loading…


Denuncian sobreprecio de hasta 388% en pasajes del terminal La Bandera

Usuarios y empleados señalaron la indefensión, corrupción y abusos frente a una “administración caótica” que permite cobros por encima de lo establecido en Gaceta Oficial

Caos, anarquía y arbitrariedad es el ambiente que se respira en el terminal La Bandera. La apreciación es un veredicto común entre usuarios y trabajadores de la central autobusera más importante del país, desde donde salen rutas para las regiones occidente y andina.

El descuido abarca áreas críticas. La infraestructura luce descuidada, pese a que apenas el próximo mes cumplirá 20 años de inaugurado. La basura abunda en el área de desembarque y en la de embarque, las quejas sobre el mal servicio y abusos en el cobro del pasaje copan todas las taquillas.

“Están bachaqueando los puestos. El boleto marca un precio, pero uno paga hasta 200 veces más caro. Lo remarcan. Desde febrero suben a cada rato, sin control. En ninguna de las taquillas están publicados las tarifas, cuando uno va al módulo de información nadie te ayuda”, afirmó Laura Jiménez, usuaria habitual del terminal, desde el que viaja a San Cristóbal cada 15 días por motivos familiares.

Jiménez añadió que el descontrol en el cobro de pasaje se ha intensificado desde enero, sin que las autoridades apliquen correctivos. “Uno no sabe a dónde dirigirse, en el Sundde no dan respuesta y en el terminal pareciera que hay complicidad de las autoridades porque no hacen nada”, dijo.

Juan Jaspe, que va semanalmente a Valencia, ha optado por realizar sus viajes desde el terminal de Charallave, en el estado Miranda, donde los pasajes son más económicos. “Me sale más barato, yo viajo por necesidad”, expresó.

Las tarifas ilegales son cobradas con un recargo de hasta 388%, sin excepción, en cada una de las más de 25 taquillas que operan en el terminal. La ruta San Cristóbal-Caracas, por ejemplo, fijada legalmente en 17.500 bolívares se vende en 60.000 bolívares. Para Maracaibo cobran 45.000 bolívares, a pesar de que laGaceta Oficial establece el precio en 14.000 bolívares; a Guanare o Barinas llega a 32.000 bolívares, cuando legalmente está fijado en 8.240 bolívares.

Hasta Barquisimeto el pasaje es vendido en 20.000 bolívares, sin embargo, el monto oficial es 7.800 bolívares. En muchos de los casos no se ofrecen boletos directos, sino por escala, lo que duplica el ya inflado precio. Para destinos como Biscucuy hay que pagar 32.000 bolívares, muy lejos de los 8.140 bolívares que fueron autorizados en marzo de 2016 y cuya vigencia fue ratificada a finales del año pasado.

Un grupo de trabajadores del terminal, que pidió no ser identificado por temor a retaliaciones, aseveró que las irregularidades comenzaron a inicios de este año cuando la directiva decidió fijar los precios de todas las rutas, sin autorización, con lo que se desconoce la Gaceta Oficial N° 6221, de fecha 17 de marzo de 2016, en la que se establecieron, entre otros, los precios de las rutas extraurbanas como las que operan en La Bandera.

“Desde diciembre no publican precios, a partir de febrero se fijan por orden de los directores. En ninguna de las taquillas se puede pagar con punto de venta. Todas exigen que se haga en efectivo. No aceptan billetes de baja denominación. Es una situación de anarquía”, acusaron.

Los trabajadores exponen que la protección al usuario no existe, pues los empleados que cumplen funciones en ese departamento son amenazados si le dan continuidad a las quejas de los pasajeros, sobre todo si estas están relacionadas con cobro ilegal de pasaje.

“Antes se levantaba un informe o se enviaba al Sundde, pero ahora son remitidos desde las taquillas a hablar con el gerente de operaciones, José Franquiz. Los empleados no pueden darle curso a las demandas de los usuarios porque son amenazados con despidos, cambios, o remoción sin justificación”, agregaron.

Informaron que los operativos del Sundde han disminuido con relación al año pasado. Por lo que solicitan una auditoría profunda que permita conocer a dónde se fue el dinero recabado, pues según sus cálculos el promedio de pasajeros se mantiene, a pesar de los elevados montos, pero esto no se refleja en una mejora en la calidad del servicio.

“No funcionan los aires acondicionados, no hay luces en varias zonas. Cuando llueve el agua entra por varias partes, debido a las filtraciones. A los baños no les hacen mantenimiento. El terminal se está cayendo”, advirtieron.

Con respecto a la seguridad dijeron que es un asunto del que no se habla en las reuniones para evaluar la gestión, aun cuando la central es manejada por Insetra y Policaracas. “Ocurren entre 20 y 30 robos diarios dentro y en los alrededores del terminal, sobre todo en las estaciones de servicio, donde se intercepta a los pasajeros que salen. No se invierte ni en seguridad”, agregaron.

Hernando Arcila, vocero de la Asociación Civil Comité de Usuarios del Transporte Público, manifestó que los usuarios se encuentran en una indefensión total.

“No se cumple las revisiones mínimas de seguridad, ya no llevan ni extintor de incendios. Las tarifas deben estar adaptadas a la realidad de cada localidad. Hay que sincerar y publicar los precios. No hay nada que garantice el costo del pasaje; no hay control. Estamos en total anarquía”, aseveró.

Arcila destacó que ante esta situación los ciudadanos deben estar más y mejor informados: “No pague un monto que no esté publicado y autorizado. El pasaje solo es legal cuando está en Gaceta Oficial”.

Las auditorías administrativas en el caso del Terminal de La Bandera son competencia exclusiva de la Contraloría Municipal, explicó la concejal Kadary Rondón, miembro de la Comisión de Ambiente y Turismo del Concejo Municipal de Libertador.

“A nosotros como comisión nos corresponde revisar cómo está funcionando la prestación del servicio. Verificar las tarifas, pero no estamos facultados para aplicar sanciones. Se deben revisar las cuentas del terminal. Las tarifas son responsabilidad directa del Sundde”, alegó.

Hasta el cierre de esta edición el equipo de El Nacional intentó ponerse en contacto con autoridades delterminal sin obtener respuesta alguna.

EL DATO

Trabajadores del Terminal de La Bandera, cuya identidad pidieron mantener en resguardo por temor a despidos y retaliaciones, denunciaron la venta ilegal de pasajes con destinos internacionales en las instalaciones de la central, sin la autorización debida. “Cargan dentro del terminal hacia Maicao, La Guajira y Barranquilla en Colombia, cobran 160.000 bolívares por puesto”, afirmaron.

Comentarios

Comentarios

loading...
error: Maduro Chupalo