¡30 AÑOS DESPUÉS! El Liverpool de Jurgen Klopp se hace con la Premier League

Vía ABC

«Hemos esperado mucho tiempo para esto, hemos trabajado duro durante los últimos años como equipo y como club… Esto es lo que habíamos soñado», declaraba ayer Trent Alexander-Arnold, aún con cautela pero con la ilusión de quien acariciaba ya la gloria. No en vano, en estos últimos treinta años, el Liverpool ha ganado dos Ligas de Campeones, pero no ha sido capaz de vencer en el torneo doméstico. Se trata de un título muy deseado para los «reds», que esta noche no han caminado solos en la celebración más extraña que nadie hubiera podido planear, pues a las actuales restricciones por la pandemia del coronavirus se añadió la circunstancia de que los de Klopp no pudieron cantar el alirón en el campo, ni siquiera en un estadio vacío, sino que lo entonaron desde sus casas. Todo dependía del Chelsea-Manchester City de esta noche noche. Para proclamarse campeones, el equipo londinense debía impedir la victoria del conjunto de Guardiola. El duelo de Stamford Bridge terminó con victoria local (2-1). Matemáticamente, el título viaja a Liverpool.

El gol de Pulisic en la primera parte ya provocó un enorme estallido de alegría que se escuchó en todo Liverpool. De Bruyne puso las tablas y bastante angustia en los seguidores de Anfield. Pero Willian volvió a adelantar al Chelsea y a alzar los brazos de la afición del Liverpool, que estalló de júbilo cuando concluyó el encuentro.

Una maldición rota

Lo cierto es que un campeonato tan soñado y tan a tiro para el Liverpool estuvo a punto de venirse al traste hace apenas dos meses. «Cuando se paró la Liga no pensé ni por un segundo en lo cerca que estábamos, porque no era lo importante», aseguró el pasado viernes Jurgen Klopp momentos después de admitir que había temido por ver cómo se les privaba del título. «Empecé a preocuparme en el momento en que la gente se puso a hablar de declarar la temporada nula y lo sentí físicamente: es algo que hubiera sido muy, muy duro», expuso el técnico. El resto de la historia ya la sabemos: los clubes se pusieron de acuerdo para reiniciar la Premier, y el Liverpool ha aprovechado la primera oportunidad que se le ha presentado.

El entorchado conseguido esta noche salva con creces una temporada que había descarrilado aquel glorioso (para los atléticos) miércoles de Anfield en el que los de Klopp fueron eliminados tras una portentosa exhibición de fe y fútbol por parte de Marcos Llorente. Esa derrota in extremis, cuando parecían tener en el bolsiollo el pasaporte a cuartos, les impedirá reeditar el título de la Liga de Campeones conseguido en Madrid el año pasado. Pero la Premier era un torneo que se les resistía. De hecho, no habían conseguido dicho título con la actual denominación, que se instauró en 1992. Cuando nació la Premier, el Liverpool era el gran dominador de la liga con 18 títulos, once más que el Manchester United. Tras la etapa de Alex Ferguson en su banquillo, el equipo de Old Trafford redujo la grieta y ahora manda en la lista con veinte trofeos.

Desde aquel 28 de abril de 1990, en el que el equipo dirigido por Kenny Dalglish en su doble faceta de jugador-entrenador se proclamó campeon de Liga, han transcurrido tres décadas de tantos intentos fallidos que se llegó a hablar de maldición. Jurgen Klopp y sus muchachos estuvieron más cerca que nunca del sueño el pasado curso, en el que disputaron el título al Manchester City hasta la última jornada. Una sola derrota y los 97 puntos sumados a lo largo de la temporada no resultaron argumentos suficientes para impedir que el equipo de Pep Guardiola, que este año ha tenido que ceder el trono, acabara proclamándose campeón.