Bonanza económica: Las promesas cumplidas de Trump

Noticias
Comparte esta noticia en:

No es coincidencia que Donald Trump diera uno de sus últimos mítines en esta campaña electoral en un estado en el que seguramente su partido arrasará como hizo en 2016. Acudió el presidente el viernes por la noche a Virginia Occidental, horas después de que se publicaran los nuevos datos de desempleo: 3,7%, paro estructural, mínimo en medio siglo. «Hemos creado medio millón de empleos en el sector industrial. Sólo en el mes pasado, 32.000», dijo el presidente en una de las zonas más castigadas por las regulaciones medioambientales de Barack Obama, publica abc.es.

Por David Alandete

En los peores meses de la gran depresión, en Virginia Occidental el desempleo rozó el 9%, por el cierre de numerosas minas de carbón en un estado que vive de ellas. Con Trump el paro en esa zona ha llegado a caer al 5%, el mínimo en una década. Con sus reformas regulatorias, Trump ha permitido que varias minas reabran y otras no cierren. Sus aranceles han incrementado la producción y el empleo en el sector industrial.

A pesar de que el presidente ha querido que el asunto central de esta campaña sea la inmigración, su fuerza está en la economía. La reforma tributaria y las medidas para favorecer el emprendimiento, con una reducción de los trámites burocráticos para las empresas, han creado un clima favorable para la economía. Los salarios han crecido un 3,1% en octubre. El paro entre los hispanos se ha desplomado al 4,4% y entre las personas de raza negra al 6,2%, mínimos históricos. Aun así, las encuestas prevén que los demócratas recuperen la Cámara de Representantes, algo que debería hacer reflexionar al presidente sobre cómo explica sus logros.

Todos estos factores demuestran que la promesa de encauzar la recuperación económica ha quedado cumplida en los dos primeros años de presidencia de Trump. El crecimiento del PIB en el tercer trimestre fue del 3,5%, después del 4% del segundo trimestre, en ambos casos mayor que el 2% de media de la pasada década. Por supuesto, todo es discutible y los detractores del presidente creen que esos logros obedecen a razones que nada tienen que ver con su gestión, pero lo cierto es que con Trump en la Casa Blanca ha vuelto a EE.UU. el optimismo empresarial, laboral y bursátil.

El mayor problema económico hoy es el déficit público. El Capitolio reveló que en el cierre del año fiscal de 2018 fue de 782.000 millones de dólares (686.000 millones de euros), 116.000 millones más que el año anterior. Decisiones de Trump como enviar a la Guardia Nacional costarán 200 millones de aquí a final de año. El presidente prometió que la reforma fiscal ayudaría a reducir esa deuda, algo que todavía se le resiste.

Deja tu Comentario

Comentarios