loading…


Al menos 6 muertos en un confuso episodio en operativo de erradicación de coca en Tumaco, en el suroeste de Colombia

Ni siquiera hay acuerdo respecto al número de víctimas. Desde el estado hablan de seis muertos y 19 heridos. Desde organizaciones sociales cifran los muertos en ocho o incluso más y los heridos en hasta más de 50.

Los hechos ocurrieron el jueves por la mañana (hora local), en el marco de un operativo de erradicación de cultivos de coca que el Ejército y la Policía llevaban a cabo en el casería de Puerto Rico, zona rural del municipio de Tumaco, en el suroccidente del país.

De acuerdo con un comunicado emitido el mismo jueves por el Ministerio de Defensa de Colombia, un grupo de hombres armados arrojó artefactos explosivos contra los efectivos de la fuerza pública que escoltaban a los operarios que trabajaban en las tareas de erradicación de matas de coca y contra las personas que se manifestaban en contra de esas labores.

Después, “atacaron con fuego indiscriminado de fusiles y ametralladoras a los manifestantes y a las autoridades”, según el comunicado.

De acuerdo a esa misma fuente, las investigaciones apuntan a la autoría de un grupo “residual” del Frente Daniel Aldana de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, guerrilla que se desmovilizaron más de 10.000 hombres y mujeres tras firmar un acuerdo de paz con el gobierno), una disidencia que comanda Walter Patricio Artízala Vernaza, conocido con el alias de “Guacho” y quien las autoridades dicen que es oriundo de Ecuador.

Sin embargo, pocas horas después del comunicado del Ministerio de Defensa, la asociación campesina Asociación de Juntas de Acción Comunal de los ríos Mira, Nulpe y Mataje (Asominuma) emitió una comunicación en la que dijo que la responsabilidad de los muertos y heridos era de la fuerza pública.

“Se reclama de la comunidad nacional e internacional acciones urgentes frente a estas agresiones perpetradas por parte de los uniformados en contra de la población civil”, dice el texto.

A su vez, otro comunicado, difundido por la Consejo Comunitario del Pueblo Autónomo de Alto Mira y Frontera (CCAMIF), de la zona de donde ocurrieron las muertes, no señala a ningún actor por lo ocurrido, pero denuncia la compleja situación en la zona, especialmente en el marco de la lucha entre grupos armados vinculados al narcotráfico y las fuerzas de seguridad.

CCAMIF le pide a los grupos armados ilegales, a los que señala de presiones a la comunidad, que respeten la vida y la integridad física de sus habitantes. Y al Estado, que -fundamentalmente- garantice la seguridad de la población, más allá de cualquier acción que se lleve a cabo.

Recompensa

Este viernes, el presidente Juan Manuel Santos, dijo: “Quisiera expresar mi pesar, nuestras condolencias, nuestra solidaridad con las familias de los ciudadanos que murieron”.

“Condenamos en forma enfática estos hechos”, agregó. Aseguró que su prioridad es que se esclarezcan los hechos y pidió a las autoridades competentes que tengan resultados lo más pronto posible.

“Tenemos unas versiones preliminares que estamos confirmando, por eso no queremos aferrarnos a una u otra versión“, expresó.

El presidente también dijo que el vicepresidente, Óscar Naranjo (quien es general retirado de la policía), viajará a Tumaco el mismo viernes y se quedará allí (no dijo por cuánto tiempo), entre otras cosas, colaborando en el esclarecimiento de los hechos.

y anunció una recompensa de 150 millones de pesos colombianos por información que lleve a la captura de alias “Guacho” y de alias “David”, otro hombre que comanda un grupo armado en las zonas cercanas a Tumaco.

Los hombres de Guacho

El grupo de “Guacho” no acepta los acuerdos de paz suscritos entre los dirigentes de las FARC y el gobierno colombiano y se resiste a dejar las armas.

De acuerdo con la versión oficial, este grupo disidente obliga a los campesinos de la zona bajo su control a tomar parte en las protestas contra la erradicación de los cultivos de coca, e incluso, como ha sucedido esta vez, los ataca en cuanto aparecen la Policía o el Ejército para proteger las plantaciones.

Hacía pocos días el presidente Santos, había advertido a los miembros de las disidencias de las FARC que se niegan a reconocer los acuerdos de que, si no deponen su actitud, “les espera la cárcel o la tumba”.

Las duras de palabras de Santos llegaron al poco de que un bombardeo de la fuerza aérea en el departamento de Guaviare terminara con la vida de Euclides Mora, otro de los cabecillas que apostaba por mantener la lucha armada.

Tumaco, en el departamento de Nariño, fronterizo con Ecuador, es, según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc, por sus siglas en inglés), el municipio con mayor número de hectáreas de coca sembrada.

De la zona también parten enormes cantidades de cocaína, en embarcaciones que se dirigen hacia Centroamérica, desde donde luego siguen su camino hacia EE.UU.

En su último informe, la Unodc señaló que la siembra de coca continúa en auge en Colombia, donde la superficie cultivada se incrementó en un 52% solo en 2016, una tendencia que generó recientes fricciones entre el gobierno estadounidense y Bogotá.

Las autoridades colombianas rechazaron las voces que desde Washington les acusan de ineficiencia en la lucha contra el narco y mantienen su plan para la eliminación de cultivos prohibidos con el que esperan reducir en 50.000 mediante erradicación y 50.000 por planes de sustitución las 146.000 hectáreas de plantaciones de coca que se estima hay en el país.

Comentarios

Comentarios

loading...
error: Maduro Chupalo