Al menos 23 muertos por incendios en California: Fuertes vientos podrían avivar las llamas [FOTOS]

Noticias Portada
Comparte esta noticia en:

Unos “vientos del diablo” extremadamente secos y cálidos se levantaban este domingo en un sur de California devastado por las llamas y se esperan más vientos en el norte que podrían avivar unos incendios forestales que ya han acabado con la vida de al menos 25 personas, según las autoridades.

“Esto se está poniendo feo”, dijo el meteorólogo Marc Chenard del centro de predicción del tiempo del servicio meteorológico nacional en College Park, Maryland.

“Tendremos vientos sostenidos de hasta 40 millas por hora (mph, unos 65 kilómetros/hora), con ráfagas de entre 60 y 70 mph (95-105 km/h)” dijo a primera hora del domingo sobre el “viento del diablo” de Santa Ana que está azotando la zona de Los Ángeles donde el incendio Woolsey lleva ardiendo desde el jueves en el reseco cañón del condado de Ventura, cobrándose al menos dos muertos.

Se espera que masas de aire que cruzarán los desiertos del oeste de Estados Unidos, entre ellos el del Valle de la Muerte hacia la costa, traigan fuertes vientos sostenidos al menos hasta el martes, añadió.

“No hay más que malas noticias”, dijo Chenard.

Vientos adicionales de 65 km/h soplarán en las laderas de Sierra Nevada en el norte de California, cerca de Sacramento, donde el denominado incendio Camp ha dejado al menos 23 muertos.

El incendio Camp ha barrido 6.700 hogares y comercios en Paradise, convirtiéndose en el fuego más destructivo de la historia de California y probablemente también el más letal si sigue subiendo el balance de víctimas mortales.

Hasta la fecha solo el incendio Griffith Park en 1933 y el Tunnel en 1991 se han cobrado más muertos.

Muchas de las víctimas del norte de California fueron descubiertos en o cerca de vehículos quemados, informaron las autoridades. Otras 35 personas fueron reportadas como desaparecidas y tres bomberos resultaron heridos.

El sábado por la noche, el incendio Camp había quemado más de 40.000 hectáreas forestales y los equipos de emergencia habían establecido cortafuegos en alrededor de un 20 por ciento del perímetro.

A unos 800 kilómetros al sur, en el condado de Los Ángeles, el incendio Woolsey duplicó en un día su tamaño amenazando a miles de viviendas, lo que activó órdenes de evacuación para un cuarto de millón de personas en la comunidad costera, pero también en otras zonas del condado y en Ventura.

El fuego ha destruido al menos 177 casas y otras estructuras, achicharrando unas 34.000 hectáreas, según las autoridades.

“Nuestros bomberos se enfrentan a unas condiciones de fuego extremas y duras que no han visto en sus vidas”, dijo el jefe de bomberos del condado de Los Ángeles, Daryl Osby, reseñó Reuters.


Al menos 23 muertos

La cifra de fallecidos en los violentos incendios que asolan el estado de California, en Estados Unidos, aumentó este sábado a 23, tras la recuperación de varios cadáveres de los restos de casas calcinadas por las llamas.

Bomberos luchan contra el fuego en el norte y el sur del estado, aunque con pocas esperanzas de contener el avance de las llamas avivadas por el fuerte viento.

“Hoy fueron localizados 14 cuerpos adicionales, lo que lleva el número total a 23”, dijo en una conferencia de prensa Kory Honea, sheriff del condado de Butte, donde se encuentra la localidad de Paradise, la más afectada por las llamas.

Diez de los cuerpos fueron encontrados en Paradise y otros cuatro en el área de Concow, ambas en el condado de Butte, explicó el funcionario.

Hasta ahora, 19 de las muertes reportadas se produjeron en Paradise, donde se incendiaron más de 6.700 edificaciones, en su mayoría residencias.

Allí, este sábado rescatistas recuperaron durante horas restos humanos de los remanentes carbonizados de algunas casas y los fueron colocando en un coche fúnebre.

El humo sobre la localidad de Paradise podía verse desde kilómetros de distancia, apenas dejando pasar al sol. Tras el paso de las llamas, varios autos fueron reducidos a carcasas metálicas, mientras las líneas eléctricas también alimentaron el fuego.

La mayoría de los habitantes logró huir del peligro, aunque la policía dijo a AFP que algunos granjeros volvieron para revisar cómo estaba su ganado.

