Carabobeños amanecen en ambulatorios por vacunas que los proteja de la difteria

Tengan paciencia, no podemos llegar a la histeria“, expresó una doctora rural en el ambulatorio Miguel Franco de Naguanagua, al norte de Carabobo. Se lo dijo a más de 200 personas en cola desde las 3:00 a.m. quienes esperaban por vacunas para protegerse de la difteria.

Todos están desesperados. “Solo hay 90 dosis, expresó una de las enfermeras del lugar a las 9:00 a.m. cuando aún no había asido atendido el primer paciente. En ese momento, la desesperación aumentó.

Minutos antes personal identificado con el uniforme del Instituto de Salud de la gobernación tomó fotos a la larga cola. “Lo hacemos para enviarlas al ministerio y que nos envíen más dosis porque no tenemos suficientes para todos“.

La situación se repite en cada ambulatorio. La población está alarmada ante el importante repunte de casos que pasa los 20. Todos esos pacientes afectados con síntomas claros de difteria están hospitalizados en la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera de Valencia en aislamiento, a la espera de la llegada de los resultados de las muestras enviadas al Instituto Nacional de Higiene de Caracas.

Desde el 10 de octubre se activó un protocolo de emergencia en la CHET tras la muerte de una señora de 49 años. Solo se atienden estrictas emergencias y el personal de salud labora con tapabocas porque no osos han logrado vacunarse. Los estudiantes que hacen prácticas en el lugar tampoco han sido inmunizados y la mañana del lunes se suspendieron las clases como medida de protección.

La mayoría de los casos sospechosos provienen de los municipios Puerto Cabello, Carlos Arvelo y Los Guayos. Sin embargo, el fin de semana se reportaron varios paciente con síntomas en una clínica privada de la capital carabobeña.

Foto: Dayrí Blanco

Comentarios

Comentarios

loading...
error: Maduro Chupalo