Así “absolvió” Maikel Moreno al capo Pedro Luis Martín Olivares

Dos años y cuatro meses antes de que la OFAC sancionara a Pedro Luis Martín Olivares por narcotráfico, lavado de dinero y recibir sobornos de carteles de la droga en Venezuela y Colombia, el actual presidente del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela presentó dos ponencias en las cuales el acusado resultó “absuelto” de toda culpa, sin que se abriera ninguna investigación judicial.

Casto Ocando | VerticeContents | @cocando

El personaje, calificado por agencias federales de Estados Unidos como un peligroso narcotraficante internacional, que manejaba una compleja organización de exportación de cocaína desde Venezuela y de lavado de dinero, llegó por su propia cuenta, “de forma espontánea”, a la oficina de la Interpol en Caracas, la mañana del 26 de Agosto de 2015, con un interés particular: “constatar su situación jurídica en este país y fuera de nuestras fronteras”.

El oficial de guardia, detective Isaac Oliveros, adscrito a la División de Investigaciones de Interpol en Venezuela, atendió la petición y procedió a indagar en su computadora, conectada a la base de datos del cuartel general de Interpol en Lyon, Francia. Tipeó el nombre del personaje: Pedro Luis Martín, ex jefe de inteligencia de la policía política venezolana Disip.

Martín se había aproximado a la oficina de Interpol porque, según dijo posteriormente en declaraciones judiciales, “se enteró a través de la red social Twitter” de una presunta alerta roja internacional en su contra.

En breve tiempo, efectivamente, apareció en la pantalla información confirmando la sospecha. Martín no sólo tenía una “Notificación Roja número A-5814/7–2015”, de fecha 18 de Julio de 2015. También tenía abierto una causa penal en tribunales federales de Miami. La notificación había sido emitida por la Oficina Central Nacional de la Interpol en Washington DC, “por la presunta omisión de uno de los delitos de Transporte y Tráfico de Drogas”.

Oliveros notificó a su jefe de la novedad, y éste ordenó el arresto inmediato de Martín, “para ser puesto a la orden de los tribunales”. El ex agente de la Disip no opuso resistencia. De acuerdo al expediente policial de la Interpol que documentó el arresto, la información en el sistema de inteligencia policial estaba lleno de detalles sobre las razones por las cuales Martín era considerado un “fugitivo” de la justicia norteamericana.

Peligroso narcotraficante

“Desde como mínimo el año 2000, aproximadamente, y Septiembre de 2010, Pedro Luis Martín Olivares, en el ejercicio de funciones oficiales y siendo director de Inteligencia Financiera de Venezuela, se asoció ilícitamente con otras personas para la distribución de cocaína y su introducción en los Estados Unidos”, indicaba una investigación iniciada en la Fiscalía del Distrito Sur de la Florida.

Pedro Luis Martín Olivares.

“Se asoció ilícitamente con personas que tenían en un avión de matrícula estadounidense grandes cantidades de cocaína con miras a su venta. Martín Olivares aprovechó sus contactos con altos cargos del Estado de Venezuela para aceptar sobornos de grandes dirigentes del narcotráfico de Venezuela y Colombia, a cambio de facilitar la exportación de grandes cargamentos de drogas desde aeropuertos, aeródromos y otros lugares, cerrando radares militares y sobornando a otros funcionarios con carácter oficial”.

“Después de la venta de la droga en Estados Unidos, Martín Olivares recibía también grandes sumas de dinero procedentes de los beneficios generados por la operación, con lo que amasó una gran fortuna”, detalló el reporte policial en la base de datos de la Interpol.

Pero la información en la pantalla contenía además instrucciones precisas: el ex agente de la Disip era considerado un “prófugo buscado para un proceso penal”, y por tanto, ordenaba que Interpol debía “localizar” y “detener” a Martín “con miras a su extradición”.

Pedro Luis Martín Olivares fue presentado por primera vez ante un tribunal el 26 de Agosto de 2015, en una “audiencia de extradición pasiva”, según el expediente del Tribunal Décimo Noveno de Primera instancia en Funciones de Control del Circuito Judicial Penal del Area Metropolitana de Caracas.

Ese tribunal ordenó una medida de libertad provisional. El abogado de Martín, Donaldo Barrios, argumentó que el caso debía ser procesado en la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), por tratarse de un caso de petición de extradición.

La ponencia de Maikel Moreno

La ponencia sobre el caso fue asumida por el propio presidente del TSJ Maikel Moreno.

En un primer escrito presentado el 2 de Octubre de 2015, el magistrado Moreno argumentó que debido a las exigencias de las leyes venezolanas, el TSJ debía “notificar al Gobierno de los Estados Unidos de América, a través del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores, del término perentorio de sesenta (60) días contínuos, luego de su notificación, para presentar la solicitud formal de extradición y la documentación judicial necesaria en el procedimiento de extradición”.

Lea la nota completa en: Medium

Comentarios

Comentarios

loading...
error: Maduro Chupalo