¡AL DESCUBIERTO! Juan Carlos Chourio, sobrino del M/G Jesús Rafael Suárez Chourio está vinculado a “guisos” de importaciones de alimentos

Casos de Corrupción
Comparte esta noticia en:

El enorme volumen de casos de crímenes financieros (lavado de dinero, fraude, pago de sobornos y cualquier otro tipo de operaciones ilícitas) que implican venezolanos conectados con el régimen de Nicolás Maduro constituyen un reto a la capacidad de las agencias federales norteamericanas que se encargan de investigar y procesar esos casos ante la justicia estadounidense.

En un informe realizado por la organización no gubernamental Freedom House, con sede en Washington DC, se destaca la conexión que existe entre la corrupción y el negocio de importación de alimentos en Venezuela, y cómo este tocó el sistema financiero norteamericano desde 2008, cuando el entonces presidente Hugo Chávez inició su primer programa para distribuir combos alimentarios con productos de la cesta básica.

Cuando los paquetes comenzaron a distribuirse en Venezuela, quedó de relieve que muchos habían sido adquiridos a firmas productoras en Estados Unidos. Por ejemplo, el arroz fue comprado a la firma Gulf Pacific, de Houston, Texas; caraotas negras a Trinidad Benham Corp., con sede en Denver, Colorado, el mayor distribuidor en Estados Unidos de granos y arroz; y el aceite vegetal a la firma tejana Cal Western Packaging Co, acota el informe.

Casi de inmediato, las operaciones en Estados Unidos de compra de alimentos coordinada a través de Bariven, una subsidiaria de Pdvsa encargada de las adquisiciones internacionales de la corporación, comenzaron a mostrar más costuras de malos manejos. En una demanda judicial a mediados del 2008, los dueños de una firma de Miami denunciaron que el gobierno venezolano les canceló un contrato multimillonario, después de que se negaron a pagar un supuesto soborno de $2 millones.

Los propietarios de la firma exportadora de alimentos Dexton Validsa Inc, que habían firmado un contrato de $195 millones con Bariven para el suministro de carne de res, pollo y azúcar refinada para el programa alimentario de Chávez, recibieron una propuesta de un enviado de la petrolera: sino pagaban $2 millones en efectivo como comisión, los contratos serían cancelados. El portavoz de la propuesta ilegal resultó ser Juan Carlos Chourio, sobrino del general Jesús Suárez Chourio, en ese momento jefe de la Casa Militar del presidente Chávez y en la actualidad Comandante General del Ejército en Venezuela.

La investigación se inició debido a las actividades financieras de varias empresas en Estados Unidos que actuaron como proveedores para programas alimenticios financiados por el gobierno venezolano. También debido a reportes sobre las irregularidades masivas que se produjeron en estos programas desde 2008. Según una auditoría interna de Pdvsa, de los $2 billones empleados por Pdvsa para adquirir un millón de toneladas de alimentos en los primeros meses del programa alimentario creado por Chávez en 2007.

Con información de: Venezuela Al Día

Deja tu Comentario

Comentarios