pagado por el controversial contratista de PDVSA, Wilmer Ruperti.

El diario suizo Tribune of Geneva publicó este fin de semana una nota sobre el desarrollo del caso ahora en Suiza, donde Pdvsa sigue demandando a Helsinge y a las empresas transnacionales involucradas.

A continuación, la nota:

En Ginebra, la justicia apunta a los señores del petróleo venezolano.

A partir del lunes, los maestros de la industria de las materias primas se reunirán en el palacio de Beau Rivage en Lausana para su cumbre anual organizada por las instancias monetarias. Después de la bienvenida de Ueli Maurer, los grandes nombres del sector, que pesan más que el turismo en la economía suiza, se centrarán en temas como las energías renovables, los precios del crudo o Blockchain.

Pero tendrán cuidado de no mencionar en público lo que hace que la sal de su comercio: ser un buen comerciante de petróleo, cobre o grano, es primero ser más inteligente que su competidor. Por ejemplo, obteniendo la información correcta antes que él. Y a veces gracias a métodos que, en retrospectiva, parecen innombrables.

Estas prácticas están en el centro de la investigación abierta en Ginebra contra la misteriosa compañía Helsinge. Sus líderes, dos venezolanos, han sido acusados ​​por el fiscal Johan Droz por soborno, lavado de dinero y robo de datos.

Datos confidenciales

Durante 14 años, esta empresa que tenía solo unos pocos empleados fue intermediario privilegiado entre la compañía petrolera estatal de Venezuela, PDVSA y los comerciantes suizos que venden su crudo y lo suministran con productos refinados.

Pero hace un año, PDVSA presentó una demanda contra Helsinge en los Estados Unidos y Suiza. El gigante petrolero acusa a la compañía de corromper a algunos de sus ejecutivos para obtener datos confidenciales antes de revenderlos a comerciantes de productos básicos. Se alega que Helsinge también extrajo información secreta de las computadoras de PDVSA de Ginebra o Miami usando un “servidor de clonación” instalado por un informático cómplice.

La denuncia presentada en Suiza y el caso penal,  dan detalles inéditos sobre el papel de los comerciantes de Ginebra  en lo que podría ser uno de los fraudes más sofisticados de la historia.

De 2004 a 2017, las compañías comerciales involucradas habrían ganado más de 40 mil millones de contratos de la mitad de PDVSA gracias a las empresas de Helsinge, dice la queja.

Según una tabla en el archivo criminal, Glencore compró crudo a PDVSA por más de 5 mil millones durante el período en cuestión, y lo vendió por más de 11 mil millones de productos refinados. Genevan Trafigura compró por 7.7 mil millones y vendió por más de 6.5 mil millones. Vitol, una de las mayores empresas suizas por volumen de ventas, y Lukoil, un productor petrolero ruso cuya filial de compra y venta tiene su sede en Ginebra, también se encuentran en la cima de este ranking.

Un cuaderno verde con pesas doradas.

La denuncia presentada en Ginebra por PDVSA sostiene que existe “una correlación real entre sobornos y contratos ganados por la compra y venta de empresas”. En seis meses, en 2005, una empresa panameña controlada por Helsinge habría recibido más de 8, 5 de millones de Glencore, Trafigura, Vitol y otros “como honorarios de representación”, antes de pagar 1, 5 de millones a los empleados que la demanda describe como “corruptos”.

PDVSA también proporcionó a los tribunales de Ginebra correos electrónicos que muestran que Helsinge les dio a los comerciantes suizos información sobre ofertas, carga, acciones y planes estratégicos. “Trátelo como altamente confidencial, recuerde que es muy difícil para usted tener este documento”, escribe un ejecutivo de Helsinge a sus contactos en Trafigura en 2005.

