Buhoneros de Maracaibo denuncian extorsión en dólares para frenar demolición de tarantines

Noticias
Comparte esta noticia en:

Comenzando el año, representantes de la Alcaldía de Maracaibo, en el estado Zulia, siguen con sus planes de intervención en el Casco Central de la localidad ya mencionada, pues desde este primero de enero, autoridades gubernamentales, pusieron mano dura a los comerciantes informales para sacarlos de sus sitios de trabajo, mientras ellos, se niegan a abandonarlo.

Lapatilla.com

Según lo publicado por Versión Final, durante el primer amanecer el año, los buhoneros apostados en el mercado Kay-Kay fueron desalojados y maquinaria pesada removió los tarantines. Ayer fue el turno del Callejón de los Pobres, uno de los lugares comerciales más reconocidos para los marabinos.

En horas de la mañana, retroexcavadoras manejadas por personal de la Alcaldía sorprendieron a los trabajadores de las calles y avenidas aledañas a la calle 99 Comercio. Arbitrariamente, comenzaron a derribar sus puestos de trabajo por no pagar impuestos ni permiso comercial.

Jesús Núñez, comerciante con 50 años de labor en el Callejón, denunció que los representantes gubernamentales cobraron 500 dólares a los dueños de los tarantines para no derribarlos.

“Cómo es posible que vengan a la fuerza a destruir en un segundo nuestros años de trabajo digno. ¿De dónde voy a sacar $ 500 para dejar mi puesto? Eso lo hacen porque saben que no todos tienen para pagarlos y decidimos que quitaríamos todas las mesas”, contó.

Foto: Fernando Chirino Versión Final

Con más de 30 años de trabajo informal, pide al Gobierno local que deje de “extorsionar” con divisas a los buhoneros “porque somos personas pobres y honradas” y les ofrezcan soluciones para continuar su desempeño diario.

Ya no sabemos qué hacer. Nosotros no manejamos dólares. Será que quieren que salgamos a la calle a robar porque no sabemos hacer otra cosa. Solo queremos seguir aquí o en donde nos reubiquen pero trabajando. Tengo tres hijos a quienes debo darles de comer, relató.

Los trabajadores informaron que la excusa dada por el gobierno municipal es que por el Callejón pasará un tranvía y la iglesia abandonada que está en la calle 11 se convertirá en una fuente de soda, pues quieren convertirlo en una zona turística.

Para leer la nota completa, pulse aquí.

Deja tu Comentario

Comentarios