loading…


500 mil empresas venezolanas han cerrado en revolución

El Gobierno venezolano se excusa en una llamada guerra económica por parte del sector privado para justificar la hiperinflación, el desabastecimiento de alimentos y medicinas, así como los altos niveles de pobreza en la población. Pero cifras de entes oficiales y privados parecen indicar que hay otros factores que podrían estar incidiendo en los indicadores socioeconómicos en este país suramericano.

Organismos mundiales como la ONU y el Fondo Mundial han asegurado que la crisis humanitaria de Venezuela, les preopcupa, sin embargo el último Informe de Perspectivas Económicas Globales del FMI, prevé que Venezuela modere su recesión en 2017 a un -7,4 % de crecimiento y en 2018 al -4,1%, después de haber perdido un 25 % del producto interior bruto (PIB) en los últimos tres años.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadísticas de Venezuela(INE), el 2008 existían unas 800 mil compañías en todo el país y según gremios privados, hoy sobreviven 270 mil firmas.

De acuerdo a la presidenta del Consejo Nacional de Comercio (Consecomercio) de Venezuela, María Carolina Uscátegui, en los últimos tres meses de protestas populares, se han visto afectados más de 1.200 comercios, debido a los saqueos. “De esa cantidad, el 45% afirma que no tienen la capacidad de volver a abrir, debido al nivel de destrucción de sus negocios”, comentó.

En el sector industrial el panorama no es distinto. Según la Confederación Venezolana de Industriales, Conindustria, Venezuela poseía unas 12,700 industrias privadas cuando asumió el presidente Chávez, hace 18 años. Hoy van quedando cerca de cuatro mil; es decir solo queda una tercera parte del parque industrial”, precisó el presidente del gremio Juan Pablo Olalquiaga.

Casi 700 expropiaciones
Según cifras proporcionadas por esta agrupación industrial, entre el 2002 y 2016 el Gobierno expropió 692 empresas a capitales privados.
“Calculamos que aquellas compañías que no se les pagó por sus activos totalizan una deuda de US$15 mil millones y muchas de ellas hoy están con juicios”, estima Asdrúbal Oliveros, economista venezolano y director de Ecoanálisis.

Oliveros añade que las expropiaciones a las multinacionales han caído. “La política del Gobierno es que empresa que se cierra o se va del país, el Estado toma los activos”, expresó.
Controles asfixian

Según un análisis del diario económico Gestión, en términos del acceso de materias primas, tanto nacionales como importadas, la situación es caótica, pues en el caso de los insumos nacionales, la mayoría de las materias primas son producidas por empresas estatales, que operan a nivel tan limitado que no existen insumos suficientes y entonces aparecen los privilegios.

En cuanto a materia prima importada, Olalquiaga aseguró que no existen los mecanismos de cambio para convertir bolívares en dólares o euros, y así adquirir insumos.

“El único mecanismo es el Dicom, establecido por el Gobierno, que es extraordinariamente restrictivo, tanto en acceso como en volumen y no permite que las empresas puedan sostenerse operando a través de ellos”.

Entonces, muchas empresas tratan de recurrir al mercado negro, que es altamente peligroso, desde el punto de vista de la confiabilidad, y de tasa”, opina el ejecutivo.

Además, existen restricciones como las guías de movilización, esas limitaciones a la movilidad de los productos son enormes, para el sector alimentos. En Venezuela no puedes desplazar un camión sin esta guía que las emite el Gobierno.

Por si fuera poco, por el control cambiario las empresas extranjeras están imposibilitadas de repatriar dividendos con dólares oficiales y, aunque hay un mercado negro, es penado por ley hacer transacciones en él.

A esto se lo podría sumar las posibles sanciones al crudo venezolano, por parte del gobierno de Donald Trump cumple sus amenazas, lo que podría ocasionar una contracción adicional en el PIB de hasta 10 puntos, creen los expertos.

Comentarios

Comentarios

loading...
error: Maduro Chupalo