“La magnitud de la destrucción que hemos visto es increíble y desgarradora”, dijo Mark Ghilarducci, director de la oficina de emergencia del gobierno del estado.

El gobernador electo Gavin Newson declaró el estado de emergencia para brindar asistencia a las zonas más afectadas.

El incendio llamado “Camp Fire”, el más destructivo de que se tenga registro en el estado, comenzó el jueves en la mañana. Hasta la mañana del sábado había arrasado 40.500 hectáreas y apenas estaba contenido en un 20%, informó el Departamento de Bomberos de California (Cal Fire), que estimó que se necesitarán tres semanas para controlar totalmente el avance de las llamas.

Unos 3.200 bomberos trabajan en la contención del fuego, y tres de ellos han resultado heridos.

Aunque aún no se ha establecido una causa oficial del origen del incendio, según informa el diario local Sacramento Bee, los responsables del suministro eléctrico local informaron a las autoridades estatales que se produjo un corte de luz cerca del lugar donde se originó el fuego.

El presidente Donald Trump, en tanto, acusó en un tuit a las autoridades locales de una mala gestión forestal que propicia los incendios.

“No hay motivo para estos incendios masivos y mortales en California, excepto que la gestión forestal es muy mala”, escribió.

“Cada año se otorgan miles de millones de dólares, con tantas vidas perdidas, todo por el pésimo manejo forestal. Pongan remedio a eso o no habrá más dinero federal”, amenazó.

– Mansiones de Malibú en llamas –

Otros dos incendios se registran más al sur de California, uno de ellos en el condado de Ventura, cerca de Thousand Oaks, donde un exsoldado abrió fuego en un bar el miércoles dejando 12 muertos antes de suicidarse.

Allí, las autoridades dijeron que se había dado orden de evacuación a unas 200.000 personas.

El Departamento de Bomberos del condado de Ventura indicó que el incendio “Woolsey” ya arrasó casi 28.000 hectáreas y destruyó al menos 150 casas. Según se informó, aún no han logrado contenerlo.

Se emitieron órdenes de evacuación para unos 88.000 hogares en Ventura y en el vecino condado de Los Ángeles.

“Prácticamente tuvimos solo tiempo suficiente para poner a los perros en el maletero”, contó Patrick Henry, residente de Malibú, una de las locaciones más buscadas por las estrellas que buscan lujo y privacidad.

Las celebridades Alyssa Milano y Kim Kardashian tuvieron que evacuar sus casas.

“Escuché que las llamas afectaron nuestra propiedad y nuestra casa en Hidden Hills, pero ahora están más contenidas”, dijo en Twitter Kardashian.

Las llamas destruyeron Paramount Ranch, donde se filman westerns, incluyendo Westworld de HBO, dijeron las autoridades.

El director de cine mexicano Guillermo del Toro, ganador del Óscar, informó en Twitter que Bleak House, su museo que contiene una colección de objetos de películas de horror, también fue evacuado por estar en el camino de las llamas.

– Infierno en el Paraíso –
En Paradise, según funcionarios locales, la destrucción alcanzó a cientos de hogares, un hospital, una estación de servicio, varios restaurantes y numerosos vehículos.

Un total de 52.000 personas fueron evacuadas del área.

El servicio meteorológico dijo el sábado que los fuertes vientos y las condiciones secas se mantendrán durante el fin de semana, agregó AFP.

  REUTERS/Eric Thayer
 REUTERS/Eric Thayer
 REUTERS/Stephen Lam
 REUTERS/Stephen Lam
 REUTERS/Stephen Lam
  REUTERS/Stephen Lam
  REUTERS/Stephen Lam
  REUTERS/Stephen Lam
  REUTERS/Stephen Lam
 REUTERS/Stephen Lam
  REUTERS/Stephen Lam
 . REUTERS/Stephen Lam
  REUTERS/Stephen Lam
  REUTERS/Stephen Lam
  REUTERS/Stephen Lam
 REUTERS/Stephen Lam
  REUTERS/Stephen Lam
  REUTERS/Stephen Lam
El metal derretido de un automóvil abandonado destruido por el Camp Fire se ve en Paradise, California, EE. UU., 10 de noviembre de 2018. REUTERS / Stephen Lam TPX IMÁGENES DEL DÍA
  REUTERS/Stephen Lam
 REUTERS/Stephen Lam
En la imagen el incendio Camp arde cerca de Big Bend, California, EEUU, el 10 de noviembre de 2018. REUTERS/Stephen Lam

Deja tu Comentario

Comentarios