Mucha de esta información es vieja. Pero durante una búsqueda en Ginebra, los investigadores encontraron un cuaderno de un contador de Helsinge. Demuestra que la compañía continuó procesando grandes volúmenes de petróleo con comerciantes suizos, incluido Vitol, hasta al menos 2017. Durante un interrogatorio, uno de los directores suizos de Helsinge dijo que la compañía aún estaba trabajando recientemente con Gunvor, Mercuria y Vitol, entre otros.

Para el abogado de PDVSA en Suiza, Guerric Canonica, la investigación de Ginebra tendrá que “examinar obviamente” las relaciones entre Helsinge y los comerciantes suizos. “¿Por qué pasar por un intermediario como Helsinge cuando estos comerciantes fueron aprobados para tratar directamente con PDVSA?”, se pregunta.

Relaciones “habituales” en Venezuela

Los comerciantes suizos afectados reaccionaron lacónicamente a nuestras solicitudes de aclaración. Glencore, Lukoil y Trafigura no hicieron comentarios. Vitol solo recuerda que la demanda civil presentada por PDVSA en los Estados Unidos, que contiene alegatos similares a la demanda suiza, acaba de ser rechazada por un juez estadounidense. Mercuria no dice si ha tratado con Helsinge, pero afirma que tiene “reglas estrictas de cumplimiento con las leyes y regulaciones aplicables”. Gunvor confirma haber contratado Helsinge como contraprestación “por un tiempo limitado” después de los hechos denunciados por PDVSA, pero niega haber cometido algo malo.

Los abogados de los dos directivos de Helsinge acusados ​​en Ginebra son más comunicativos. Jean-Marc Carnicé explica que su cliente y la compañía “rechazan cualquier ofensa y cualquier corrupción”, así como cualquier piratería. Según él, las relaciones entre Helsinge y comerciantes eran “habitual en el campo de los negocios en Venezuela” y el intercambio de correos electrónicos mencionado en la demanda PDVSA no permite sacar “nada comprometedor”.

Dice que su cliente que tiene una hermosa casa en Champel pero ahora vive en América Latina, tal vez en Brasil, de acuerdo con nuestra información, y está listo para responder preguntas de la fiscal Droz. Pero no en Suiza: preferiría que le interrogaran dónde está en el extranjero, “en un lugar conocido por el fiscal”, dijo el abogado.

Montaña de la información

Daniel Tunik, abogado de el segundo de los directivos de Helsinge acusado, también dijo que su cliente  es “incapaz de moverse” en Suiza, pero está listo para ser escuchado por rogatoria  en el extranjero. Él también rechaza las acusaciones de PDVSA. Afirma que ya han sido objeto de una investigación en Venezuela, lo que habría resultado en una absolución. Respecto a las relaciones con los comerciantes suizos, cree que “no es inusual en el comercio de petróleo tener un intermediario. Debe rodearse de personas que saben cómo funcionan las convocatorias de licitación. Helsinge conocía el funcionamiento y, por lo tanto, podía ofrecer ese servicio. Pero él niega cualquier corrupción: los contratos ganados gracias a Helsinge fueron” porque sus ofertas eran las mejores “. En cuanto a las acusaciones de piratería, “no se basan en ninguna evidencia tangible hasta la fecha”.

Lo que es seguro es que el fiscal de Ginebra Johan Droz ahora está sentado en una montaña de información sobre este archivo ultra-delicado. PDVSA le entregó, según su abogado, una copia del servidor Core 9, el que supuestamente fue hackeado por Helsinge. El juez también bloqueó algunas decenas de millones depositados en el banco suizo Pictet y en BNP, y confiscó la casa  en Champel valorada en 70 millones de francos a uno de los directivos de Helsinge.

La opinión general es que el fiscal, que se negó a comentar,  cree tener muchas probabilidades de que su investigación progrese, mientras permanezca en el cargo: el abogado de Helsinge, quien lo acusa de “prejuicios” en el caso, acaba de pedir su impugnación.

Fuente: Tribune de Geneve

Deja tu Comentario

Comentarios

error: Maduro Coño E Tu Madre!!!