AP: Rusia celebra los acercamientos de las delegaciones venezolanas en Noruega

El enviado de Rusia a Venezuela dijo el miércoles que un esfuerzo de mediación internacional entre Nicolás Maduro y la oposición ha generado un atisbo de esperanza para resolver la crisis, advirtiendo a los Estados Unidos contra el uso de la fuerza.

Alexander Shchetinin, jefe del departamento de América Latina del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, dijo a The Associated Press en una amplia entrevista que las conversaciones de Noruega han generado una “oportunidad, aunque muy frágil, para la solución política y diplomática”.

Shchetinin representó a Rusia en una reunión celebrada en Estocolmo a principios de este mes para promover la reconciliación política, en la que también participaron representantes de las Naciones Unidas, el Vaticano, Cuba y la Unión Europea. Dijo que el objetivo principal de la reunión era discutir la posible asistencia a los esfuerzos de mediación que está realizando Noruega, que recientemente patrocinó dos rondas de conversaciones entre las dos partes.

Shchetinin dijo que a pesar de la profunda desconfianza entre el gobierno socialista de Maduro y la oposición, existe una “posibilidad real” de éxito.

El fuerte apoyo del enviado a Maduro contrasta con la evaluación de los Estados Unidos del esfuerzo de diálogo. Un alto funcionario estadounidense dijo el martes que ve pocas posibilidades de éxito en las conversaciones de Noruega. El funcionario habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado para discutir la política sobre Venezuela públicamente.

Los Estados Unidos y varias docenas de otras naciones han apoyado al líder opositor Juan Guaidó y lo reconocieron como presidente interino de Venezuela, afirmando que la reelección de Maduro el año pasado fue ilegítima.

Shchetinin criticó a Washington por lo que describió como “una inmensa intromisión en los asuntos venezolanos”, y agregó que “no se puede nombrar a un presidente del extranjero”.

Dijo que cualquier acuerdo debe basarse en el derecho internacional y el respeto a la soberanía de Venezuela.

“Se debe excluir cualquier interferencia forzada del extranjero, y en especial la interferencia militar”, dijo. “Cualquier opción podría estar sobre la mesa, excepto la opción militar. Eso sería una catástrofe para la región ”.

Shchetinin dijo que él y otros representantes rusos han estado hablando con varias figuras de la oposición junto con el gobierno, pero no mencionaron ningún nombre. Enfatizó que Moscú siempre le informa al gobierno de Maduro sobre sus contactos con la oposición.

El diplomático argumentó que Moscú estaría abierto a cualquier acuerdo que refleje la voluntad de los venezolanos, y reconoció que Guaidó representa a algunas de las fuerzas políticas del país. Al mismo tiempo, criticó a Guaidó por lo que calificó de excesiva confianza en el asesoramiento de los Estados Unidos.

“El problema es que el Sr. Guaidó se ha mostrado en los últimos meses como un político que carece de independencia”, dijo Shchetinin. “Lamentablemente, él ha coordinado cada uno de sus pasos con la administración de los Estados Unidos”.

Un portavoz de Guaidó no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Shchetinin advirtió a los Estados Unidos de no alentar a los militares venezolanos a cambiar las lealtades y respaldar a Guaidó, diciendo que la estrategia está cargada de consecuencias impredecibles.

“Es muy peligroso desestabilizar a los militares de cualquier país”, dijo Shchetinin, señalando a Irak y sus oficiales militares que se unieron en facciones militantes después de la invasión de Estados Unidos en 2003. “Intentar sacudir al ejército y alentar las deserciones, decirle al ejército que cambie de bando, significa abrir la caja de Pandora”.

Señaló que a pesar de que algunos oficiales de alto rango apoyaban a Guaidó, “las fuerzas armadas venezolanas se han mantenido leales a su deber constitucional” y apoyaron a Maduro.

Shchetinin también argumentó que las sanciones de EE. UU. A Venezuela han profundizado la crisis económica del país y han perjudicado a la población del país. Citó un programa financiado por la empresa petrolera estatal venezolana en virtud del cual los niños venezolanos recibían costosos tratamientos contra el cáncer en el extranjero. Afirmó que los niños han muerto desde que el programa fue congelado en mayo debido a las sanciones de Estados Unidos.

Dijo que los funcionarios estadounidenses pintaron un cuadro exagerado de la participación rusa en el apoyo al gobierno venezolano. No se han firmado nuevos contratos de armas y se han enviado expertos rusos a Venezuela para ayudar a mantener las armas de los contratos anteriores en decenas, no en cientos, dijo.