Narcotiranía asesina venezolanos al controlar el acceso a medicinas

El problema sanitario en Venezuela cada vez se agudiza. El esquema de inmunizaciones para  los venezolanos que comprende rangos de edades para prevenir patologías se ha venido a menos.

En efecto,  obtener las vacunas  requeridas ycompletar el esquema  se convirtió en un lujo para la ciudadanía, aún cuando voceros gubernamentales a través de la última memoria y cuenta del Ministerio de Salud a la que se tuvo acceso en el 2016 refleje otra realidad

En el documento, se explica que durante el 2015 a través del proyecto implementación y seguimiento del esquema ampliado de inmunizaciones en el país, Venezuela fue certificada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) como país libre de rubéola y síndrome de rubéola congénita.

A esto se añade, según el mismo texto, la aplicación de 20 millones 869 mil 247 dosis de vacunas que beneficiaron a 10 millones 296 mil 440 personas que representaban para el momento un 98 por ciento de la meta física. La incorporación del país a la red mundial de laboratorios para la vigilancia centinela de rotavirus, también fue resaltada entre los logros.

En un trabajo de investigación de El Universal se conoció que la vacuna contra el rotavirus no llega desde mayo, pero antes de esa fecha su presencia en los Distritos Sanitarios y ambulatorios ya era intermitente.

Cortesía Versión Final

La anti neumococo, que se aplica para prevenir neumonías y meningitis, es la otra ausente del Programa Ampliado de Inmunizaciones para niños.

En el cuadro de las vacunas que se aplican a los adultos, la Neumo 23, indicada para la prevención de las neumonías, tampoco está disponible.

Esta falla afecta sobre todo a los mayores de 60 años, pues en Venezuela esta vacuna está reservada para personas de la tercera edad y pacientes inmunosuprimidos o con VIH. En los tres casos el Ministerio de Salud hizo un mal cálculo en la programación y se compraron menos dosis de las necesarias.

Foto: Panorama

Para Adelfa Betancourt, epidemióloga y miembro de la Comisión de Vacunas de la Sociedad de Pediatría, lo más preocupante es que las dosis, por la falta de divisas, tampoco llegan a los consultorios privados.

“Antes la madre hacía el esfuerzo y la pagaba, pero ahora ni siquiera tiene esa opción. La anti rotavirus es una protección contra la diarrea severa. Y si a un niño desnutrido le da una diarrea puede morir fácilmente”. En la coyuntura actual los riesgos aumentan, pues según los estudios realizados por Cáritas de Venezuela, en el país semanalmente mueren entre 5 y 6 niños por desnutrición.

Betancourt agrega que el Gobierno no le está vendiendo dólares preferenciales a los laboratorios para poder comprar la materia prima y elaborar las vacunas. Los que logran traerlas las adquieren a dólar negro a un costo aproximado de 150 dólares, de allí los precios exorbitantes que Marioxy Hernández encontró en una red de farmacias.

Crisis Hospitalaria

Su hijo de dos años necesita el refuerzo de la anti neumococo, que le debió ser administrado a los 15 meses de nacido. “Ni en los ambulatorios ni en los Distritos Sanitarios la tienen. Me dijeron que en una farmacia en Los Símbolos el costo es de Bs 696 mil”.

En este mismo establecimiento, la vacuna contra la varicela, que no forma parte del Esquema Nacional de Inmunizaciones, cuesta Bs 1.980.000. Y la de la Hepatitis A Bs 1.020.000.

Jeans Aparicio, encargada de la Unidad de Producto Biológico de la zona territorial 3, explicó que gracias al programa La Salud va a la Escuela se inició en las instituciones educativas, tanto públicas como privadas, un plan para reforzar la vacunación contra sarampión, rubéola y parotiditis.

Archivp Referencial

Se busca mantener el logro que recoge la Memoria y Cuenta 2015 del Ministerio de Salud, según la cual la Organización Mundial de la Salud declara a Venezuela como un país “libre de Rubéola”. Igualmente se llevará a la escuelas la Pentavalente, que incluye la protección contra la difteria, una enfermedad infecciosa que reapareció en 2016 luego de estar erradicada durante más de veinte años.

Aparicio precisó que actualmente el Ministerio de Salud cuenta con el número de vacunas suficientes contra la difteria para cubrir la demanda de la población. Las dosis se están administrando en ambulatorios y en los Distritos Sanitarios. En el caso de los adultos son necesarias tres dosis para estar protegidos.

A tener en cuenta

Betancourt explicó que en el caso de personas con amigdalitis se debe descartar difteria. Ante un caso de esta enfermedad, a los contactos directos dentro de la casa hay que administrarles antibióticos para cortar la cadena epidemiológico y colocarles la vacuna contra la difteria si no la tienen.
El Ministerio de Salud sigue en deuda con la vacuna contra el VPH, que viene prometiendo desde hace más de una década.

Comentarios

Comentarios

error: Maduro Chupalo